El Valencia CF cumple 98 años sumido en una grave crisis institucionalEl Valencia CF cumple 98 años sumido en una grave crisis institucional

Caprichos del destino, la semana fallera cuenta también con una efeméride muy especial para muchos valencianos. El 18 de marzo es el aniversario de la fundación del Valencia CF. 98 cumple ya el club de Mestalla, aunque la situación actual no da para mucha celebración.

¿Quién nos iba a contar hace dos años que el Valencia iba a encontrarse en la situación actual? Aquella transacción histórica en el fútbol mundial, más allá de llevar a la élite al club ché, lo ha conducido a una situación de profunda decepción y descontento por parte de sus aficionados.

La era Lim comenzó en 2015 tras un durísimo proceso de venta que una vez más dividió a parte del valencianismo. Amadeo Salvo se erigió como el gran líder de una afición falta de alguien en quien sentirse identificado. La era Llorente había sido dura. La venta de estrellas y el bajón competitivo de un equipo siempre comparado con el del doblete sólo consiguieron traer la desilusión al coliseo de la Avenida de Suecia.

Manuel Llorente – Foto: Levante EMV

El empresario valenciano volvió a unir a la mayor parte de la afición valencianista gracias a una buena estrategia de marketing y comunicación. Hitos como el lavado de cara a Mestalla, el contrato con Adidas y la posibilidad de contar con un magnate como nuevo propietario del club consiguieron que, poco a poco, las gradas del estadio ché volviesen a recuperar la calidez y el color por el que eran reconocidas a nivel internacional.

2015 fue un año casi perfecto. El Valencia tenía su dueño “rico” y el club volvía a Champions League con una plantilla que era el fiel reflejo de su nuevo líder sobre el césped, Nicolás Otamendi. En un verano que se presentaba apasionante emergió la figura de Rodrigo Caio y “contigo empezó todo”. Aquel proyecto ilusionante se desmontaba como un castillo de naipes, y Amadeo Salvo, Rufete y Ayala salían del club por la puerta de atrás. La afición volvía a quedar huérfana.

Nuno, aclamado por la grada semanas atrás, pasaba a ser el nuevo villano de una afición que sólo tardaría cuatro partidos en exigir su marcha. Marcha que ya había emprendido Nico Otamendi, dejando lastrado a un equipo que venía de conseguir su mejor puntuación histórica en liga.

Nuno, de héroe a gran villano – Foto: losotros18.com

Pocos meses después, Nuno dejaría su cargo de entrenador, y fue peor el remedio que la enfermedad. La afición de Mestalla esperaba un míster de primer nivel, pero ese puesto sería ocupado por un Gary Neville cuyo mayor mérito hasta la fecha había sido trabajar como comentarista en una cadena de televisión inglesa.

La era Neville no fue dura. Fue nefasta. El equipo iba a la deriva y su mayor mérito fue recibir únicamente 7 goles en Copa del Rey contra el FC Barcelona . Poco duró el inglés en el cargo, aunque fue demasiado.

La solución pasó por Pako Ayestarán, alguien que conocía la casa y que entendía la forma de trabajar del club ché. Sí, consiguió salvar la categoría, pero jamás debió continuar en el banquillo de Mestalla. Los resultados fueron los estrictamente necesarios, pero no se percibió ningún tipo de mejora ni en el juego ni en la competitividad de una plantilla que necesitaba el final de temporada como quien necesita el aire para vivir.

La mala planificación de la plantilla el pasado verano nos condujo hasta la situación actual. Pako Ayestarán, culpable por asumir un cargo para el que no estaba preparado, apenas duró cuatro partidos como entrenador de Valencia. El equipo perdió también a dos de sus grandes líderes, el alemán Mustafi y Paco Alcácer, ídolo absoluto para la afición. En el lugar del alemán llegaron Mangala y un Ezequiel Garay que no ha sido capaz de justificar el gran desembolso que se efectuó para contratar sus servicios. En lugar del valenciano no llegó nadie.

Paco Alcácer en su presentación como futbolista del FC Barcelona – Foto: La Vanguardia

En esta ocasión sí que llegó un entrenador de primer nivel al banquillo ché. Cesare Prandelli, antiguo seleccionador italiano y hombre con gran prestigio internacional, se haría cargo de una plantilla que se rió de aquella rueda de prensa del ya histórico “Fuori”. El “Fuori” tenía que ser para ellos, pero acabó siendo para un señor que no se dejó tomar el pelo por una directiva que ya no engaña a nadie.

El Valencia CF cumple hoy 98 años con una afición desilusionada y sin ganas de luchar por lo que es suyo. Una afición cuyo antiguo referente pasea ahora por los medios de comunicación diciendo que a él también le han tomado el pelo, pero que no parece hacer nada por corregir ese error, sino únicamente limpiar su imagen. Donde dije digo, digo Diego.

Del propietario nadie sabe nada, y lo poco que se sabe es preocupante. La presidenta está cuando está, pero para lo que está, mejor que no esté. Y el nuevo hombre fuerte, Anil Murthy, siembra más incertidumbre que confianza. Mientras tanto, el club sigue muriendo lentamente, y nadie hace nada por remediarlo.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y dale al “me gusta” en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.