Hoy se ha dado un paso en la progresiva recuperación de nuestras vidas después de casi dos meses de confinamiento. Los niños, el colectivo que más ha sufrido el estado de cuarentena, por fin han podido salir a la calle, pero las imágenes que inundan las redes sociales hacen dudar de la idoneidad de la medida.

Me imagino cómo habrá sido la mañana en millones de hogares españoles que cuentan con la grandísima fortuna de tener un niño como uno de los miembros de su familia. Si los adultos estamos llevando mal el confinamiento, y eso que salimos a trabajar, a la farmacia o al supermercado, no quiero ni pensar en cómo lo habrán estado llevando los niños. Afortunadamente, en la actualidad contamos con un buen número de plataformas audiovisuales y de videojuegos que hacen un poco más llevadera esta situación. Pero seamos sinceros, al final nos tira la calle y lo que nos gusta es que nos dé el aire en la cara.

Sinceramente, las imágenes que llevamos viendo desde hace unas horas son absolutamente decepcionantes. Parece mentira que llevemos encerrados en casa desde el 14 de marzo. ¿Qué pasa, que ya se nos han olvidado los muertos? ¿Que ya se nos han olvidado los miles de contagiados de coronavirus que contábamos cada día? ¿Se nos han olvidado los ERTE y los puestos de trabajo que se van a perder? ¿Se nos ha olvidado que la economía española va a quedar hecha unos zorros?

Parece ser que sí.

Como siempre, el Gobierno será el culpable

La situación que estamos viviendo en España en las últimas semanas es absolutamente terrible. De hecho, es una situación histórica que dudo que ninguno de nosotros jamás hubiese pensado que viviría. Hemos podido pensar (remotamente) en guerras y, si eres un poco friki, casi hasta en invasiones extraterrestres, pero nadie pensó que un virus nos iba a tener encerrados en casa. Supongo que nunca sabremos el origen real de toda esta enfermedad (si queréis echar un vistazo a las teorías de la conspiración del coronavirus…).

Podemos jugar a ser el Capitán A-Posteriori y echar las mil culpas al Gobierno que, por supuesto, tiene una gran responsabilidad en la gestión de todo lo que ha sucedido y que, una vez acabe todo esto, debería dimitir y convocar nuevas elecciones. Pero no nos engañemos, lo que ha pasado en España a nivel de gestión, ha pasado en prácticamente todas partes.

Quien escribe viajó a Irlanda el pasado 1 de marzo y no había absolutamente ningún control en el aeropuerto. Otra cosa ya son compras de material, test y demás, que ahí no hay ningún tipo de perdón y se debe exigir responsabilidades. Pero no olvidemos que a nadie en este país le ha importado absolutamente nada conservar un buen sistema sanitario, un sector básico en el bienestar de nuestra sociedad que nunca deja de recibir recortes.

Y nosotros, ¿que?

Pero dejemos de lado al Gobierno. ¿Nosotros que? ¿De verdad somos tan jodidamente irresponsables para actuar como actuamos? ¿De verdad no somos capaces de respetar unas normas mínimas y fácilmente respetables a la hora de salir de casa? ¿En serio es tan difícil de cumplir? Supongo que no es necesario recordar que cuando conduces por una carretera cuyo límite es 120 km/h, si vas a 160, el único responsable eres tú. No lo es el gobierno por tener buenas carreteras ni el fabricante de coches por hacer coches potentes. La responsabilidad es tuya.

salida niños a la calle
Reunión de amiguetes hoy en el río – Foto: Twitter

Vamos a recordar las normas para que salgan los niños a la calle, va:

-Se puede salir una hora al día entre las 9:00 y las 21:00. Se recomienda evitar horas punta.
-Se permite los paseos cortos, de una hora de duración y a un kilómetro de distancia del domicilio.
-Se permite que acompañe un adulto a los niños, hasta un máximo de tres niños por adulto.
-Los niños podrán jugar con la pelota y montar en patinete, pero siempre respetando la distancia social.
-No se podrá ir a parques de juegos y zonas infantiles.
-Edad máxima de los niños, 14 años.

Es fácil, ¿no? ¿Entonces por qué somos incapaces de cumplir con estas normas? ¿Por qué tenemos que fastidiarnos una parte de la sociedad que seguimos sin poder salir de casa más que para lo básico, porque a los papis de turno les ha salido de las narices pasarse las normas por el forro y hacer de éste un domingo más entre coleguitas o sacando a pasear a los abuelos?

Podemos entrar en si las normas son muy restrictivas o poco restrictivas, si el Gobierno lo está haciendo mejor o peor, si la oposición es digna o no, si en otros países nos dicen la verdad con las cifras o nos mienten, o en por qué en otros países hay menos muertos que aquí. Perfecto, todo eso es lícito, necesario y el debate siempre es enriquecedor. Pero que aquí nos estamos jodiendo todos, unos en mayor medida que otros.

Quizá el problema no sea de gobiernos o de desgobiernos, sino de esa triste superioridad moral que tenemos los españoles, que siempre nos creemos más listos que los demás. Picaresca lo llaman. Esperemos que no haya consecuencias catastróficas, que parece que se nos ha olvidado muy rápido lo que hemos vivido.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Deja una respuesta