Nuestros lectores escriben: “Transformador”

Como ya sabéis, en Valencia Culture Magazine nos gusta saber vuestra opinión. Por ese motivo, podéis enviarnos un email a info@valenciaculture.com con vuestros artículos o columnas de opinión. Nosotros las publicaremos. Ojo, siempre con educación y respeto. Hoy os traemos un artículo de nuestro amigo Pablo González acerca del tráfico y la situación de las plazas de aparcamiento en Valencia.

Muchas veces he pensado que esta tribuna sería el lugar apropiado para valorar diferentes cosas de la actividad diaria, para compartirlo con quienes sufren sus consecuencias y con quienes, creo, no se percatan de lo que realmente sucede.

¿Habéis visto que nuestra ciudad se está transformando en un lugar de peatones, progresivamente, invasivamente, inflexiblemente? Sé que muchos de vosotros estaréis pensando: ‘mejor que así sea’. Se puede no estar de acuerdo con las ideas de un administrador, pero se lo contrata para que la empresa sea eficiente y satisfaga las necesidades de sus accionistas; en este caso esta es nuestra empresa y somos los accionistas. Transformar no siempre significa, independientemente de las bocas que profieren el término, que hay evolución, que se progresa, que hay cambio a mejor.

Una mañana se aparcaron en la esquina unas máquinas para acabar con un improvisado (y consolidado) parking público, un descampado, y lo transformaron en un parque infantil –que poco utilizan los niños, porque en esta ciudad cada vez hay menos- y un cagadero de perros donde sus dueños se reúnen a charlar y compartir sus experiencias veterinarias. Lo transformaron.
Hoy acabo de ver cómo se habían suprimido muchas más plazas de estacionamiento en otra calle gracias a un ensanche de aceras y un pequeño jardín. Se ha transformado.

En la zona de Russafa ya ocurre hace un tiempo, pero nadie da solución a los que debemos circular a diario con nuestros vehículos, trabajando. Porque los que no llevamos vehículos industriales, también estamos trabajando, muchas veces. Seguimos siendo víctimas de la transformación.

¿Será que no hay solución para estas transformaciones o que no hay capacidad para satisfacer las necesidades reales de los ciudadanos – que somos todos-?

Cuando crees que ves un sitio de aparcamiento pueden suceder sólo una decena cosas:
1. Entrada de garaje,
2. Contenedor de residuos,
3. Plaza reservada para discapacitados,
4. Una moto que está usurpando un sitio para automóvil,
5. Un sitio para ocho motos que no se ocupa en todo el día por parte de más de una o dos motos a lo sumo,
6. Un coche muy pequeño que está aparcado muy cercano a la acera, que casi lo ‘remangas’ por haber querido entrar raudo a ese sitio,
7. Zona de carga/descarga,
8. Zona para vehículos autorizados –que están la mayor parte del tiempo libres-,
9. Contenedores de obras que se quedan en plazos indefinidos en nuestras calles ó
10. Un vehículo aparcado insolidariamente y ocupando el sitio correspondiente a tres…, aunque nadie lo denuncia ni le llama la atención.

Entiendo que importe el medio ambiente y nos quieran disuadir de utilizar nuestros coches, pero lo que consiguen es que vayamos quemando mayor cantidad de combustible cada vez que debemos recorrer las calles durante más de veinte – y treinta – minutos para conseguir dejar nuestro vehículo (a varias calles de nuestro destino) sin que nos denuncien, zonas azules con precios imposibles; no olvidemos que las calles son de los ciudadanos y la gestión de las zonas de estacionamientos regulados son concesiones a privados. Sumemos los semáforos que no están coordinados, los pasos de peatones que se acumulan cada pocos metros, contenedores que obstaculizan la visión en algunos cruces y rotondas… De verdad, esto no puede mejorar? ¿Es esto lo que esperabas de la transformación?

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.