A apenas cinco minutos de Valencia encontramos uno de los lugares más pintorescos en toda la Comunidad Valenciana. Amado y repudiado a partes iguales, Port Saplaya es considerada la pequeña Venecia valenciana.

Si hay un lugar peculiar en la costa de Valencia, ese es Port Saplaya. Más allá de los típicos edificios altos de hormigón que encontramos a lo largo de todo el litoral valenciano, en Port Saplaya nos topamos con algo diferente. De hecho, muchos consideran esta zona como la pequeña Venecia valenciana. Lo que está claro es que es una urbanización pintoresca. Llena de colores y rincones mágicos, es uno de los mejores lugares para pasear cerca de Valencia.

Port Saplaya, símbolo del cambio de Alboraya

A pesar de que se encuentra a tan sólo cinco minutos de Valencia y muchos creen que pertenece a la capital, Port Saplaya pertenece al término municipal de Alboraya. Esta población valenciana comenzó a vivir su evolución urbanística a partir de los años 50. No fue hasta los años 70 cuando se crearía esta urbanización de playa, teniendo los primeros vecinos censados en 1975.

port saplaya
En Port Saplaya encontramos una estética bien distinta al resto de poblaciones costeras de Valencia.

Al contrario que la Patacona, Port Saplaya se edificó sobre tierra virgen, por lo que es considerada una aberración por muchos. Es más, de haber existido la ley de costas actual, quizá nunca se hubiese edificado en ese lugar.

En el caso de la Patacona, su construcción comenzó a mediados de los años 90 y se trata de una continuación de los barrios marítimos de Valencia, como son la Malvarrosa y el Cabanyal. Su evolución es totalmente distinta a la de Port Saplaya, ya que los edificios se construyeron para sustituir las fábricas que se encontraban en el antiguo polígono industrial de Vera.

De hecho, por su mayor cercanía a Valencia, la población de la Patacona es superior a la de Port Saplaya, más considerada como urbanización vacacional. A pesar de esta consideración, no es menos cierto que, debido al cambio de tendencia en la propiedad de vivienda, Port Saplaya comienza a ser lugar de primera residencia. De hecho, el ayuntamiento de Alboraya ha trasladado hasta allí diversos servicios para los vecinos.

apartamentos port saplaya
Edificios altos crean una especie de «muralla» que protege el interior de Port Saplaya.

Un lugar que desata filias y fobias

Como hemos dicho al principio del artículo, Port Saplaya es un lugar amado y repudiado a partes iguales. Es más, se trata de una urbanización que no deja indiferente a nadie y en la que no hay término medio; o te gusta o no. Según a quién preguntes, se trata de un lugar precioso o de una horterada en un intento de crear un Las Vegas a la valenciana. Un lugar de los de aparentar, ese deporte que tanto nos gusta a los valencianos.

interior port saplaya
Adosados coloridos con los barcos amarrados en la puerta. No es mal plan para quien se lo puede permitir.

Quizá fue ese el motivo de construir una urbanización tan distinta a las que tradicionalmente han ocupado la costa valenciana. Más allá de urbanizaciones con enormes bloques de hormigón como podemos encontrar en todo el litoral valenciano, en Port Saplaya encontramos algo diferente, algo distinto. ¿Algo exclusivo? Puede ser. Al fin y al cabo se trata de una urbanización llena de adosados de mil y un colores rodeados por edificios mayores de atípica estética, que cuenta con su propio puerto deportivo. Poder tener tu barco amarrado en la puerta de tu casa es un lujo alejado del común de los mortales y que le da un toque de exclusividad al placer de vivir.

Por otro lado, estamos hablando de una urbanización relativamente pequeña, incrustada casi al milímetro entre la V-21 y la playa. De hecho, su comodidad es incluso cuestionable, ya que se tuvo que instalar placas que aislasen el sonido para hacer más agradable la vida en este entorno. La playa tampoco es que destaque como una de las mejores en Valencia. Es más, no es una de las playas con bandera azul en la Comunidad Valenciana en 2020.

La pequeña Venecia valenciana

Lo que está claro es que el paseo por Port Saplaya es una experiencia agradable. Acostumbrados al cierto gentío que habitualmente encontramos en otras zonas de playa en Valencia, aquí la sensación es distinta. Además, pasear tan cerca de los barcos pudiendo incluso tocarlos, te permite soñar con un futuro de riqueza y grandes fiestas en alta mar que posiblemente nunca se cumpla.

port saplaya 4

Más allá del puerto deportivo, Port Saplaya es un lugar en el que nos encontramos con infinidad de rincones bonitos. La mayoría de ellos están escondidos, por lo que es recomendable que dediques un buen paseo a encontrarlos. Te daremos una pista, los encontrarás si miras al lado contrario del mar. Y quizá dejar de lado la zona más superficial de esta urbanización es lo que consiga que te enamores de ella.

Para que te hagas a una idea, para escribir este artículo hicimos una sesión con más de cien fotografías. ¡Y nos dejamos media urbanización por ver!

escaleras
Port Saplaya está lleno de rincones dignos de fotografiar

Como hemos mencionado antes, también hay playa en la urbanización, incluso piscina municipal, por lo que puede ser un lugar más que interesante para un agradable día de baño en la mejor compañía. Además, puedes disfrutar de distintas actividades acuáticas o aprender a hacer surf.

Dónde comer en Port Saplaya

Comer en Port Saplaya no te va a suponer ningún problema, ya que son numerosos los restaurantes que encontrarás alrededor de la urbanización. En este caso, alrededor es literal, ya que están rodeando la urbanización, no dentro de la misma. Ésta es una buena zona para disfrutar de la gastronomía valenciana, ya que los numerosos restaurantes que encontrarás te ofrecerán tanto los mejores arroces típicos valencianos como otros platos típicos de nuestra tierra que bien merecen ser probados.

Si buscas algo más económico (no es que te vayas a gastar un dineral comiendo en Port Saplaya), frente a la urbanización tienes un centro comercial con distintas franquicias de comida rápida. Como puedes ver, comer en Port Saplaya se adapta a todos los bolsillos.

Cómo llegar a Port Saplaya

Como ya hemos comentado, Port Saplaya se encuentra a escasos cinco minutos de Valencia si circulamos por la V-21 en dirección a Barcelona . También podemos llegar hasta allí desde la Avenida de los naranjos, girando a la izquierda en rumbo a la Calle del ingeniero Fausto Elio.

Aparcar en Port Saplaya es sencillo debido al centro comercial. Evidentemente, en verano se complica, especialmente en julio y agosto, cuando se complica mucho. El resto del año no hay ningún tipo de problema.

Como puedes ver, Port Saplaya es un lugar diferente en la costa valenciana, un lugar que merece una visita y que saques tus propias conclusiones. Si te gusta disfrutar de los barcos, de un paseo tranquilo con la brisa del mar o de una preciosa sesión fotográfica, no dudes en visitarlo.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Deja una respuesta