¿Qué pedimos al 2017?

Y llegó el día del fin. Contamos las horas para despedir el 2016, año que, como todos, ha sido bueno para unos, malo para otros, y lo recordarás o lo olvidarás. Nosotros hacemos nuestro pequeño repaso y os contamos nuestros deseos para el año que comienza en unas horas.

No podemos contaros nuestros deseos para el año nuevo sin antes hacer una valoración al que hoy despedimos. Sinceramente, 2016 para Valencia Culture ha sido un auténtico desastre. Un drama, una aberración, un año horrible. Somos demasiado jóvenes como para saber si el 2015 fue demasiado bueno o si este ha sido realmente malo, pero la conclusión a la que llegamos es esa, que ha sido un año nefasto.

Pero claro, eso son los números. Otro año más sin poder vivir de esto, aunque alguna cenita nos pagamos cada mes, jejeje. Ahora, en cuanto a experiencias y personas que hemos conocido o con las que nos hemos reencontrado, ha sido un año extraordinario. Hemos tenido la suerte de vivir de primera mano experiencias nuevas como el Medusa Sunbeach o Gastrónoma, nos hemos reencontrado con amigos de la infancia que están triunfando, hemos visto como amigos que surgieron gracias a este proyecto se están saliendo al otro lado del océano (Faus, me encanta ese acento sabrosón que se te ha puesto), hemos conocido gente que se van a comer el mundo con una idea extraordinaria y otros que tuvieron un sueño y lo hicieron realidad, ya que recuperaron variedades de uva extinguidas y consiguieron hacer vinos extraordinarios de ellas (esto también os lo contaremos más adelante -chicos, perdón por el retraso-). Incluso nos hemos emocionado con una horchatería que desconocíamos, que votasteis como la mejor de Valencia, y a la que ahora queremos como grandes amigos por el cariño que nos han dado, cuando no era necesario.

Miremos al futuro, va. El pasado, pasado está y ya es recuerdo.

Os contaré un secreto: aquí lo leemos todo. Leemos todos vuestros comentarios en nuestros artículos y los que dejáis en las redes sociales. Y de ahí nace nuestro primer deseo, que resumiremos en una palabra: respeto.

Es espectacular la falta de respeto que vemos en las redes sociales. Y duele, duele mucho. Siempre al ataque, siempre al insulto, especialmente en temas políticos. Consideramos que quien sigue nuestra página tiene un mínimo interés por la cultura y un nivel intelectual interesante. Podríamos entrar en sensacionalismos y ganar dinero con ello, pero siempre intentamos apostar por la calidad (luego lo haremos mejor o peor, eso ya lo debe juzgar cada uno). E intentas tocar temas de actualidad, o bromear el día de los inocentes, y te das cuenta de la cantidad de descalificativos que se lanzan hacia las personas, entrando en temas físicos o de nacionalidad. En serio, no.

También queremos pedir tolerancia. El que alguien piense distinto a ti o a mi no le convierte en un enemigo al que insultar, derrotar y abatir. Simplemente es alguien que piensa distinto. Está en su derecho, ¿no? ¿En serio hay que estar insultando a alguien que tenga una opinión distinta a la tuya? ¿Es peor persona por ello?

Evidentemente, también pedimos trabajo, una mejora en la economía y cosas por el estilo. No hacerlo sería absurdo. Pero creo que para salir de situaciones como estas hay que remar en conjunto. Todos a una. Ni todo lo que hacían los de antes era malo, ni todo lo que hacen los de ahora es bueno (o malo, según se mire). Si tenemos que criticar, critiquemos, pero con sentido común y respeto.

En 2017 nos encantaría ver un montón de nuevos proyectos y personas echándole un par a la situación. Porque a nosotros nos encanta contar este tipo de cosas. ¿Sabéis cuánto disfrutamos conociendo las pajitas comestibles y contándolo? ¡Como niños con zapatos nuevos! Y desde aquí vamos a apoyar vuestros proyectos, no lo dudéis.

Eso sí, para ello hace falta que las instituciones se pongan las pilas y comiencen a apoyar a los que empiezan de cero, que os podemos asegurar que son (somos) muchos, y que esto es muy difícil. Al igual que deben ponerse las pilas y comenzar a invertir de verdad en arte y cultura.

Porque queremos ver artistas valencianos por todas partes y grupos de música de nuestra tierra triunfando. Y ello pasa por que se faciliten escenarios y lugares donde actuar, inversión en publicidad y difusión. Valencia tiene un talento impresionante (la mitad de los músicos en España son valencianos), y muchas veces está oculto porque no hay forma de difundirlo.

El grupo valenciano Stereocolor – Foto: Tal vez radio

Y, por supuesto, al Valencia y al Levante en Primera División el año que viene (Suso, bonico, vete de una vez, y si puedes llévate a Lim y su tropa), al Valencia Basket ganando algún título, y a cuantos más deportistas valencianos triunfando, mejor.

Por último, quería dedicar unas últimas líneas a los compañeros de Onda Musical Radio y Valencia en tu Mano. El destino nos ha unido, chicos. Paciencia, trabajo, ilusión y ganas, y nos comeremos el mundo. Valéis mucho, muchísimo. Juntos podemos.

Por nuestra parte, poco más que añadir. Bueno, sí. Señor Rajoy, alargue el día 3 o 4 horitas más, que se nos queda corto. Y a vosotros, queridos lectores, desearos lo mejor para esta noche, que disfrutéis de la familia, amigos, novios, amantes, conocidos y desconocidos, y que no os atragantéis con las uvas. Eso sí, mucho cuidado al volante.

Feliz año, amig@s.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y dale al “me gusta” en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment