La Cridà de Valencia es uno de los actos más esperados por los falleros y, a la vez, uno de los más emotivos para los valencianos. Ese día nos fundimos en una sola voz para dar comienzo a Las Fallas. Pero, ¿conoces cuándo y cómo surge este acto tan importante? Hoy navegamos en nuestra historia para conocer el origen de la Cridà de Valencia.

Los valencianos nos sentimos orgullosos de nuestros orígenes y así lo demostramos en cada fiesta que celebramos. Las Fallas son nuestra adicción, pero hay un día, cuando a los pies de las Torres de Serrano escuchamos eso de «¡Ja estem en falles!», que es especialmente emotivo. Es el día de la Cridà, el acto que da comienzo oficialmente a la fiesta más conocida de España, Las Fallas. Lo vivimos años tras año, pero, ¿conoces el origen de la La Cridà?

¿Cómo nació el acto de la Cridà?

Se cuenta que el 15 de marzo del año 1931, a las siete de la tarde, las calles de la ciudad se llenaron de música y alegría. Las bandas de música acompañaban a un pregonero que, a viva voz, invitaba a todos los valencianos a vivir la fiesta. El desfile culminó en la entonces llamada plaza de Emilio Castelar, hoy Plaza del Ayuntamiento. Allí se lanzaron carcasas y cohetes, y, a los acordes del himno de la “Región”, se izaba en el balcón del Ayuntamiento la Senyera y la bandera nacional.

Ese año se plantaron en Valencia 80 fallas, y puede considerarse el origen de La Cridà. Eso sí, tuvieron que pasar varios años hasta que un acto semejante se oficializara en Valencia.

El nacimiento de la Cridà como acto oficial

Fue en 1942 cuando, desde el balcón del Ayuntamiento, el presidente de la Junta Central Fallera invitaba a todos los ciudadanos a disfrutar de la fiesta.

Un año después, en 1943, se repetía el acto. En esta ocasión fue un actor cómico, Julio Espí, en compañía de la Fallera Mayor de Valencia y del presidente de Junta Central Fallera. Fue la primera que se retransmitía el acto por la radio.

Al año siguiente el acto abandonó el balcón y se realizó a lomos de un pollino, donde un actor de sainetes hizo de pregonero. Parece ser que gustó la idea de cabalgar, porque en 1946 de nuevo la invitación para disfrutar de las Fallas se realizaba a lomos de un caballo.

Desde esa fecha y hasta 1951, el pregón, que ese año pasó a llamarse Cridà, se realizaría desde el balcón del Ayuntamiento.. Sería un acto donde la Fallera Mayor de Valencia y el Presidente de Junta Central Fallera invitaban a todos los valencianos a disfrutar de las Fallas. Todo aquello iría acompañado de desfiles y cabalgatas donde la Senyera se convertía en protagonista.

Desde 1954 las Torres de Serrano acogen La cridá

Las Torres de Serrano y la Crida

Fue en el año 1954 cuando la Cridà pasó a celebrarse en las Torres de Serrano, lugar donde cada año al llegar el último domingo de febrero nos seguimos reuniendo todos los valencianos, inaugurando así el inicio de nuestras queridas Fallas.

La Cridà es ese acto que nos llena de orgullo y que nos emocionada año tras año. Pero si hablamos de un año en el que la Cridà fue especialmente memorable tenemos que trasladarnos al 2015. Rita Barberá protagonizó uno de los discursos más polémicos en la historia de las Fallas, que bautizó el ejercicio fallero de ese año como «las Fallas del caloret».

Tal fue la repercusión de el discurso fallero del 2015 que se llegaron a realizar parodias musicales que dieron la vuelta a planeta y se convirtió en argumento de numerosos monólogos cómicos.

A pesar de esto, lo cierto es que la Cridà es uno de los actos más esperados por todos los valencianos. No sólo porque es puro sentimiento, sino porque además marca el inicio de la época del año más esperada por los valencianos. Si los niños nacen con un pan bajo el brazo, en Valencia nacen con una mecha en la mano.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @ctinafn) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Deja un comentario