Es el centro neurálgico de nuestra ciudad, uno de los grandes iconos y lugares más queridos por los valencianos. Plaza que nos reúne en las victorias y en las celebraciones, el centro del mundo del 15 al 19 de marzo. Es la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, y ésta es su historia.

En los últimos días, ha sido noticia el inicio de las obras dentro de su proyecto de peatonalización. La Plaza del Ayuntamiento de Valencia es historia viva de nuestra ciudad, un lugar en el que podemos disfrutar de lo que fuimos y lo que somos. Un lugar que quizá nos haga adivinar lo que seremos. Es un símbolo de tradición y modernidad, y lugar de encuentro de los valencianos desde hace más de cien años.

El Convento de San Francisco, los orígenes de la plaza

Para hablar del origen de la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, tenemos que remontarnos hasta la época en la que Jaume I conquistó Valencia. Dice la leyenda, que allá por 1228, dos monjes franciscanos residentes en Teruel, viajaron hasta el Reino de Valencia. Sus nombres eran fray Juan de Perusia y fray Pedro de Saxoferrato. Una vez aquí, visitaron al entonces rey musulmán de Valencia Zeyt-Abu-Zeyt.

Aquella visita no fue del agrado del rey, ya que le dijeron que perdería su reino y se convertiría al cristianismo. En respuesta a esta ofensa, los dos monjes fueron torturados y ejecutados en su palacio, ubicado en la actual Plaza del Ayuntamiento de Valencia.

convento de san francisco valencia
Así era el Convento de San Francisco que ocupaba los terrenos de la actual Plaza del Ayuntamiento de Valencia – Imagen: Wikipedia

Diez años después, en 1238, la profecía se cumple. Jaume I conquista el Reino de Valencia y concede a los monjes franciscanos que le acompañaron en su hazaña el terreno donde sus compañeros habrían sido ejecutados. Allí es donde se construiría el Convento de San Francisco.

Siglo XIX, el paso del Convento de San Francisco a la Plaza del Ayuntamiento

Tras varios siglos de propiedad franciscana, el siglo XIX trajo el cambio de propiedad de los terrenos en los que hoy se ubica la Plaza del Ayuntamiento de Valencia.

valencia culture anuncios

El primero tuvo lugar en 1805. Según el mapa de la época, el Convento de San Francisco ocupaba un espacio considerable en la ciudad y podía dificultar el tránsito. Para abrir paso entre las actuales calles de la Sangre y de las Barcas, se derribó la tapia del huerto del convento sin permiso de los monjes.

mapa convento de san francisco valencia
¿Te suena la forma de la ubicación del Convento de San Francisco? – Imagen: Levante EMV

El siguiente cambio tuvo lugar en 1835. Con la llegada de la desamortización de Mendizabal, el Estado comenzó a expropiar los bienes de la Iglesia. De este modo podría hacer frente a los costes de las guerras contra los carlistas y aumentar los ingresos que se veían mermados con la pérdida de las colonias en América.

Eso lleva a los monjes a abandonar el convento, que pasa a convertirse en Cuartel de Caballería. En 1854, el Ayuntamiento se traslada a su actual localización desde los jardines del Palau de la Generalitat, donde había estado ubicado hasta entonces. Aquel era un establecimiento conocido como la Casa de la Enseñanza, que había sido construido por el Arzobispo Mayoral como colegio de niñas en el siglo XVII.

palau de la generalitat valenciana
El Palau de la Generalitat Valenciana fue sede del Ayuntamiento de Valencia – Foto: El País

Debido a su mal estado y por razones urbanísticas, en 1891 se derruye el Convento de San Francisco. El enorme espacio al que da lugar es el terreno que hoy ocupa la Plaza del Ayuntamiento de Valencia.

Siglo XX, el gran cambio a la modernidad

Aunque el cambio a la ubicación actual en principio era provisional, en 1899 el Ayuntamiento decidió hacerse con la propiedad del edificio. Fue en 1904 cuando comenzaron las obras para convertir la Casa de la Enseñanza en Ayuntamiento, con la imagen que podemos contemplar en la actualidad.

Además de la remodelación del edificio, las autoridades comienzan a tantear la idea de construir una gran plaza. Ésta debía tener la importancia que merecía la sede consistorial y servir como centro comercial de Valencia. De este modo, los cambios debían ser significativos.

Por ello se tomó la decisión de demoler el Barrio de Pescadores, que en los últimos años se había convertido en una zona degradada en la que convivían bares y prostitutas. Una lástima esta degradación, ya que en sus orígenes había sido el barrio en el que se instalaron los pescadores que trabajaban en el mar y en la Albufera. Esta zona la ubicamos donde actualmente se encuentra el edificio de Correos.

barrio de pescadores valencia
El antiguo Barrio de Pescadores de Valencia – Foto: Levante EMV

Otro de los elementos que cambiaron fue la ubicación de la antigua Estación de Ferrocarril. En sus orígenes la podíamos localizar en el actual edificio de Telefónica. En 1917 se cambió su sede a la actual, en la Calle Xàtiva.

1927, el gran proyecto de Goerlich

El gran punto de inflexión en la historia de la Plaza del Ayuntamiento de Valencia llega en 1927. Impulsado por el Marqués de Sotelo, alcalde de Valencia entre 1927 y 1930, se fomenta la construcción de edificios monumentales y la creación de grandes comercios de terratenientes valencianos.

plaza del ayuntamiento de valencia goerlich
La Plaza del Ayuntamiento de Valencia tras la remodelación de Goerlich – Foto: Fundación Goerlich

De la mano del arquitecto municipal Javier Goerlich, se derriban los edificios que formaban la que se conocía como Bajada de San Francisco, un calle que desembocaba en la entonces Plaza de Emilio Castelar. Esta calle estaba ubicada entre el actual Pasaje Ripalda y la Calle Barcelonina, y comunicaba la Calle San Vicente con la Plaza del Ayuntamiento. Era una calle de edificios antiguos, hoteles, restaurantes y bares, como el conocido Bar Torino en el que se fundó el Valencia CF.

También se tomó la decisión de hacer desaparecer la Calle de los Cajeros (entre la calle San Vicente, la Avenida de María Cristina y la propia plaza del Ayuntamiento), las calles de Culla y Juan Lorenzo (dando paso a la actual Calle del Periodista Azzati) y se derribó el Palacio del Marqués de Jura Real (entre las calles Cotanda y en LLop).

Una plaza en constante cambio

Más allá de la demolición del Convento de San Francisco o del desarrollo del gran proyecto de Goerlich, la Plaza del Ayuntamiento ha sufrido grandes cambios a lo largo de su historia. Con la intención de adaptarse al tiempo presente en cada momento, desde el consistorio se fueron desarrollando distintos proyectos que fueron cambiando la imagen de la plaza.

plaza del ayuntamiento valencia goerlich
La Plaza del Ayuntamiento en el siglo XX – Foto: Fundación Goerlich

Así pues, en 1903 se colocó una estatua del Pintor Ribera que hasta entonces había estado en el Palacio del Temple. Esta escultura volvió a ser retirada en 1931 y se llevó a la Plaza de Teodoro Llorente, donde aún continua.

estatua pintor ribera
Estatua del Pintor Ribera – Foto: Cultural València

En 1909, el Ayuntamiento decide la construcción de una gran fuente dedicada al Marqués de Campo. En 1933 y debido al proyecto de remodelación de Goerlich, la fuente se traslada hasta la Gran Vía Marqués del Túria. Actualmente podemos encontrarla en la Plaza de Cánovas.

fuente marques de campo
La fuente dedicada al Marqués de Campo, actualmente en Plaza de Cánovas – Foto: jdiezarnal.com

En junio de 1924 se inauguraron los puestos de venta de flores. Estos puestos habían sido trasladados desde la actual Plaza de Mariano Benlliure y daban la sensación de tener un cierto estilo oriental por sus tejados en forma de seta.

plaza emilio castelar valencia
En esta foto de la Plaza del Ayuntamiento podemos contemplar los antiguos puestos de venta de flores – Foto: Con un garabato

En 1927, formando parte del proyecto de Goerlich, la plaza se eleva cuatro metros y se realiza un espacio subterráneo en el que se instalan los puestos de flores. Este espacio se conoció como «La Tortada» y fue inaugurado en 1933, coincidiendo con el quinto aniversario de la muerte de Blasco Ibáñez.

la tortada de goerlich
La desaparecida «Tortada» de Goerlich – Foto: Valencia Plaza

En 1962 se instaló la fuente circular que aún hoy podemos disfrutar en la Plaza del Ayuntamiento. En 1964, y como conmemoración de los 25 años del fin de la Guerra Civil, se instaló la estatua de Francisco Franco, siendo retirada en 1983 y sustituida por una escultura dedicada a Francesc de Vinatea que aún permanece en la plaza, junto a la gran fuente.

estatua de franco valencia
Retirada de la estatua de Franco de la Plaza del Ayuntamiento – Foto: El País

La última gran reforma de la Plaza del Ayuntamiento hasta el actual proyecto de peatonalización tiene lugar en 1961. Se elimina «La Tortada» y se deja la plaza tal y como la conocemos actualmente, con ese gran «vacío» en el que tienen lugar las mascletàs en Fallas.

¿Qué nombres ha tenido la Plaza del Ayuntamiento de Valencia?

Como imaginarás (y también te hemos adelantando), la Plaza del Ayuntamiento de Valencia no siempre ha tenido este nombre. De hecho, su denominación se ha ido adaptando a cada uno de los momentos históricos del país y de la ciudad.

Así pues, éstas han sido sus denominaciones:

1423 – 1840 Plaza de San Francisco
1840 – 1843 Plaza del General Espartero
1843 – 1868 Plaza de Isabel II
1868 – 1874 Plaza de la Libertad
1874 – 1900 Plaza de San Francisco
1900 – 1939 Plaza de Emilio Castelar
1939 – 1979 Plaza del Caudillo
1979 – 1987 Plaza del Pais Valenciano
1987 – Hoy Plaza del Ayuntamiento

Actualidad y futuro de la Plaza del Ayuntamiento

En la actualidad, la Plaza del Ayuntamiento de Valencia y su entorno están consideradas como Conjunto Histórico Artístico, pero no es menos cierto que ha perdido gran parte de su encanto. Al igual que sucede en otras ciudades (como en Madrid con la Puerta del Sol), el gran auge del turismo en la última década ha llevado a la progresiva reconversión de las grandes plazas.

Mientras no hace muchos años encontrábamos un buen número de comercios y restaurantes tradicionales, en la actualidad es un nido de grandes franquicias de alimentación sin alma ni interés gastronómico ni cultural. Quizá aquellos neones publicitarios tenían más encanto que el Taco Bell o el Ale-Hop de turno. Quizá ese sea el nuevo proyecto que se deba emprender desde el consistorio.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Deja una respuesta