Guadalest, uno de los pueblos más bonitos del mundo

Guadalest está considerado uno de los pueblos más bonitos del mundo.

Muy cerca de Benidorm y situado entre montañas se encuentra uno de los pueblos más bonitos del mundo. Pequeño y blanco, con esas reconocibles características mediterráneas, Guadalest es una auténtica maravilla para los sentidos.

Qué sorpresa fue para muchos descubrir que cuatro pueblos valencianos estaban entre los más bonitos del mundo. La sorpresa también sería grande (por suerte o por desgracia) cuando se descubrió que Guadalest era uno de ellos. Y es que esta pequeña joya alicantina es casi más conocida entre el público extranjero que entre el local. Porque muchos son los que desconocen la existencia de esta maravilla mediterránea.

A menos de media hora del mastodóntico Benidorm encontramos Guadalest, un pequeño pueblo alicantino del que es imposible no enamorarse. Es importante recalcar lo de pequeño, ya que Guadalest es un pueblo que posiblemente no llegue a las diez calles, ¡pero qué diez calles!

Uno de los múltiples rincones fotogénicos que encontramos en Guadalest.

Ubicado entre montañas, con una “divertida” carretera comarcal que nos lleva hasta allí después de pasar por la imponente presa de Guadalest, esta localidad alicantina sorprende desde el primer paso que das en ella. En primer lugar, sorprende por su belleza, ya que es un pueblo realmente bonito. Blanco impoluto, de calles peatonales y lleno de vida para lo pequeño que es. En segundo lugar, Guadalest sorprende por la procedencia de sus visitantes y, por qué no decirlo, vecinos. Es más fácil encontrar un “guiri” que un español. Y, en tercer lugar, Guadalest sorprende por la cantidad de museos que podemos encontrar en tan pocas calles.

Qué ver en Guadalest

Lo primero que encontraremos de camino a Guadalest será su imponente presa. No es que sea la Comunidad Valenciana una región en la que vayamos a encontrar muchas presas, así que descubrir ésta nos hace bajar a hacernos unas fotos. Es completamente inevitable. Y es precioso, tanto por el entorno como por descubrir que, justo encima, tenemos un pueblo que nos va a enamorar.

La presa de Guadalest es un lugar genial para fotografiar.
Y al otro lado de la presa de Guadalest, un bosque muy frondoso y colorido.

Una vez llegamos al núcleo urbano encontraremos la solución al problema de aparcamiento en un parking municipal en el que podemos dejar el coche por apenas 2 euros al día. No intentéis aparcar en otro lado porque es prácticamente imposible. Y creo que podemos quitar el “prácticamente”.

Y, cuando bajamos del coche, empieza la aventura.

Porque en Guadalest puedes combinar una buena sesión de fotos con un agradable paseo por sus calles peatonales o un poco de cultura en sus museos. Sí, museos, en plural. Por sorprendente que parezca, Guadalest acoge ocho museos, y de temáticas curiosamente variadas. Desde un Museo Etonológico de entrada gratuita hasta alucinantes museos de miniaturas y microminiaturas que, créeme, son de visita más que obligatoria, porque te vas a sorprender con lo que es capaz de hacer el ser humano. ¿Una pulga montada en bicicleta? ¿Un cuadro de Goya en la cabeza de una cerilla? Sí, todo eso y mucho más de la mano del artista murciano Manuel Ussá.

Una de las curiosas obras de Manuel Ussá en el Museo de Microminiaturas de Guadalest.

Por supuesto, visita la plaza principal del pueblo, donde te encontrarás con la antigua casa consistorial custodiada por la escultura de San Gregorio, ubicada en la plaza con el nombre de este santo, donde vas a disfrutar de unas espectaculares vistas al embalse donde vas a hacerte un montón de fotos para el recuerdo. ¡Ojo!, la calle es peatonal, así que puedes ir con niños y mascotas con toda tranquilidad, aunque cuidado con las tendencias suicidas de los perros. Lo digo por experiencia propia.

Una de las calles peatonales en Guadalest…
…lleva hasta la Plaza de San Gregorio.

Pero si hay una visita obligatoria en Guadalest es la del Castillo San José, una fortaleza del siglo XI que tuvo un papel muy importante a lo largo de la Edad Media y Moderna, gracias a su situación estratégica. Este castillo sufrió las consecuencias de los terremotos de 1644 y 1748 y Guerra de Sucesión en 1708, por lo que no podemos disfrutarlo en todo su esplendor, aunque sigue siendo muy disfrutable.

Restos del castillo de San José en Guadalest.

Guadalest, uno de los lugares preferidos por los senderistas valencianos

Si hay un ámbito en el que es especialmente conocido Guadalest, es el de los senderistas valencianos. En primer lugar porque se encuentra cerca del Barranc de l´infern, conocido por su ruta de los 6000 escalones, una de las más duras en la montaña valenciana. No en vano, esta ruta es conocida como La Catedral del Senderimo.

Pero más allá de esta conocida ruta de los 6000 escalones, en Guadalest podrás disfrutar de la ruta PR-V-18 entre El Castell de Guadalest y la Cumbre de Xortà, y de la ruta PR-V-19 entre El Castell de Guadalest y Castell de Castells. Ambos senderos son iguales desde el embalse hasta la loma Blocón y tienen una longitud aproximada de 15 kilómetros.

Dónde comer en Guadalest

Posiblemente sea sencillo comer bien en Guadalest, pero nosotros no tuvimos precisamente esa suerte.

Lamentablemente, el día que estuvimos de visita nos encontramos con mal tiempo y “disfrutamos” de un buen chaparrón, con lo que no pudimos perder mucho tiempo buscando donde comer. Básicamente, nos sorprendió la lluvia y nos pilló desprevenidos.

Las vistas panorámicas desde Guadalest son impresionantes.

Si bien es cierto que hay mucho bar más bien pensado para un público extranjero no muy exigente, también hay que reconocer que había un par de restaurantes con cierta buena pinta. Así que, en esta ocasión, no vamos a hacerte ninguna recomendación especial, ya que no nos encontramos con criterio suficiente como para llevarte a un buen lugar.

Dónde dormir en Guadalest

Si tienes intención de hacer una reserva de última hora para dormir en Guadalest y crees que vas a conseguir un alojamiento genial a buen precio, quizá estás en un error. Dormir en Guadalest no es fácil, a no ser que reserves con antelación.

Guadalest está lleno de rincones mágicos para fotografiar.

Hay que recordar que Guadalest es un pueblo muy pequeño. Eso hace que en una mañana lo hayas disfrutado al completo, por lo que es más un lugar de paso que de pernoctación. Aunque hay opciones, por supuesto.

Si quieres disfrutar de un fin de semana romántico, te vamos a recomendar Vivood, uno de los hoteles más románticos y bonitos en la Comunidad Valenciana. Por otro lado, si lo que buscas es un fin de semana rural, nuestra recomendación es que te alojes en Number 45. Si bien no está en Guadalest, sino en Tárbena, la belleza de esta casa rural y la enorme simpatía de Sally, su propietaria, hace que alojarse aquí sea una opción muy, muy recomendable.

Los rincones mágicos en Guadalest te enamorarán. Anímate a descubrirlo.

Por supuesto, hay opciones en Guadalest, echa un vistazo y decide, porque este pueblo bien vale la pena para un fin de semana romántico, de senderismo o en familia.

Así que ya lo sabes, si buscas una escapada cerca de Valencia en un lugar encantador, en el que poder disfrutar de buenas vistas, mejores paisajes y gran tranquilidad, acércate por Guadalest. Te va a encantar tanto como a nosotros y estoy convencido de que lo vas a recomendar.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.