“Fenómeno Mercadona” saca los colores a la directiva de Mercadona

Patricia Cortizas, directora de relaciones externas de Mercadona.

Era uno de los programas más esperados de esta temporada de “Salvados” y no dejó indiferente a nadie. “Fenómeno Mercadona” se emitió en la noche de ayer llegando a ser, por motivos obvios, Trending Topic nacional. Las opiniones acerca del programa de Jordi Évole han sido variadas, pero si en algo ha coincidido mucha gente, ha sido en la cuestionable aportación de los distintos directivos de Mercadona que aparecieron en el programa.

Se había convertido en uno de los programas más esperados del año. “Fenómeno Mercadona” iba a adentrarse en el el día a día de la empresa valenciana y a analizar la visión de la compañía de Juan Roig por parte de directivos, trabajadores, proveedores y ex-empleados. Además, el “sello de calidad” de Jordi Évole le daba un plus de interés a un programa que podía estar condicionado desde el primer momento por la escasa publicitación de Mercadona en los grandes medios de comunicación.

Comenzó el programa con la inauguración del nuevo Mercadona en Eibar. Actitud sorprendente la de los ciudadanos, que parecían encontrarse ante un gran acontecimiento, ante la llegada del mesías. De hecho, a lo largo de la emisión nos encontraríamos ante momentos surrealistas, como la aparición del señor que indicó que Mercadona era lo mejor de su vida.

El primer revés para la compañía no tardaría en llegar. “Fenómeno Mercadona” venía a casa, a tierras valencianas, lugar de fundación de la empresa de Juan Roig. El programa nos adentraba en un supermercado donde esperaba Toni Martínez, director de comunicación, y Manuel Rosa, gerente del establecimiento. Todo era perfecto. Tan perfecto que la sensación que transmitía al espectador era la de estar todo preparado, excesivamente preparado. Aquello rebosaba artificialidad. Casualmente en ese momento estaban preparando el camión para la Casa de la Caridad, cosa que hacen “todos los días”, al contrario de lo que se puede leer en las redes sociales.

 

Además, los empleados entrevistados casualmente “pasaban por allí”, hasta llegar al punto en que Jordi Évole solicitó entrevistar a algún empleado al azar, no al que proponía el encargado de tienda y que aparentaba tener el discurso bien aprendido. Ahí terminó la “perfección” y apareció el nerviosismo en el discurso.

Con la aparición constante del director de comunicación de Mercadona, Toni Martínez, la sensación de “robotización” de los directivos fue la nota predominante del programa. Los discursos parecían programados de antemano, y las comparecencias eran más propias de un androide con piel humana que de una persona de carne y hueso. En este sentido, la aparición estrella de la noche vino de la mano de la directora de relaciones externas de Mercadona, Patricia Cortizas. Las reacciones no tardaron en llegar a Twitter.

mercadona-1 mercadona-2

mercadona-3

Otro de los momentos interesantes del programa fue la aparición de Agustín Blay, propietario de Anitín. Tras un inicio en el que se notaba cómodo al entrevistado, la situación fue derivando a un cierto nerviosismo conforme llegaban las preguntas más comprometidas. La sonrisa natural que había mostrado en los minutos iniciales se fue transformando en una sensación de profunda incomodidad.

La aparición del director de compras, Agustín Catalá, tampoco contribuyó a mejorar la imagen de la compañía. No demostraba tener la conciencia muy tranquila cara a las cámaras, y la aportación del siempre presente Toni Martínez no colaboró en una posible mejora de la imagen de la compañía cara al telespectador. Más bien al contrario. Es curioso que dos empleados de tanta importancia desconozcan tantas situaciones que se viven en su empresa de forma habitual. Nadie sabía nada.

 

Posiblemente fue uno de los programas más cómodos a los que se haya enfrentado Jordi Évole. No hizo falta un gran esfuerzo para generar controversia entre los seguidores de “Salvados”. La mismos directivos de Mercadona se encargaron de enturbiar la imagen de una compañía a la que esta experiencia televisiva habrá perjudicado más que beneficiado.

Aún así, hay que aplaudir el atrevimiento de Mercadona a la hora de exponerse a un programa de este tipo, en el que era sabido que tenía mucho que perder y poco que ganar. Hubiese sido interesante que Juan Roig se ofreciese para aparecer en “Fenómeno Mercadona”, podría haber hecho un buen lavado de cara tras el desastre que protagonizaron algunos de sus empleados.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.