La crisis provocada por el coronavirus COVID19 ha ocasionado una situación inédita en la historia de la democracia en España, la declaración de estado de alarma. La medida más restrictiva es la obligación a no salir de casa excepto para lo imprescindible: ir a trabajar y a comprar comida.

A estas alturas no podemos esconder que el coronavirus ha cambiado nuestras vidas. Si es de forma temporal o permanente, nunca lo sabremos. Para toda una generación, es la historia que contaremos a nuestros hijos y a nuestros nietos, como nos contaron nuestros padres y abuelos historias de la Guerra Civil o cómo fue la noche del 23-F. Pero nos estamos enfrentando a un problema tan absurdo como grave: la irresponsabilidad ciudadana.

Esta situación no es agradable para nadie. Es más, hablando mal, es una gran putada de la que hay que concienciarse. Y debemos afrontarla con una premisa clara: cuanto más caso hagamos, antes pasará esto. Pero claro, ya sabemos que los españoles somos más listos que nadie, que cada uno tiene un seleccionador y un médico dentro de sí, y que «eso no me va a pasar a mi».

Hoy tocaba salir a hacer running por Canet

Hemos estado semanas con la cantinela de que «eso no es más que una gripe», y realmente puede que sea así, una simple gripe o una gripe fuerte. Pero eso lo puede ser para mi, con 34 años y un buen estado de salud. Y, aún así, me quedo en casa. Si tienes cáncer, si en tu entorno hay gente con patologías o propensa a enfermedades pulmonares, puedes tener un problema. Y de eso hemos venido a hablar, de lo que VA A PASAR si no hacemos caso al estado de alarma. Sí, las mayúsculas son porque va a pasar, no porque puede pasar.

Vamos a perder nuestros puestos de trabajo

Sí, como lo oyes. Vamos a perder nuestros puestos de trabajo. Como habrás leído, con el estado de alarma, sólo determinados establecimientos pueden abrir sus puertas. Eso va a derivar en falta de ingresos (o pérdidas), y ese dinero que no va a estar en circulación no va a llegar a otros establecimientos, con lo que la economía se va a paralizar. De hecho, quien te escribe posiblemente se quede sin trabajo en los próximos días, al igual que su pareja (a la que no sé cuándo voy a volver a ver) y su compañera en esta web. Y como nosotros, tú, tus padres, tus hermanos o tus amigos.

¿Estado de alarma? ¡Me voy en bici!

Si nos quedamos en casa, antes acabaremos con esta situación, y antes recuperarás tu puesto de trabajo o evitarás que tu empresa te despida. Yo creo que suena bien, ¿verdad? Porque ya sabes que el paro no son vacaciones, además que se acaba. Y cuando se acabe, lloraremos porque no tenemos ingresos. Y sin ingresos, ya sabes qué pasa.

Vamos a saturar el sistema sanitario

Si con el número de infectados que tenemos en este momento ya están los hospitales saturados, imagínate cuando aumenten. No se va a poder atender a todos los enfermos y muchos van a estar desatendidos, con posibilidad de terminar muriendo. O que tengas una urgencia de verdad y no puedan atenderte. O que tu hijo o tu nieto la tenga y se quede sin atención. Eso nos lleva al siguiente punto.

Tú o alguien cercano a ti se va a morir

No estamos exagerando cuando decimos esto, es la pura realidad. Está muriendo gente. Igual tú no mueres, porque eres joven y sano, y pasas esto un poco jodido, pero lo pasas. Pero, ¿qué puede pasar con tu padre, tu madre o alguno de tus abuelos? ¿Crees que se van a salvar si enferman y no les pueden atender? ¿Sabes que en Italia ya están decidiendo a quién atienden y a quién no?

¡Mira qué buen día ha salido! ¿Estado de alarma? ¡La que tengo aquí colgada!

Debe ser la hostia ir al hospital con tu padre teniendo síntomas, que no haya camas, que no le puedan atender y que la cosa empeore. Un plan genial, para no olvidar. Total, hay que ir a ver a los colegas, nano, o nos tiene que dar el sol.

Te van a multar

Y te lo vas a merecer, por tonto y mal ciudadano.

Sentimos realmente el tono de este artículo, pero es que estamos viendo un montón de gente a la que le da lo mismo esta situación y está saliendo a la calle como si no pasase absolutamente nada. «Es que me agobio en casa», «es que un paseo no le va a hacer nada a nadie», «es que en la playa no hay nadie». Esto es un claro ejemplo de falta de solidaridad y responsabilidad. ¿Queremos llegar a la situación de Italia? ¿Queremos no poder salir de casa para absolutamente nada excepto X horas a la semana? ¿De verdad es lo que queremos?

¡PUES QUÉDATE EN TU CASA DE UNA VEZ! Tenemos de todo: Internet, consolas, Netflix, películas a porrillo… No nos falta de nada, sólo nos piden quedarnos en casa. ¿De verdad es tan difícil quedarse en casa? «Es que habéis subido un vídeo en el que una chica dice la palabra «puta»». Igual si te ofende es porque eres de esos que están haciendo como si no pasase nada y nos estás poniendo en peligro a todos.

Ya en otro momento hablaremos de los personajes que están habitando los supermercados. Y de los políticos. Tela.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Deja una respuesta