Una de las medidas estrella del gobierno de coalición formado por PSOE y Unidas Podemos ha sido aprobado en el día de hoy. El ingreso mínimo vital se podrá solicitar a partir del próximo 15 de junio.

Una de las consecuencias que deja la pandemia del coronavirus es la crisis económica. Además de las personas que ya han perdido su puesto de trabajo, las previsiones hacen ver que la tasa de paro se disparará en los próximos meses. Para minimizar los daños de esta nueva crisis, en el día de hoy se ha aprobado en el congreso de ministros la medida estrella del pacto de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, el ingreso mínimo vital que se podrá solicitar a partir del próximo 15 de junio.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha recordado que la puesta en marcha del ingreso mínimo vital era uno de los compromisos a los que habían llegado PSOE y Unidas Podemos, y que se convierte en un paso de gigante en la lucha contra la desigualdad y la pobreza en nuestro país. El hecho de la crisis provocada por la pandemia de Covid-19 ha adelantado su aprobación. Además, Montero ha subrayado que hoy ha nacido un nuevo derecho de ciudadanía que lucha contra pobreza extrema y la pobreza infantil.

También se ha manifestado al respecto del nuevo ingreso mínimo vital Pablo Iglesias, vicepresidente del Gobierno. Según Iglesias, el ingreso mínimo vital es el mayor avance en derechos sociales desde que en 2006 se aprobase la Ley de Dependencia. Tal y como ha afirmado el vicepresidente, el ingreso mínimo vital permitirá cubrir las necesidades básicas y ha dicho que se trata de una cuestión de libertad, ya que «no hay libertad sin un mínimo de seguridad económica. No hay libertad si no se llega a fin de mes».

La previsión es que el ingreso mínimo vital alcance a 850.000 hogares y a 2,3 millones de personas en situación vulnerable. La inversión se calcula en unos 3.000 millones de euros. Se trata de una prestación no contributiva de la Seguridad Social a la que se podrá acceder siempre que se cumplan ciertos requisitos, tal y como sucede con la prestación de desempleo o la pensión. El ingreso mínimo vital estará garantizado en todo el país.

La prestación mínima a la que tendrán acceso los españoles será de 462 euros al mes, en el caso de una persona adulta que viva sola. Esta cantidad irá aumentando en 139 euros mensuales por persona adicional en el hogar, con un máximo de 1.015 euros. En el caso de las familias monoparentales, recibirán un plus de 100 euros mensuales.

La idea de esta prestación es que cubra la diferencia entre los ingresos que tiene el hogar con respecto a la renta que se considera mínima para cada tipo de familia. Según ha puesto como ejemplo el vicepresidente, si una persona que vive sola no cuenta con ningún ingreso, la prestación que recibirá del Estado será de 462 euros; pero si cobra 200 euros en un trabajo a tiempo parcial, esta persona recibirá una prestación de 262 euros por parte de la Seguridad Social. En cuanto a una familia de dos adultos y dos menores a la que le corresponderían 877 euros al mes, si sus ingresos mensuales son de 300 euros, entonces el Estado complementaría sus rentas con 577 euros al mes.

El hecho de poder ser compatible con otros ingresos es lo que distingue esta prestación de otras existentes, según Pablo Iglesias. De este modo, la renta mínima será accesible para las personas sin ingresos, las que cuentan con ingresos muy bajos o aquellas con empleos muy precarios.

El ingreso mínimo vital contará con un estímulo al empleo. De esta manera, si un beneficiario de la renta incrementa sus ingresos laborales, una parte de esos ingresos no computarían a efectos del IMV, por lo que siempre resultará conveniente aceptar un empleo.

Para valorar los ingresos de las personas solicitantes se tendrá en cuenta las rentas del trabajo, las de capital mobiliario e inmobiliario y los ingresos procedentes de actividades económicas o las ganancias patrimoniales. Se excluirán los ingresos de las prestaciones económicas establecidas por las comunidades autónomas en concepto de renta mínima de inserción. El ingreso mínimo vital será compatible con las becas o ayudas al estudio, las ayudas a la vivienda y las de emergencia.

Podrán acceder al ingreso mínimo vital las personas entre 23 y 65, o a partir de los 18 años si tienen hijos a su cargo. De igual modo, se requiere que los solicitantes tienen que haber estado en situación de alta en la Seguridad Social durante al menos un año aunque no sea ininterrumpido. Se debe haber tenido también residencia legal y efectiva en España de manera continuada e ininterrumpida durante al menos el año anterior a la fecha de la presentación de la solicitud.

Para el cálculo de si un hogar tiene derecho al ingreso mínimo vital se tendrá en cuenta el patrimonio. En el caso de un individuo que vive solo, no se encuentra en situación de vulnerabilidad si sus ingresos son iguales o superiores a los 16.600 euros. De esa cifra se detraerá el valor de la vivienda habitual. Por cada miembro adicional de la unidad de convivencia se aumentará hasta los 43.300 euros.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Deja una respuesta