Dogging: el morbo de lo público

Si ya lo decían las malas lenguas, a los españoles nos gusta mucho el cancaneo y es cierto, lo aplicamos a todos los ámbitos de la vida incluso al sexual.

Todos, en algún momento de nuestra vida hemos sentido la necesidad o hemos tenido la fantasía de practicar sexo en lugares públicos como playas, parques, descampados; con nuestra pareja o con un desconocido, generalmente la segunda opción nos despierta más morbo, de forma furtiva y a modo de encuentro inesperado. Pues esto es lo que se conoce como dogging.

El dogging o cancaneo en su traducción al español, consistente en mantener relaciones sexuales en lugares públicos, generalmente de forma anónima y sin ataduras con la presencia de otra gente que observa o incluso se une a la práctica sexual. Suele realizarse en parques, playas, bosques y demás descampados cercanos a zonas urbanas; en baños públicos o en las áreas de descanso de las autopistas.

Esta práctica nació en los años 70 en Reino Unido y es una combinación de exhibicionismo, vouyerismo e, incluso, intercambio de parejas que se da entre personas heterosexuales. Habitualmente se planean los encuentros a través de redes sociales aunque también existen aplicaciones especificas o webs a través de las puedes conocer cuales son los lugares donde se lleva a cabo esta práctica en tu ciudad.

Existen una serie de normas y señales establecidas en este tipo de encuentro que debéis conocer si os decidís a probar este tipo de prácticas. En este sentido si el dogging se realiza dentro de un coche y los cristales están tapados la pareja no quiere mirones; si las luces están encendidas significa que se puede ver de cerca; si la ventanilla está bajada además de observar, se puede tocar y si la puerta del vehículo está abierta el mirón puede unirse a la pareja y participar en el acto.

Cómo cualquier práctica en la que nos relacionamos con desconocidos, al practicar dogging debemos tener en cuenta algunas consideraciones previas, sobre todo si es la primera vez que vamos a practicarlo. Debemos tener cuidado con la información personal que facilitamos al desconocido; usar siempre protección, y nos referimos a los condones (un aspecto que nunca debemos olvidar) y si en algún momento nos sentimos incómodos o inseguros en cualquier momento podemos cambiar de opinión.

Si os apetece tener aventuras sexuales diferentes podéis probar con el dogging como experimento y recordad que en el sexo cualquier fantasía que nos haga disfrutar es admitida así que ¿a qué estáis esperando para empezar la exploración de nuevos universos sexuales?

Y si quieres saber más sobre esta técnica y  muchas más recuerda que nos puedes escuchar La Cueva del Placer todos los domingos en Mdt Radio o a través de ivoox… ¡que tengáis un placentero fin de semana!

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @ctinafn) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.