10 cosas que le faltan a Valencia

¿Cuántas veces hemos sentido envidia al ver como ciudades más pequeñas y menos importantes que Valencia acogen conciertos de grandes estrellas de la música? ¿No has pensado nunca en tener un paseo marítimo que llegue más lejos o una ciudad con mejores y mejores instalaciones deportivas que a su vez tengan un precio asequible? Analizamos algunas cosas que le faltan a Valencia y que podrían mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

1. Un parque de atracciones permanente

A la gente le encanta ir a la feria, cuando la abren en navidad suele estar hasta arriba de gente y en verano más o menos lo mismo. Además, los parques temáticos más cercanos están en Benidorm y en Salou , lo que supone un paseíto importante aparte del peaje. Hace años se proyectó uno junto al Bioparc, pero se quedó en otro de esos proyectos fantasma que tanto abundan en nuestra ciudad. Otro lugar interesante para establecerlo sería la zona del puerto.

2. Abrir la ciudad definitivamente al mar

Valencia es una ciudad con playa, con un paseo marítimo chulo, pero siempre ha vivido un poco de espaldas al mar. Se proyectó la salvajada de la ampliación de Blasco Ibáñez para abrir la ciudad al mar, pero afortunadamente no ha sido llevada a cabo. La apertura natural sería con la prolongación del parque del río Túria, aunque veremos cómo queda el asunto.

3. Un puerto que pueda ser disfrutado realmente por los ciudadanos

Con la llegada de la America’s Cup en 2007, se transformó el puerto de Valencia por completo y se le dio un toque moderno del que carecía anteriormente. El problema es que, una vez terminada la competición, toda la infraestructura ha quedado inservible. Sí que es cierto que Juan Roig construyó una escuela de negocios, aún quedan muchos edificios que están en desuso y que nadie disfruta. Un ejemplo de lo que se podría hacer allí sería una zona turística o de ocio como Pier 39 en San Francisco (www.pier39.com). Es un lugar de visita obligatoria para los turistas, le da un toque de color a la ciudad y además genera empleo, que falta hace.

20080519150850_san francisco pier 39
Pier 39

4. Mayor y mejor red de carril bici

Parece mentira que con el buen tiempo que tenemos en Valencia y siendo una ciudad totalmente llana, el carril bici que tengamos sea tan nefasto. Además de escaso, algunos tramos son totalmente absurdos porque acaban de repente. Valencia es una ciudad ideal para ir en bici, a la gente le encanta hacer deporte y encima es un medio de transporte que no contamina y fomenta la vida sana, e ir por algunas zonas de la ciudad es una auténtica locura (por ejemplo Primado Reig). El anillo ciclista del centro de Valencia ha sido uno de los temas más polémicos en la acutal legislatura, muchos se quejan de que podría ser mejorado y otros directamente lo rechazan. Además, el carril bici del paseo marítimo es ridículo, y atrévete a ir en bici por el mismo paseo, que te llevas una multita a casa. Genial.

 

5. Ampliar las líneas de transporte urbano y reducir el precio del mismo

Hace unos años se publicó un estudio según el cual el metro de Valencia es el peor valorado en España por sus ciudadanos. Es bastante lógico, el precio del billete es caro, a lo que hay que sumarle la gracia de tener que comprar el soporte si no lo tienes o te lo has dejado en casa, y la frecuencia de paso es bastante nefasta, además de que el horario de los últimos trenes es bastante temprano, más aún cuando en una ciudad turística como la nuestra hay mucha gente que acaba tarde de trabajar y ya no tiene posibilidad de utilizar éste medio de transporte. Además el autobús nocturno tiene una frecuencia de paso ridícula, y el prometido servicio de metro 24 horas los fines de semana no acaba de llegar, por lo que la gente tiene que recurrir al taxi, más cómodo pero mucho menos económico.

6. Potenciar cines y teatros en la ciudad

Si algo echo de menos de mi infancia son los cines del centro de la ciudad. Gradualmente han ido desapareciendo, y ya se pueden encontrar con los dedos de una mano los que quedan. En este momento solo me vienen a la mente el Lys y el ABC Park. El resto se han ido a los centros comerciales, algunos fuera de la ciudad y con precios excesivos. Tarde de cine y paseo por el centro. Eso mola. En cuanto a los teatros, la oferta es interesante, pero no se acaba de potenciar desde los medios, la promoción de los mismos es escasa y no suele ser contemplado como una primera opción de ocio. Y el teatro tiene ese “yo que sé que qué sé yo” que lo hace especial, distinto, más humano.

7. Pabellón municipal donde se puedan celebrar conciertos de primer nivel

A Valencia le hace falta un Palau Sant Jordi o un Madison Square Garden. Lo más parecido que tenemos es la Fonteta de Sant Lluis y ha quedado desfasado como pabellón referencia de una ciudad de primer nivel como debería ser Valencia. Éste es uno de los motivos por los que tampoco se celebran conciertos Top en nuestra ciudad, no hay espacios con capacidad suficiente de espectadores para estos espectáculos, y parece mentira que esto suceda en la tercera ciudad de España.

8. Ampliar el paseo marítimo

El paseo marítimo de Valencia está bien, la verdad. Es amplio y tiene mucha vida. Además de los restaurantes, encontramos el mercado que ponen en verano y siempre hay gente haciendo deporte, lo que le da un atractivo especial. Pero no estaría mal que se ampliase hacia el norte (hacia el sur tenemos el puerto y la zona de El Saler es atractiva a nivel de flora y fauna, lo que supondría una salvajada medioambiental), llegando incluso hasta la playa de Pobla de Farnals y enlazando con su paseo hasta el de Puçol. Quizá no suponga un gran desembolso económico, y podría convertirse en otra zona de referencia para gente a la que le guste pasear en bicicleta o para los runners.

9. Más espacios para perros

Si algo echo de menos en Valencia capital, son espacios para perros. Si los hay, son pequeños pipi canes en los que nuestros amigos peludos no pueden disfrutar a tope ya que no tienen espacio para nada más que para hacer sus necesidades, cuando todos sabemos lo que les encanta correr a estos bichos. Lo más parecido a un espacio canino grande es la zona del lago del Parque de Cabecera, y generalmente trae discusiones entre los amantes de los perros y la gente que no quiere perros a su alrededor. Y encima es una zona que “nos hemos apropiado” los que tenemos perro, porque realmente no es una zona canina, y por suerte la policía local suele hacer la vista gorda a que estén los perros sueltos por allí. También hay que recordar a quien tenga perros, que hay que saber educarlos y que hay que recoger las cacas.

10. Abaratar los precios de las instalaciones deportivas municipales

Para muchos ciudadanos, su precio sigue siendo excesivo. Sirva de ejemplo que la cuota mensual del gimnasio de Orriols sea superior a la del gimnasio en el Centro Comercial Arena, siendo uno público y el otro privado. Y el resto de gimnasios municipales tampoco son baratos, cosa que es contraproducente en la era de los gimnasios baratos, en la que hay mucha oferta y por muy poco precio. Además, alquilar pistas de fútbol 7 o fútbol sala sigue siendo muy caro. En Marxalenes, por ejemplo, la pista de futbito de césped artificial, que además está hecha un asco, tiene un precio de 50 euros la hora. Y facilidades a la hora de alquilar, cero, que hay que pagar por adelantado y muchas veces reunir el dinero antes de tiempo no es del todo fácil.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.