Un vídeo compartido en redes sociales por eldiario.es pone en el centro de la diana de las críticas de toda España a los valencianos. Según este vídeo, los ciudadanos que salían de Valencia por la Avenida de las Cortes Valencianas iban a la playa y a sus segundas residencias. A la playa de Burjassot, Llíria o Paterna, por lo visto.

-¡Qué hijos de puta los valencianos, que se van a la playa cuando estamos en cuarentena!
-Oiga, que por ahí no se va a la playa, por ahí se va a un montón de ciudades dormitorio o pueblos donde vive un montón de gente.
-Buah, entonces seguro que se van a los chalets y a los pueblos.

Vivimos en la época del clic-bait. Una época en la que la prensa escrita es online y gratuita, lo que lleva a que los medios de comunicación tengan que dar noticias antes que nadie. Que sean ciertas o no, casi que da lo mismo. Total, la vida se mueve tan rápido que lo que hoy es noticia, mañana ya se ha olvidado. Pero es que ya sólo faltaba el coronavirus y el estado de alarma para que nos cuelen bulos y noticias falsas por todas partes.

Seguramente has recibido ya el vídeo de la Avenida de las Cortes Valencianas colapsada ayer por la tarde y la mujer diciendo que aquello era una vergüenza. Sí, realmente es una vergüenza. Es una vergüenza porque toda empresa que no tenga una actividad imprescindiblemente imprescindible, debería estar cerrada. Cuanto más tardemos en cerrar todo, más tardará en pasar esto, pero tenemos unos políticos que no están a la altura, que son unos cobardes. Ojo, que igual son los que nos merecemos, porque cada cuatro años vamos a fichar. Pero eso lo dejaremos para otro momento.

El sentido común, el menos común de los sentidos

Como no podía ser de otra manera, desde eldiario.es aprovecharon para lanzar la noticia de que había atasco a la salida de Valencia. Podrían haber sido unos periodistas como toca y haber contado la verdad. Podían haber contado que a la altura del Palacio de Congresos, había un control de Policía vigilando quién iba en el coche y a dónde se dirigían.

Un poco más y no les caben las letras.

También podrían haber contado que el atasco se produjo a la hora de la salida del trabajo y que la gente está cogiendo más el coche propio para circular. Que hay miedo a coger transporte público por el coronavirus.

Otra cosa que podrían haber contado es que por allí no se va a la playa, que a la playa se va por otras salidas que están justo en el lado contrario de la ciudad.

Otro dato interesante que podrían contado es que, por la pista de Ademúz, se va a los siguientes pueblos:

-Burjassot: 38000 habitantes
-Godella: 13000 habitantes
-Paterna: 69000 habitantes
-Rocafort: 7000 habitantes
-Bétera: 23000 habitantes
-L´Eliana: 18000 habitantes
-Náquera: 6000 habitantes
-Massamagrell: 15000 habitantes
-Museros: 6000 habitantes
-Moncada: 21000 habitantes
-Rafelbunyol: 9000 habitantes
-El Puig: 8500 habitantes
-Puçol: 19500 habitantes
-Sagunto: 65500 habitantes

Podrían contar que las poblaciones a las que se accede por esa salida de Valencia tienen una población aproximada de 312500 habitantes.

También podrían recordar que Valencia es la tercera ciudad de España y que la actividad empresarial no para. O podrían contar que en ese entorno está el Hospital Arnau de Vilanova y la antigua Fe. Pero eh, qué hijos de puta sois los valencianos que os vais a la playa y a las segundas residencias, poniéndonos en peligro a todos.

El efecto rebote

Claro, ¿qué pasa con todo esto? Muy sencillo, por un lado se consigue repercusión, visitas y dinero. Por otro lado, se limpia la imagen de los madrileños, que son los que están en el punto de mira de la ciudadanía española por la irresponsabilidad de aquellos que aprovecharon para irse a la playa o a sus segundas residencias. Aquellos que esparcieron el coronavirus por algunas zonas de España donde no había casos. Aquellos que no tenían problema en salir por televisión a reconocer que se habían venido a la playa porque aquí se estaba más cómodo. Pero ojo, que esto no va de lugar de nacimiento de cada uno, esto va de responsabilidad individual.

No dejes que la verdad estropee una buena noticia, y menos si te llena los bolsillos

Pero espera, que hay más, que El Español tituló: «Los atascos por escapadas de fin de semana en pleno estado de alarma: Madrid , Valencia y Barcelona » utilizando la foto de Valencia. Más grave es lo de 7TeleValencia, medio valenciano al que se le debería caer la cara de vergüenza con este titular que sólo busca crear polémica: «Vídeo/Atasco de cientos de coches con destino playa o campo». Al menos otros medios recogieron la noticia sin sensacionalismo. Menos mal. 

De la fauna que habita Twitter, casi que mejor ni hablar. El problema es cuando una periodista del prestigio de Mónica Carrillo, en lugar de ejercer como la profesional que se le presupone, ayuda a extender la idea de que los valencianos estamos siendo unos irresponsables. A estas horas, casi un día después, parece ser que se ha dignado a borrar su tuit.

Ojo, esa misma fauna es la que acusó a los madrileños de irse fuera de la ciudad el viernes de la semana pasada, cuando había un accidente en la A-4.

Ahora bien, que habría gente que se fuese a su segunda residencia, lo doy por seguro. Igual que hay gente que se está saltando a la torera las indicaciones del gobierno. Hay que empezar a ser más responsable y a tener en cuenta que esta es una situación de alarma, que no es necesario pedir pizzas a domicilio, juegos de la Play o zapatos a Amazon, ni pintura para pintar la casa. Hay que actuar con cabeza de una vez y no esperar a que nos lo digan los políticos.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Deja una respuesta