Reivindiquemos el zumo de naranja natural (de calidad)

Hace apenas una semana, publicamos esta foto en nuestra página de Facebook con el siguiente lema:

"Pedir un zumo de naranja en Valencia y que te saquen esto es una vergüenza."
“Pedir un zumo de naranja en Valencia y que te saquen esto es una vergüenza.”

Jamás pensé que aquella foto, hecha de forma totalmente inocente, tendría tanta repercusión como para alcanzar cerca de 300 reacciones y un buen número de comentarios entre nuestros seguidores.

Antes de continuar, me gustaría dejar claro que en ningún momento tuvimos la intención de desprestigiar al local de turno. De hecho, somos conscientes de la repercusión que tiene una crítica negativa en un medio como el nuestro (lo explica de forma muy clara Faus Arroyo en este artículo) y tenemos la política de evitar artículos o publicaciones que puedan ser perjudiciales. Nuestro objetivo siempre es el de sumar, que conozcáis eventos, restaurantes o experiencias que os aporten de forma positiva, y ayudar a crecer a vecinos de nuestra ciudad y alrededores.

Dicho esto, como bien podéis leer en el título, el objetivo de este artículo es el de reivindicar algo tan nuestro como el zumo de naranja. Pero el natural, no eso que nos sirven en una botella de cristal o, peor aún, en un tetra brik.

Más allá del hecho puntual de que en un local concreto de nuestra ciudad nos sirviesen un zumo de naranja “artificial”, no deja de sorprender el hecho de lo difícil que puede llegar a resultar beber un zumo de naranja natural en Valencia, ya que esta práctica parece bastante extendida a lo largo de la capital. Luego hablaremos del precio, que también tiene para hablar largo y tendido.

Entre vuestros comentarios, había uno que se repitió un par de veces y que tiene cierta lógica. “No puedes pretender un zumo de naranja natural cuando no es época de naranjas”. Supongo que se tratará de una verdad a medias. Primero porque durante el último año he estado almorzando a diario (exceptuando sábados y domingos) en dos cafeterías de nuestra ciudad como son Café Drassanes y Pan & Coffee, y solo hubo dos días en los que faltó el zumo de naranja natural. Ya fuera agosto, noviembre, marzo o abril, el zumo de naranja no faltaba en el almuerzo. Y segundo porque, si ese argumento sirve para justificar el servicio de un bar, ¿por qué se utiliza para atacar a Mercadona cuando vemos que tienen naranjas de otras partes del mundo? ¿Es un argumento válido sólo cuando nos interesa?

Pero dejemos eso de lado. ¿Por qué no exigimos un zumo de naranja natural y de calidad cuando nos ofrecen “eso”? Imaginemos por un momento que vamos a un restaurante y pedimos paella valenciana. ¿Cuál sería nuestra reacción si en la paella que nos sirviesen hubiese guisantes? Entiendo que nos quejaríamos, incluso más de uno la rechazaría. En cambio, no hacemos esto ante un crimen como el del zumo de naranja. Ah, y ojo con el precio, porque si el zumo de naranja natural está muy inflado, el de bote no anda muy lejos.

En este aspecto, es interesante la medida que ha tomado Mercadona y que (creo) comienza a implantar Consum. Las máquinas de zumo de naranja natural que empezamos a encontrar en los supermercados deberían ser todo un éxito, aunque casi 3 euros un litro quizá sea caro y haga que en muchos hogares rechacen la compra. Entiendo que ese va a ser el gran hándicap con el que se va a encontrar este nuevo producto, pero como idea/concepto/estrategia, es genial y ayuda a reivindicar y promocionar algo tan nuestro, algo con lo que todos nos hemos criado, un clásico de los desayunos en nuestra tierra.

En cuanto al precio del zumo de naranja natural en cualquier establecimiento, no estaría de más saber por qué un vaso de tamaño normal suele tener un precio cercano a los dos euros, siendo superior en algunos casos. Puedo entender que en una terraza se infle el importe por el servicio que se ofrece, podría entender el precio si supusiese una gran inversión en mano de obra. Pero hablamos de un producto como la naranja que, sabiendo a quien comprarla, resulta muy económico y de gran calidad. Y la manipulación de un vaso de zumo no suele llevar más de un minuto.

Incluso lo de la calidad es otra de las situaciones que me chirrían como consumidor. ¿De verdad es tan complicado conseguir naranjas de buena calidad? Que estamos en Valencia, no en Toledo, y si hay algo que producimos de forma abundante es la naranja. Quizá si dejamos de intentar exprimir al cliente y ofrecemos lo que buenamente merece los dos euros que se cobran, todo sería más fácil.

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture y @Monle85

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine y Top Valencia

Recuerda que puedes compartir este artículo con los botones de aquí abajo para que llegue al máximo número de personas.

Valencia Culture, la revista virtual de cultura valenciana donde puedes encontrar entrevistas, ocio, los mejores planes, historia, pueblos de la Comunidad Valenciana, curiosidades y mucho más.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment

Deja un comentario