Y si…

entradas-Cirque-Soleil-ticketea

Hace unas semanas se estrenó en España la película de Disney “Into the Woods”. La primera escena de la película nos mostraba a los distintos personajes en sus distintas vidas miserables cantando “I wish…”. Para los que no sepáis el significado de estas dos palabras, es “Deseo…”.

Claro, ahora os preguntaréis: “¿Y esto qué tiene que ver con el Valencia? Este sigue perjudicado de la fiesta de anoche”. Pues tiene mucho que ver, porque venimos de años de profunda miseria, de pérdida de ilusión, de dejadez por parte del valencianismo, y encima esta semana hemos tenido que escuchar al ex presidente Manuel Llorente reconociendo que se hizo el longuis con el tema financiero, porque había que pagar. Eso sí, a la hora de cobrar sus 400.000 euros anuales por vender a tus mejores jugadores, la gran mayoría por debajo de su precio de mercado real, no se hacía el longuis.

Y de repente todo cambia. Resulta que el club deja de ser de los valencianos (fabulosa mentira promovida por los de siempre, ya que el club era de la burguesía valenciana, pero ni tuyo ni mío) y pasa a ser de un señor de Singapur al que mucha gente se ha hartado a despreciar. Encima este señor de Singapur escoge a un entrenador de Portugal al que en España alguno recordaba por haber sido portero suplente en el Deportivo de la Coruña, y ya acabamos de poner el grito en el cielo. A mi me chocó mucho esta decisión, no lo voy a negar, pero los amantes de Juan Antonio Pizzi sacaron el machete. Total, ya vimos la gran cantidad de éxitos que cosechó el argentino como entrenador valencianista.

Y resulta que después de estar al borde de la desaparición, con el cuchillo encima de las venas de la plantilla valencianista, después de que nadie confiase en este proyecto porque “solo vienen representados de Mendes que van a jugar por decreto”, y después de que una casa de apuestas dictaminase que nuestro entrenador iba a ser el primer destituido, después de todo eso resulta que estamos en la jornada 26 y podemos ser campeones. Ojo, podemos. También podemos no serlo, que sería lo más normal.

Porque llegamos al Vicente Calderón con opciones. Si ya nos empezó a picar el gusanillo el pasado domingo cuando el Real Madrid empató contra el Villarreal, aquello se ha convertido en un gusano gigante después de que los merengues perdiesen anoche en San Mamés. Claro que, para ser realmente aspirantes, hay que ganar esta noche. Y esto, queridos lectores, es muy complicado. Quizá nos ha tocado bailar con la más fea, pero si bailamos bien, si bailamos como sabemos, puede que nos convirtamos en el rey del baile.

¿Y qué pasará si perdemos esta noche? Yo lo tengo claro, yo voy a seguir estando orgulloso de mi equipo. Mucho tendría que cambiar la situación para que yo dejase de disfrutar de la grandísima temporada que nos están ofreciendo nuestros jugadores. Al fin y al cabo, poca gente, ni siquiera muchos de nosotros, daba un duro ni por Nuno ni por sus chicos. Y quedan 12 jornadas y ganando estaremos solo a 6 puntos, y dos partidos directos.

Así que amigos, sed optimistas. Y planteaos la siguiente cuestión: “Y si…”.

Puedes seguirnos en Twitter en: @ValenciaCulture y @Monle85

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

1 comentario en Y si…