Vilafamés, con razón es uno de los pueblos más bonitos de España

Vilafamés se encuentra entre los 100 pueblos más bonitos del mundo

Vilafamés - Foto: Turismo Castellón

Desde que sacaron aquel listado con los pueblos más bonitos del mundo, quería visitar Vilafamés. La sensación al recorrer sus calles es que es normal que lo hayan escogido como uno de los pueblos más bonitos de España. Esta fue nuestra divertida visita a este precioso pueblo del interior de Castellón.

Lo reconozco: hasta que no salió el listado que incluía cuatro pueblos valencianos entre los más bonitos del mundo, no tenía ni idea de que Vilafamés era tan bonito. Podéis empezar a arrearme, que las recibiré con gusto. Eso sí, cuando sale ese listado, anotas nuevos destinos a tu agenda de lugares para visitar en la Comunidad Valenciana. Y aunque ha costado cerca de un año visitarlo, la espera ha valido la pena. Total, había que aprovechar el día libre.

Friki de los mapas que es uno (me encanta mirar Google Maps, no sé por qué), la primera sorpresa llega unos minutos antes de llegar a Vilafamés. ¡Resulta que cruzas el meridiano de Greenwich! No sé a vosotros, pero a mi me hizo una ilusión espectacular, tanta que pasamos tres veces por él para poder sacar la foto de la señal…

Bueno, el caso es que sólo unos kilómetros después, ya comienzas a ver un castillo a lo alto de una montaña. Y te vienen dos pensamientos a la cabeza: “¡qué bonito va a ser este pueblo” y “¡qué pateo me voy a pegar!”. Y, ¿sabes qué? Que los dos se cumplen, así que cuando vayas a Vilafamés, lleva calzado cómodo. Ah, lo del pueblo bonito ya te lo dice el cartel que encuentras a la entrada. Vas a entrar en uno de los pueblos más bonitos de España.

 photo IMG_20170105_165254_zps3f0dxshm.jpg

Conseguimos aparcar en la plaza de la iglesia, y ya te das cuenta del encanto que tiene ese pueblo. Al coche le ha costado subir, y las calles son estrechas y bonitas, de cuento medieval. Eso sí, aparcar en la plaza de la iglesia el fin de semana debe ser entre complicado e imposible, por lo que nuestro segundo consejo de hoy es que aparques a las afueras. Las calles son empinadas, pero no es un pueblo grande. Ah, en una de esas calles te encuentras con una roca en la que podrás hacerte la típica foto tonta como esta.

 photo IMG_20170105_135900_zpss5i4gna2.jpg
Sí, yo también hago el tonto en las fotos.

Una vez allí, nos acercamos a la oficina de turismo, justo al lado del Ayuntamiento. Allí encontramos una chica muy simpática que nos dio un mapa con los lugares de interés en Vilafamés (sí, quería hacer la rima), además de los lugares donde puedes comer y en los que puedes alojarte. Y allá que empezamos con nuestra ruta.

Volvimos a la iglesia, se podía visitar hasta las 2. La fachada es bastante antigua, pero en su interior se nota un buen trabajo de mantenimiento. La entrada es gratuita, aunque te piden un donativo opcional para su conservación. Y se notaba que es navidad. Vaya si se notaba. ¡Dos belenes! Aunque el que más me gustó fue este, que otorga gran información histórica al descubrir que la primera exportación de jamones de Teruel en la historia se hizo a Belén.

 photo IMG_20170105_132459_zps6a4r5oyy.jpg
Iglesia de Vilafamés
Uno de los belenes en la iglesia de Vilafamés

Bueno, es mediodía, toca comer y el ayuntamiento nos recomienda varios lugares. Como somos así de listos, nos fuimos al más lejano. Pero valió la pena, el camino era de bajada y a la vuelta podríamos quemar las calorías ingeridas. Comimos bien, la verdad, y por 8 euros, que le da valor añadido. Eso sí, la paella con guisantes no es paella, es arroz con cosas. Y ver como en la tele sale Paco Roig diciendo que Meriton ha hecho una mierda de equipo, junto a un escudo del Madrid colgado de la pared, hunde a cualquier valencianista. Pero volveremos, no lo dudéis.

De vuelta a las alturas (nuestro destino era el castillo), me encontré con el primer sitio que me llamó poderosamente la atención, una lavandería pública. Sinceramente, creía que aquello ya no existiría, y me hizo especial ilusión. Eso sí, a ver quién lava allí la ropa con la temperatura a la que estaba el agua…

 photo IMG_20170105_154353_zpslnnuj9np.jpg
Lavandería pública en Vilafamés

Siguiendo nuestro camino, podíamos girar a la derecha y volver por donde habíamos venido, o seguir recto y buscar la ermita de San Ramón. Tercer consejo: seguid recto. Sí, sí, seguid recto. ¡Girar a la derecha es de cobardes! ¡Menudas subiditas! Ahí haces piernas, glúteos, bíceps, tríceps, matemáticas y geometría. Sí, los vecinos se ríen de ti, urbanita, mientras te ven sufriendo para subir. Llegará el momento en que creas que te has perdido o que alguien ha desplazado la ermita de San Ramón. Pero no te preocupes, porque allí está esperándote. El esfuerzo vale la pena. Especialmente cuando llegas y te das cuenta de que está cerrada. En fin, otro día podré verla por dentro.

 photo IMG_20170105_154805_zpsynamacna.jpg
Subir por aquí…
 photo IMG_20170105_155120_zpssk7r4td5.jpg
continuar por aquí…
 photo IMG_20170105_155105_zpsmzjabk24.jpg
para llegar hasta aquí ¡y que esté cerrado!

El caso es que quizá sea en ese punto donde comienza el encanto de Vilafamés. Aquí nos encontramos ante dos opciones:

-Opción 1: hacer caso a la chica de la oficina de turismo y seguir los pasos indicados
-Opción 2: ir a tu bola y descubrir el pueblo por tu cuenta

Sí, escogimos la opción 2, soy así de aventurero, así me va en la vida. Pero no nos equivocamos, porque el encanto de las ciudades y los pueblos lo descubres cuando te pierdes entre sus calles. Y Vilafamés tiene encanto en todos sus rincones. Entre el castillo en lo alto del pueblo, donde puedes imaginar mil y una fantasías de todo tipo, sus calles estrechas llenas de pequeñas sorpresas, las vistas que tienes desde las alturas o la antigua muralla, tienes un pequeño pueblo encantador para disfrutar.

 photo IMG_20170105_160014_zpsc30idnhh.jpg
Las calles de Vilafamés son muy bonitas, pero lo que esconden en su interior es aún mejor…
 photo IMG_20170105_160041_zpsbjsnkhnj.jpg
En serio, esto es mágico.

Ah, y unos lugares espectaculares para hacerte fotos muy chulas, pero los vas a descubrir tú, yo no te voy a decir dónde están.

¿Sabías que el castillo de Vilafamés fue declarado Bien de Interés Cultural del Patrimonio histórico de España? Así es, aquello sucedió en 1994, y es lógico. Conquistado por Jaume I en un lejano 1233, ha ido sufriendo distintas reformas a lo largo de la historia. Eso ha llevado a conservar prácticamente completas sus murallas, y la torre en muy buen estado. Delante de la torre hay un patio en el que conserva una cisterna, quizá el único vestigio de la época musulmana. Seguro que te entran ganas de tirar una piedra, a ver cómo suena.

La subida al castillo de Vilafamés

Además de perderte entre sus calles, también puedes visitar el Museo de Arte Contemporáneo de Vilafamés. No pudimos hacerlo debido al horario de Navidad (abría sólo por la mañana), pero nos dicen que vale mucho la pena. Eso sí, la entrada no es gratuita.

Sí, Vilafamés es un lugar precioso y que merece estar considerado entre los pueblos más bonitos de España. Aunque puedes visitarlo en una mañana o una tarde, nos quedamos con las ganas de visitarlo de noche. Debe tener un encanto especial, y seguramente lo hagamos pronto.

Vilafamés de noche – Foto: Ajuntament de Vilafames

Si tu idea es pasar una noche aquí, te dejamos un listado de hoteles en Vilafamés, para que vayas con los deberes hechos y sin sorpresas de última hora. Puedes hacer noche allí y visitar otros pueblos cercanos como Vall d´Uixó u Onda al día siguiente.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y dale al “me gusta” en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment