¡Stop a las bravas!

Se acabó, declaro oficialmente la guerra a las patatas bravas. Que sí, que es un plato exquisito, imprescindible en una cena entre amigos, y dentro de lo sencillo que es, tiene un éxito arrollador. Y sí, hay bravas y bravas. Por lo que esta guerra que planteo hoy no es del todo literal y sé que va a ser un tanto quijotesca… pero es que tenemos que cambiar el chip.

Seguramente pienses que quien escribe este artículo es un tarado que se ha sentado delante del ordenador a escribir cuatro tonterías, que la ha tomado con una de las tapas estrella de la gastronomía española y lo normal es que no me hagas caso. No es que quiera que no vuelvas a pedir nunca tu ración de bravas del sábado, lo que pretendo es plantearte algo diferente. No sé desde qué lugar de España estarás leyendo este artículo, se escribe en un medio valenciano pero puede llegar a cualquier parte del mundo en cuestión de segundos, así que te explico: la noche del sábado en Valencia lleva casi toda la vida viviendo gastronómicamente de las patatas bravas, los calamares y el bocadillo, y ya ha llegado la hora de evolucionar.

jonoandjules.com

Valencia está inmersa en un gran cambio gastronómico en los últimos años, impulsado básicamente por dos barrios punteros en la innovación gastronómica como son el Barrio del Carmen y Ruzafa. También vemos como en los programas de cocina que tan de moda están hoy en día hay cocineros valencianos dando la talla. Solo hay que ver de qué ciudad viene la ganadora de la primera edición de Top Chef. Si hasta hemos podido ver como de nuestra tierra han salido chefs que han adquirido prestigio nacional e internacional como Quique Dacosta o Ricard Camarena. Camarena acaba de abrir su cuarto establecimiento en la ciudad y la cocina de Dacosta es una verdadera obra de arte, hasta el punto de llevarle a hacer una exposición en el MUVIM. Y nosotros, mientras, seguimos yendo a las bravas y los calamares.

Quique Dacosta – orden45.com

Y sinceramente, es increíble que mucha gente de fuera venga a nuestra ciudad con afán de poder disfrutar de las muchas y buenas experiencias gastronómicas que nos ofrecen a día de hoy numerosos locales y que, en cambio, la mayoría de nosotr@s los pasemos por alto o ni los conozcamos. Amig@s, cambiemos el chip. Que sí, que yo disfruto como un niño cuando me como unas bravas o unos calamares, pero hay que evolucionar. Os voy a contar un secreto: los woks me dan una rabia tremenda. Gente que come a lo bestia sin importarle la calidad. Y si perdemos la calidad, ¿qué nos queda? ¿De verdad creéis que un kilo de gambas es tan caro como para justificar la visita a un wok? Un kilo de gambas en el supermercado de tu barrio cuesta menos de 10 euros. Vale la pena hacértelas en casa e invertir el dinero de esa cena en una cena de verdad. Porque al final, sumando el precio de buffet más la bebida te vas a gastar lo mismo que si vas a un buen restaurante como El Mosset o Karak, y vas a comer mucho peor.

Muestra de nuestra “incultura” culinaria es la situación vivida en la pasada Feria de la Tapa Gourmet en Alaquás. Una feria espectacular, una variedad de comida increíble y unos sabores tremendos. Para disfrutar como un enano. Incluso había bravas en distintos formatos. Exquisitas. ¿A que no sabéis qué puesto era el que más gente tenía haciendo cola? El de las pizzas. Para pegarse un tiro en la cabeza. La cola llegaba casi a mitad de la feria. Y ojo, que hablamos de pizza normal, nada de pizza gourmet. Pizza de la que te compras una porción y te la comes andando. Para comer pizza no vayas a una feria de la tapa gourmet, amig@.

comolohacen.net

Porque al final, disfrutar de la cocina va mucho más allá de la cantidad. Disfrutar de la cocina es comer calidad, productos frescos, de temporada y bien cocinados, esa es la clave. Mismamente, el pasado jueves visitamos el Canalla Bistró en Ruzafa y el viernes fuimos al restaurante Karak en el Barrio del Carmen y disfrutamos de lo lindo con unas cenas extraordinarias. La cocina se ha convertido en arte, y hay que saber valorar el arte. Además la gastronomía es una de las pocas disciplinas, por no decir la única, que puede despertar y satisfacer todos tus sentidos.

Yo puedo salir el próximo viernes a un bar cualquiera de barrio, pedirme mi bocadillo con mi tapa de calamares, y disfrutar. Pero nunca voy a llegar a ese orgasmo culinario que me ofrece la nueva cocina, no cataré la obra de gente que dedica horas y horas a innovar, a descubrir nuevos sabores o nuevas formas de combinarlos para activar las papilas gustativas, a hacer química en la cocina y que de esa cocina salga magia.

Nacho y Jorge Gadea – askuabarra.com

¿Sabéis que uno de los medios más importantes de nuestro país dijo que el mejor Steak Tartar de España lo hace un cocinero valenciano? Jorge Gadea se llama, su restaurante es el Askua Barra y no está aquí, sino en Madrid . Una pena que alguien de nuestra tierra no pueda disfrutar cocinando en casa, pero para ello tenemos que darles una oportunidad. Y cuando sepamos dar esa oportunidad, seremos capaces de disfrutar de auténtica calidad y podremos presumir de ser uno de los lugares donde mejor se come en España.

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture y @Monle85

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment