Se acerca septiembre…

Recibimos la carta de uno de nuestros lectores

“Tic-tac, tic-tac”. Así es como mencionaba Pablo Iglesias que se acerca el cambio en la política, puede que sí o puede que no. Este artículo no va de política pero sí de cambio, del cambio para un grupo de personas que van a empezar o continuar en las diversas universidades que hay repartidas por nuestro país.

¿Qué nos vamos a encontrar? ¿Cuánto nos va a costar? ¿Podremos superar el curso? ¿Nos darán una beca? Son estas y muchas más preguntas son las que nos enfrentamos dentro de unos días cuando empecemos a cumplimentar nuestras matriculas en la universidad. Es un camino difícil, ya que mucha gente está en la universidad entre 4 a 6 años de su vida, y los que ya se forjan una vida y están más de 10 años, empezamos a pedir consejo de cómo son las asignaturas. Si no estás en primero, preguntas a gente de cursos superiores y estudias cuales te puedes sacar, ya que sabes que te han caído dos de este curso y tienes que sacártelas como sea el año que viene. Te pueden dar dos versiones, la buena y que te digan se aprueba con dos exámenes fáciles y un pequeño trabajo (que te digan que te lo van a pasar y así ya vas más tranquilo para cogerla) o que pilles un cuento más feo, que te obliguen a ir a clase (no somos mayores para tomar nosotros la decisión de ir), entregar resúmenes cada semana (seguimos en el instituto o es parvulario), dos exámenes (cada cual más difícil, y un global que te tienes que presentar a todo) e infinitos trabajos (preguntas que significa un crédito ETCS, si es posible que todo quepa ahí). Si estas en primero, es una lotería, acuérdate de que los profesores pasan de tu cara y te toca estudiar solo (consejo, reúne un grupo de amigos para luego tener a quien preguntar).

Nos hacemos una idea de cómo será el próximo curso, cuando ya tienes decidido las asignaturas, toca un reto mayor, cuadrar los horarios, ver como consigues ir a clase y no morir en el intento. Te das cuenta que tienes días con 10 horas de clase y otros con 0 horas, o que te tocan clases a la 8 de la mañana y a ultima de la tarde. Y dices, dios envíame una señal, y dios te hace coincidir las prácticas de dos asignaturas, ahora empiezas a estudiar como desdoblarte y estar en dos sitios al mismo tiempo. Los profesores deciden como apto de misericordia, cambiarte una práctica, pero ya no encuentras sitio para meterla en tu horario.

Este momento tan bonito que tenemos para matricularnos no será el último, ya nos tocara visitar secretaria porque hay algo que la plataforma de inscripción web no te deja hacer y piensas, tengo que ir a cásico hecho una mañana a solucionar la matrícula de la universidad, a perder una mañana (consejo, mira el horario de secretearía no vaya ser que te cierren la puerta en tu cara).

Habiendo acabado la matricula, y con una sonrisa en la boca, esperamos a que septiembre llegue y vemos que nos dan palos por todos lados, porque has cogido más asignaturas de las que va a poder llevar al día. Y este error lo cometerás el año que viene también (y lo sabes).

Mucha suerte aquellos que empiezan y ánimo a los que continúan, saber que a día de hoy estudiar una carrera es sinónimo de encargado de una multinacional de hamburguesas cuando acabes.

mundotrabajo.info

Edgar Pujante tiene 26 años y es arquitécto técnico licenciado en la Universidad Politécnica de Valencia.

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment