Retro-Valencia: Arabesco

Fachada principal de la discoteca Arabesco

Ayer nos levantamos con la noticia de que las excavadoras empiezan a derribar Arabesco, la que un día fue una de las macro discotecas míticas de Valencia en la década de los 90.

Yo personalmente siento mucha nostalgia (pero mucha). Arabesco fue como mi segunda casa, fue la primera discoteca que pisé, que disfruté realmente y de la que conservo tantísimos recuerdos.

Logotipo de Arabesco – Foto: mixcloud.com

Ubicada en San Antonio de Benagéber, en la carretera Valencia-Ademúz, salida 12 (si no recuerdo mal), Arabesco era durante todo el fin de semana el nexo de unión de varios pueblos cercanos como Paterna, Burjassot, Bétera o La Eliana. Yo personalmente venía desde Moncada, en una Vespino NLX roja que no pasaba de 55 km/h.

Arabesco tenía 3 grandes y diferenciadas sesiones a lo largo del fin de semana: la del viernes noche, las de las tardes (sábado y domingo) y la del sábado noche. Yo nunca faltaba a la del viernes noche, la sesión más cañera. También frecuenté mucho la del sábado noche, más comercial. Por las tardes sólo fui un par de veces, porque el sábado tarde tenía otro nombre, otra grande: Woody.

Arabesco con el cartel de Queen

Lo primero que veías conforme llegabas a Arabesco eran dos zonas enormes de parking más uno más pequeño privado, propio de la discoteca para gente VIP, trabajadores… La disposición del parking recuerda a la que tenía Banana´s. La discoteca por fuera, enorme, muy bonita, con un estilo árabe neoclásico.

El paso por taquilla era obligatorio, al menos para presentar el descuento-entrada que te permitía entrar gratis antes de las 3 de la madrugada. Eso eran los viernes, porque los sábados sí que había que pagar,aunque el precio no llegaba a las 1000 pesetas (unos 6 euros de ahora). Si lo comparamos con lo que te pueden sablar ahora en cualquier lugar (unos 15 euros de media) y la dudosa calidad de música que ponen, aquello podría considerarse un regalo.

Recopilatorio de flyers de Arabesco – Foto: todocoleccion.net

Y una vez dentro… Arabesco te poseía: entrabas en la sala que se hacía llamar la pista ‘pequeña’ (que de pequeña no tenía nada), la más cañera de todas. A la izquierda estaba la pista central, a la derecha los pasillos y la barra en forma de “U”, y al fondo la cabina. Allí los viernes sonaban temas como los Bill & Monica, Fraktal 3, Julio Posadas, Object One… temas duros, ¡muy cañeros! Y me atrevo a decir que eran temas que sólo se escuchaban en esa sala en toda Valencia. Inolvidable. En cabina, José Coll (sí señores, hubo un tiempo que Jose Coll pinchaba toda esta música cañera, ya me encargué yo personalmente de recordárselo).

Seguías los pasillos y podías llegar a dos zonas: una era la sala principal, la sala ‘grande’, ¡enorme! La cabina en lo alto (inalcanzable para poder pedir temas) y un podium enorme en el que cabían alrededor de 50 personas. La música allí era más light, lo que sonaba en aquel entonces: Sash, Eiffel 65, Prezioso, Tina Cousins… más cantadito. El lugar perfecto si querías desconectar de tanta tralla. La otra zona era la conocida como la ‘Barbacoa’ que era la zona de descanso en la que había música de ambiente (del ambiente de la sala grande y la pequeña), bancos para sentarse y tenderetes en los que podías pillar algo para comer (esencial a últimas horas de la noche).

Desde la pista grande había dos escaleras, una que comunicaba con la terraza (muy apetecible los días de verano) y con la sala que se llamaba de ‘salsa’, que, como su nombre indica, era música latina (no pisé yo mucho aquella pista). La otra escalera comunicaba con la parte de arriba de la pista pequeña, donde había una zona oscura con sofás. Allí aprovechaban las parejas para enrollarse (las historias que podrían contar aquellos sofás), y justo debajo de la escalera, la conocida como sala de ‘gitaneo’, en la que sonaba música de todo tipo, aunque predominaban grupos como Camela. De ahí el nombre.

Los sábados por la noche había un ligero cambio, ya que la pista pequeña adoptaba un poco la música de la pista grande de los viernes: cantaditos con alguna cañera, pero poca tralla. La sala grande se volvía más pachanguera y comercial, tipo Banana´s. Yo no me asomaba a la pista grande los sábados noche, aunque para ligar era lo mejor.

Estuve yendo a Arabesco desde los 16-17 años aproximadamente, allá por el año 1996 y lo prolongué hasta pasados los 2000. Ya empezaba a frecuentar mucho Banana´s los sábados por la noche (sería allá por el 2002). Arabesco pasó a llamarse Space. Fue un cambio radical de música (no recuerdo haber ido nunca allí con ese nombre), acentuado también por el declive de la música dance (que ahora conocemos como remember de los 90) y del techno tipo Chocolate o Arabesco (no el Techno House, que no tiene absolutamente nada que ver). Llegó el boom de la música house y electro desde Ibiza y se instauró en la antigua Arabesco. Aquello no iba conmigo, con lo que nunca fui.

Más tarde pasó a llamarse Queen, que tampoco me interesaba mucho, excepto unas fallas en las que pinchó mi hermana. Fue en el 2006:

¡Festival total! Las cuatro salas repletas de remember de los 90, hardcore & newstyle, electrohouse y Hardhouse & dance. Mi hermana pinchó en esta última (la que fue en su día la de ‘gitaneo’). Lo pasé en grande, luego con esta gente del Newstyle… ¡¡brutal!!

Y ese fue el fin. A los pocos años de aquello, se cerró Arabesco, Space, Queen… y no volvió a abrir jamás. Supongo que su muerte vino precedida por la misma que la de casi todas las macro discotecas: controles de alcoholemia a la salida y el consiguiente cambio de hábitos por parte de la gente.

Lo que yo me pregunto es una cosa: ¿dónde está esa gente que cada fin de semana llenaba salas como Arabesco, Bananas, Evento, Rockola, Sound Factory, Puzzle, The Face y demás? Porque yo hacía cola en todas ellas cada sábado y eran macro discotecas (no es que entraran 100 personas). ¿Se los ha tragado la tierra? Porque ahora la gente sale de pub y cabe muchísima menos gente en un pub que en estos sitios… Misterios que quizás nos lo pudiera resolver Iker Jiménez…

Artículo enviado por Dj K-Sanya.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y dale al “me gusta” en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment