Retro-Valencia: Al Tanto TV

Con todo el progreso tecnológico que hemos vivido en los últimos diez años y que nos ha traído productos como los smartphones y las tablets o servicios como internet, queda la sensación de que hemos perdido un poco la perspectiva con respecto a como era la vida ya no en los 50-60, sino con cómo era a finales de los 90 y principios de los 2000.

Vivimos en una época en la que tenemos todo al alcance de la mano cuando queremos, donde queremos y del modo que lo queremos. Y no sólo eso, sino que además lo tenemos gratis en el mayor número de casos. Es entonces cuando nos olvidamos de cómo era la vida antes. Y ojo, que no hace tanto.

Hoy vamos a hablar de sexo.

Cuando hayas visto el titular de este artículo se habrá producido una de estas dos reacciones:

“¿De qué está hablando este tío?”

“¡Ostras, Al Tanto TV, menudo mito de mi adolescencia!” (En este caso te habrá salido una sonrisa picarona en la cara, y lo sabes).

Teletienda cutre – monigotevalencia.com

Y, ¿qué era Al Tanto TV? Al Tanto TV era un canal de televisión local, con más pinta de clandestino que de serio, que se dedicaba a emitir anuncios que nadie veía a lo largo del día. Los anuncios que se podían ver en este canal eran de un estilo teletienda en versión cutre. Además, la calidad de imagen era prácticamente inexistente, porque la emisión estaba llena de “nieve televisiva” y poder ver bien este canal era algo más que imposible.

Llegados a este punto, muchos os preguntaréis por qué estamos hablando de esta televisión mediocre. Al Tanto TV se convirtió en un mito para los jóvenes valencianos que hoy rondamos la treintena. En torno a la 1 de la madrugada, Al Tanto TV cambiaba los anuncios de teletienda barata por su programación estrella, “La noche de Eros”.

Supongo que por el nombre podréis ir haciendoos una idea de qué hablamos. Y sí, hablamos de contenido erótico ¡gratuito! Cutre, pero gratuito. En una época en la que el modo de conseguir contenido para adultos se reducía a tener la suerte de que tus padres tuviesen contratado Canal+ y pudieses verlo a escondidas y de modo semiclandestino, o tener algún amigo que de algún modo un tanto “ilegal” pudiese conseguir alguna revista o peliculilla, Al Tanto TV se convirtió en un elemento indispensable para todo adolescente con las hormonas alteradas. Aquello era un oasis en medio del desierto, era la aguja del pajar (y no va con segundas).

Alguna de estas pondrían alguna vez – viruete.com

Ah, era ese canal que nadie había visto nunca, que nadie sabía que existía, pero que todo el mundo conocía…

Claro que aquello no era tan sencillo como parece, y para entender qué convirtió en mítico a este canal, hay que explicar el tedioso procedimiento que había que llevar a cabo para conseguir una emisión mediocre. Porque recordad, no había ni televisión por cable, ni TDT, ni internet.

El procedimiento generalmente era el siguiente:

  • Esperabas a que llegase la 1 de la madrugada.
  • Debías tener televisión en tu habitación, sino no había nada que hacer.
  • Te asegurabas que no hubiese nadie despierto en casa, era tu momento íntimo.
  • Cambiabas la antena de televisión convencional por la antena de cuernos.
  • Sintonizabas el canal en que tenías instalado Al Tanto TV, generalmente muy lejos de los canales convencionales.
  • Comenzabas con el proceso que tantos meses te había costado desarrollar, que era tener tomada la medida exacta a la que tenías que extender cada cuerno y en la dirección exacta. Un centímetro arriba o abajo, hacia delante o hacia detrás, hacía que nada de aquello funcionase.
  • Ya podías disfrutar de contenido adulto cutre en bajísima calidad de imagen. Siempre era mejor que las películas X codificadas de Canal+.

Pero claro, es que por entonces no existía Internet.

Ver estos canales podía tener consecuencias físicas.

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture y @Monle85

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine

Otros artículos que seguro te interesan

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment

Deja un comentario