Dónde NO comer en la Comunidad Valenciana: Restaurante Germán II en Vilafamés

Nace una nueva sección en Valencia Culture Magazine: Lugares donde NO comer en la Comunidad Valenciana. El objetivo no es criticar por criticar, sino porque nuestra experiencia ha sido tan lamentable que tenemos que expresarla. Debutamos con el Restaurante Germán II en Vilafamés, un auténtico despropósito en cuanto a calidad y servicio.

Cuando nació Valencia Culture Magazine, lo hizo con el objetivo de servir como lanzadera de artistas valencianos en el más amplio sentido de la palabra. Aquí había lugar para pintores, músicos, fotógrafos, cocineros, deportistas… Por suerte o por desgracia nos dimos cuenta de que, además de esto, queríais otra cosa. Os gusta que hablemos de nuestras tradiciones, nuestros pueblos o la multitud de eventos que se pueden hacer en Valencia.

Lo que tuvimos claro desde el primer momento era que nos íbamos a guardar las cosas malas. Algunos estudios dicen que una crítica negativa necesita de cinco positivas para compensar. Pero claro, no podemos callarnos las cosas malas, estaríamos ocultando la verdad. Y uno de los caminos para alcanzar un alto nivel es la crítica. A veces es constructiva y otras no. Y quizá esta serie de artículos vayan más por ese camino, pero siempre con la intención de que se consiga una mejora, desde luego.

Quien os escribe estas líneas es un enamorado de Vilafamés. Esta pequeña localidad ubicada en el interior de Castellón está considerada como una de las 100 más bonitas del mundo, lo es un orgullo para todos los valencianos. A pesar de que hace unos meses estuvimos de excursión en Vilafamés con vosotros, este domingo nos apetecía salir de la rutina, así que cogimos los coches, cogimos a los perros y para allá que fuimos.

A falta de fotos de los platos, os dejamos fotos bonitas de Vilafamés – Foto: Bonterra Park

Después de subir y bajar sus inclinadas calles, de visitar el castillo y hacer las fotos de rigor en los mil y un preciosos rincones que encuentras en Vilafamés, tocaba ir a comer. Como no habíamos previsto nada más que un bocadillo y un zumito de cebada, bajamos hasta una de las plazas céntricas del pueblo, donde seguro podíamos saciar nuestra hambre.

Desgraciadamente elegí comer en el restaurante Germán II. Sí, asumo la responsabilidad de esta mala elección. Pero era una de las plazas principales del pueblo, ¿qué podía salir mal?

Todo. Salió absolutamente todo mal. Desde el solazo que nos comimos ya que las sombrillas “no se podían” dirigir, hasta un servicio tan nefasto como gracioso, pasando por una comida que, para 17 euros, era lamentable. Pero el que no se arriesga no gana. Bueno, no ganamos, la verdad.

Para empezar, es incomprensible (o así lo entiendo yo) que en un menú del día de 14 euros se tenga que escoger un único entrante para todos. ¿Alguien en el restaurante Germán II se ha parado a pensar que poner de acuerdo a 6 personas en un único plato es más complicado que hacerlo con Rajoy y Puigdemont? ¿En serio no puede elegir cada uno su propio entrante como sucede en prácticamente todos los restaurantes en este país?

Lo bueno es que, como algunos nos conocíamos desde hacía sólo unas horas, no era cuestión de ponerse a discutir. Siempre cedes un poquito. Es la primera vez, hay que causar buena impresión aunque luego seas un auténtico cab…azo. Pero claro, si eliges gambas a la plancha y veinte minutos después, tras repetir varias veces que saquen al menos el pan porque tienes hambre, te dicen que no hay, mal asunto. Vuelve a elegir. Surtido de croquetas. Tampoco, no recuerdo el motivo, la verdad.

La leche, las 14:45 de un domingo en un pueblo turístico y no tienen casi nada. Eso es previsión. Estaría el restaurante lleno… Tampoco. Ah, no os he dicho que no podían servirnos bocadillos porque descuadraban la cocina y tocaría esperar en torno a una hora. Tócate los cojo…

En fin, pedimos una ensalada. ¡Una ensalada un domingo al mediodía! ¿Estamos locos o qué? ¿A dónde hemos llegado a parar? Con lo que hemos sido… Asco de vida. Y cuál es nuestra sorpresa cuando, tras elegir una única ensalada para seis personas, que no podía elegir cada uno la que quisiese, nos sacan dos. ¿En serio no podías habernos hecho dos puñeteras ensaladas distintas? Buffffffff, lamentable. Por cierto, la ensalada era simplemente una bolsa de lechugas variadas del Consum, frutos secos, queso fresco y una salsa por encima. No te creas que fue un ensaladón. No.

Bueno, al menos el secreto estaría bueno. Ja. Jaja. Jajajajajaja.

A ver, el secreto no estaba malo, pero porque el secreto jamás puede estar malo, es imposible. Pero no tenía ese puntito meloso que hace que se te deshaga en la boca. Estaba seco y un tanto duro. Y ojo con despistarte dos minutos, que se enfriaba a una velocidad de vértigo. Por cierto, la guarnición eran “patatas y verduras”. Pintaba bien. Cinco papas, una mini rodaja de tomate y otra de berenjena. Wow.

Esto es un plato de secreto de cerdo, no lo que nos sacaron… – Foto: www.pozoparasibaritas.com

Todo esto acompañado con un “¡Hostia, qué platazo!” que exclamó una de las camareras mientras lo servía. Tal cual. La frase ya es mítica entre el grupo de amigos. Pasará a los anales de la historia de nuestras excursiones.

Para rematar, llegó el momento del postre. ¿Sabéis que pasó? Seguro que sí, es fácil. No quedaba prácticamente de nada, y lo que quedaba era tan casero como las patatas fritas del Burger King.

18 eurazos la broma, que el postre y el café no estaban incluidos. Por 18 euros tenías unos menús espectaculares en otros restaurantes del pueblo, incluyendo arroces melosos con bogavante, principal individual y postre.

En fin, que somos unos pardillos y no nos volverá a suceder. Esperamos que a ti tampoco, por eso incluimos el restaurante Germán II en Vilafamés en el grupo de lugares donde NO comer en la Comunidad Valenciana. Ojalá algún día tengamos que sacarlo.

Por cierto, no hay fotos de los platos porque esta nueva serie de artículos se nos ocurrió de camino al coche. Otras veces seremos más previsores, aunque la verdad es que tenían buena pinta.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment