Askuabarra, un gran placer para los sentidos gracias a dos hermanos valencianos

Nacho y Jorge, los hermanos Gadea, hicieron realidad su sueño hace unos años. Askuabarra, a escasos metros del Congreso de los Diputados, es su creación. Un restaurante vasco regentado por valencianos en el que el placer por comer se eleva a la enésima potencia. Imprescindible si viajas a Madrid .

Debe ser cierto aquello de “de tal palo, tal astilla”. O, al menos, eso es lo que han demostrado los hermanos Gadea. Los hijos de Ricardo Gadea, propietario de Askua, uno de los restaurantes mejor valorados en Valencia, han conseguido llevar una versión “mini” a Madrid, Askuabarra. Y la verdad es que ha sido todo un acierto y un éxito, ya que estaba hasta los topes cuando lo visitamos este fin de semana. ¡Menos mal que habíamos reservado mesa!

Askuabarra está en el número 7 de la Calle Arlabán en Madrid

Tal y como nos comentó Jorge, el chef, cuando estuvimos entrevistándole hace ya un par de inviernos, el secreto es sencillo: “Sabores puros, producto bueno, trato agradable”. Y vaya si funciona. La sensación que nos quedó es que la clientela de Askuabarra es fiel. Ya se sabe, el que prueba, repite.

Pero claro, de palabras e impresiones no vive el ser humano, y, aprovechando un fin de semana turístico en Madrid, tuvimos que ir a comprobar por nosotros mismos que aquello que se decía de que en Askuabarra se hace el mejor steak tartare de España era cierto. De paso descubríamos si Jorge era tan buen cocinero como se decía. Entre tú y yo: creo que sí.

En primer lugar, destacar el buen gusto a la hora de decorar el local. Sobrio pero informal, con su buena bodega a la vista, que te hace fantasear con el sabor de esos ricos caldos que tienen expuestos. Trato muy agradable del personal, con un Nacho Gadea muy atento a las peticiones de los comensales y unos camareros rápidos, efectivos y con la sonrisa siempre presente en la cara. Un 10 para ellos.

Algunos de los vinos que puedes encontrar en Askuabarra.

Pero claro, esto va de comer, que es para lo que habíamos ido. Y aquí se come muy bien.

Tras ojear la carta y pedir consejo a Jorge sobre qué pedir, hemos de reconocer que cometemos un grave error. Vamos a un restaurante vasco, ¡y no pedimos carne! Nuestra cara debió ser un poema cuando vimos los pedazo chuletones que servían a las mesas que nos rodeaban. Eso sí, he de reconocer que no nos equivocamos con el pescado que escogimos. Pero claro, la carne es carne, y más en un restaurante vasco.

Askuabarra es un lugar agradable y con una bonita decoración.

Lo primero que nos sirven, a modo de invitación de la casa, es una pequeña ración de cazón adobado. Muy rico, ideal para comenzar a degustar los manjares que íbamos a disfrutar en Askuabarra.

Una agradable tapa de cazón cortesía de Askuabarra.

Era inevitable pedir ensaladilla rusa si es hecha por Jorge. Nunca antes habíamos probado la suya, y cuando un cocinero de un restaurante como Askuabarra dice que siempre pide ensaladilla rusa, lo mínimo que debes hacer es caso. Buenísima, los productos bien troceados, sabor suave y agradable al paladar.

Sí, la ensaladilla rusa está presente en Askuabarra. Y sí, es recomendable que la pidas.

La siguiente tapa que pudimos degustar fue otro clásico español al gusto de Jorge. ¿Qué tendrán las croquetas que a todo el mundo gustan? ¿Realmente gustan o exageramos? ¿Por qué mi abuela murió sin darme la receta de las suyas? Pues hay que decir que las croquetas de rabo de toro, pollo y curry que preparan en Askuabarra están para repetir.

¿Qué tendrán las croquetas que a todo el mundo gustan?

Se hacía de rogar el momento de probar el famoso steak tartare de Askuabarra, porque la siguiente ración que probamos fueron unos deliciosos chipirones al estilo de la casa. No preguntéis qué llevaban, pero estaban absolutamente deliciosos, tal y como se puede intuir en la imagen que tenéis debajo. Suaves, incluso podría considerarlos cremosos, y de un sabor a mar que recordaba a aquellos años en los que la comida tenía ese sabor que ha ido perdiendo con el paso de los años.

Chipirones. Brutales.

Y por fin llegó el momento de probar el steak tartare de Askuabarra, considerado en 2014 como el mejor de España por José Carlos Capel en El País. Y hay que reconocer que no decepcionó. Más bien enamoró.

El steak tartare de Askuabarra está considerado como el mejor de España.

Posado sobre una tostada de pan y una capa de pequeñas patatas fritas, hay que decir que este plato es de los que te hace agradecer todos y cada uno de los euros que vayas a invertir en este restaurante. Buenísimo, espectacular, un plato que debe ser probado por cualquier persona que visite Askuabarra y también por aquellos a los que pueda darle cierto “repelús” lo de comer carne cruda. Imprescindible. Jorge, aceptamos tuppers.

Ojo, puedes pedir el steak tartare como plato y como ración.

Como plato principal, y como ya he comentado antes, “cometimos el error” de no pedir carne. Jorge nos dijo lo que tenía fuera de carta y nosotros pecamos, que yo soy fácil de convencer. Pero ojo al pescado que pedimos, lubina y raya, cada una de ellas a su estilo.

La lubina, tierna y sin espinas, estaba posada sobre una base de arroz con pequeños chipirones y regada por un caldo de chipirones que te sirves tú mismo al gusto. Vale que no es carne, pero ojo con la lubina, el caldo y el plato en general.

Lubina sobre una base de arroz con caldo de chipirones.

La raya estaba acompañada por patatas fritas y una salsa muy sabrosa que ahora no recuerdo (no era muy plato). La sensación, exactamente la misma que con la lubina. Suave, con sabor y sin espinas. Absolutamente ideal.

Deliciosa y tierna raya con patatas.

Como estábamos de celebración y la ocasión lo requería, dejamos de lado esa tontería tan actual de no pedir postre. En serio, toda buena comida debe terminar con un buen postre. Y nos fuimos a un clásico, porque quizá la tarta de manzana sea a los postres lo que las croquetas a las tapas. A todo el mundo gusta y se ha convertido en un imprescindible.

El postre es un elemento imprescindible en toda comida que se precie. La tarta de manzana en Askuabarra, también.

Tarta de manzana caliente y crujiente, acompañada por una bola de helado de vainilla con mucha posibilidad de ser casero, y una vela para celebrar el cumpleaños. Gracias por el detalle, equipo.

Como podréis ver, una comida completa y sabrosa en uno de los mejores restaurantes en Madrid. El trabajo que han hecho Jorge y Nacho seguro que hace sentir muy orgulloso a Ricardo. La saga Askua está en buenas manos y estoy convencido de que la próxima vez que vayáis a Madrid, nos haréis caso y visitaréis este sueño de unos hermanos valencianos convertido en restaurante.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.