Pik-Nik, calidad razonable, servicio mediocre

Pik-Nik es uno de esos restaurantes que se ponen de moda en barrios punteros (hay dos establecimientos, en Avenida de Francia y en Ruzafa) que se tienen muy en cuenta a la hora de organizar cenas de grupo entre amigos. Local ideal para cenas donde la cantidad de bebida es más importante que la calidad de la comida, que es justa.

Hay ocasiones en las que nos resulta difícil escribir artículos acerca de restaurantes donde hemos comido o cenado. Nuestra línea editorial nos lleva a hablar más de los aspectos positivos que de los negativos de los lugares que visitamos, ya que somos conscientes de la mayor repercusión de un comentario negativo que uno positivo (se dice que se necesita cinco comentarios positivos para compensar uno negativo), pero hay ocasiones en las que no podemos dejar de lado la experiencia que hemos vivido.

Para intentar limitar los efectos negativos que puedan surgir tras este artículo, lo vamos a dividir en dos partes. La primera la centraremos en el aspecto puramente gastronómico y en la segunda hablaremos de la (mala) experiencia que vivimos en el restaurante Pik-Nik.

Pik-Nik Ruzafa está ubicado en la calle Cádiz, justo enfrente de Microteatre (de quien os hablaremos algún día). Estéticamente es un lugar que llama la atención cuando pasas por la puerta. Local luminoso, de decoración agradable, con un toque que hace prever que vas a sentirte a gusto en su interior. Además de una amplia carta de tapas no tradicionales, ofrecen también una buena variedad de ensaladas, tostas y bocadillos, entre otras cosas.

Al asistir a Pik-Nik debido a una cena de grupo, nos ofrecieron tres menús diferentes: el básico (que es bastante completo), uno intermedio y el menú buffet libre, en el que puedes escoger cualquier producto de la carta excepto croquetas (curioso cuando hay productos bastante más caros). Aquí surgió la primera discrepancia, ya que mientras la gran mayoría de la mesa se decantó por el menú buffet libre, otro de los miembros y yo nos decantamos por el menú básico, algo a lo que inicialmente el restaurante se negó, pero a lo que acabó accediendo.

El menú básico de Pik-Nik ofrece un aperitivo, un entrante que puede ser una tapa o ensalada de la carta, un plato principal (de los tres ofertados, dos incluyen un suplemento cercano a los 3 euros) y una bebida, al precio de 13,90 euros, un importe competitivo en un barrio, Ruzafa, en el que tienes la suerte de poder comer o cenar casi a cualquier precio.

El aperitivo era muy básico, olivas con biscotes y alioli para untar. Nada destacable en este aspecto, pero se agradece, es un buen detalle mientras esperas al primer plato. El pan con alioli siempre es bien recibido.7590c867-ed4c-4930-b6fb-01df40646cb4

Como primer plato, decidimos pedir uno cada uno y compartirlo. Dejamos de lado las ensaladas y fuimos directamente a por las tapas, decantándonos por nuggets de pollo con salsa de miel y mostaza (que no entiendo como puede ser tan poco habitual con lo buena que está) y una sartén de huevos, patatas y carrillada.

Me llamó especialmente la atención que los nuggets realmente eran fingers de pollo, acompañados de una salsa buenísima. Tan sabrosa que los cinco fingers (o nuggets) se quedaron cortos, posiblemente nos hubiésemos comido 200 más. Y es que el pollo rebozado es una de mis perdiciones. Y cuando está bien hecho, mucho más.275c5ff9-6735-475e-ba85-d15980a4fdde

En cuanto a la sartén, la calidad era aceptable. El huevo no estaba especialmente aceitoso y las patatas estaban en su punto. Unas buenas patatas fritas siempre son más que bienvenidas. El problema venía con la carrillada. Amigos de Pik-Nik, ¿dónde dejasteis la carne? Igual soy un inculto gastronómico y un tanto paleto, pero hasta donde yo sé, la carrillada lleva carne. Y entiendo esto como un fallo imperdonable. Al menos la salsa estaba buena, e intuímos que la carne estaría triturada de algún modo. Por lo menos conseguimos engañar al cerebro.

sartén huevos

Por último quedaba el plato principal. Ya que los otros dos llevaba el suplemento de casi 3 euros, nos decantamos por la parrillada de carne con patatas. A la vista era más que sugerente, como podéis ver en la foto. Pero al paladar… El sabor era bueno, no excelente, pero sí por encima del aceptable; pero la calidad de la carne era muy mejorable. La parrillada contaba con dos chorizos, un trozo de ternera, un poco de solomillo de cerdo y unas costillas a la barbacoa. El trozo de ternera estaba bueno, sin más.; el solomillo es un producto que difícilmente está malo; y las costillas a la barbacoa estaban considerablemente duras, aunque la salsa estaba buena. Poca carne, de calidad media, y muchas patatas fritas. Las conclusiones ya las puede sacar cada uno, aunque la carne siempre se disfruta.

6b8b1729-c3fc-47b2-998c-845c5897f6d5

En cuanto al postre, al final nos quedó la duda de si venía incluido en el menú, ya que en ningún momento nos ofrecieron. Pero un alma caritativa de la parte de la mesa que había escogido el menú buffet libre, nos cedió parte del suyo. Ese postre de Pik-Nik estaba compuesto por dos pequeños trozos de brownie resecos y considerablemente duros, que dejaban a las claras que no eran del día, y una especie de crema catalana con una base de manzana que estaba más que buena, buenísima. Así que, mezclando, compensabas la mala calidad del brownie.

Como los ojos están para ver, y una de las cualidades de poder ver es tener la capacidad de observar, estuvimos fijándonos en la comida que servían a nuestros compañeros de mesa. La sensación general es que la comida era un conjunto de fritanga y ensaladas, por lo que llegamos a la conclusión de que el menú básico había sido una elección muy positiva. Mientras al resto les sobró comida por todas partes, nosotros cumplimos con nuestro cometido, nos alimentamos y no metimos cantidades inhumanas de fritos en nuestro organismo.

Y ahora vamos con la parte negativa de la velada. Pik-Nik puso en práctica uno de los peores hábitos que tienen algunos restaurantes, y es que, cuando no puedes dar un servicio, es mejor que no lo des.

Antes de hacer la reserva, nos comentaron que había dos turnos de cena, el de las 21 horas y el de las 23, decantándonos por el segundo. Llegamos a la puerta de Pik-Nik a las 22:50 aproximadamente, nos hicieron pasar allá a las 23:05 y nos volvieron a sacar a la calle, hasta darnos mesa finalmente en torno a las 23:30. Además de la molestia de tenernos cerca de media hora esperando en la calle, en una noche que no era precisamente calurosa, nuestra sorpresa llegó cuando nos enviaron a cenar a la terraza. Una terraza que, en condiciones normales, tendría sus estufas correspondientes y haría de la estancia menos desagradable de lo que fue.

Pero no fue así. El primer error de la dirección del restaurante fue no haber avisado previamente de la que iba a ser nuestra ubicación. En estas fechas es más que importante avisar a los clientes si se les va a ubicar en el interior o en la terraza, pero como es más importante el dinero que la calidad del servicio, fue mejor no decir nada y no perder una mesa de 12 clientes. Para colmo, si sabes que tienes la calefacción estropeada, lo suyo es subsanar ese error y ofrecer una buena experiencia a los comensales. Pero, ¿para qué invertir dinero en ofrecer una buena experiencia, pudiendo tener a las personas pasando frío? Y, para rematar, ubicaron a uno de los comensales junto a la nevera, unido a una ridícula explicación por parte del camarero: “no, tranquilo, que la nevera da calor”. ¿Desde cuando una nevera da calor?

Uno de los problemas que veo en Pik-Nik es que intentan explotar al máximo un local pequeño, lo que produce cierta sensación de hacinamiento. Si tienen la suerte de tener una buena cantidad de clientes que generalmente no serán muy exigentes a nivel culinario, aprovecha la inercia para cambiar de local e ir a uno mejor. Entiendo que si algo te funciona (en este caso la ubicación) puedas pensar en no cambiarlo, pero lo que no es aceptable es sacar a al gente a la terraza en invierno y no ofrecer un mínimo de confort. Eso es cutre y negativo, y en Pik-Nik deberían tenerlo muy en cuenta. Pero claro, quizá sea mejor dar un mal servicio a unos clientes que seguramente no vayan a volver, que hacer de la estancia en tu restaurante una experiencia agradable.

Otro de los puntos a tener en cuenta, y que no es culpa del local, es la nula educación de los otros comensales con los que compartimos restaurante. En una época en la que hasta los semáforos son paritarios, es fácil distinguir entre un WC de hombres y uno de mujeres. Chicos, ¿por qué os empeñáis en utilizar el servicio de las chicas? ¿Os ha salido parrusilla de repente? Respeto, chavales. Y más cuando los hombres somos considerablemente guarros en los servicios públicos, y no creo que las chicas que vayan al cuarto de baño de Pik-Nik tengan que aguantar vuestras meadas fuera de lugar. Pero insisto, esto no es culpa de la gerencia.

Y dentro de la negatividad, un punto positivo, y es que el trato del encargado de Pik-Nik fue EXTRAORDINARIO. Viendo el calamitoso servicio que estaban ofreciendo sus camareros, nos vimos obligados a requerir de su presencia para hacer patente nuestro malestar. El encargado accedió a atendernos, su respuesta fue muy amable, su profesionalidad sobresaliente, y la resolución a nuestras quejas fue más que satisfactoria. De hecho, tras una primera negativa por su parte a poder escoger el menú básico cuando el resto de la mesa había optado por el buffet libre (a la carta, por cierto), cedió a nuestras pretensiones. Y ojo, sin necesidad de levantar la voz ni emplear malas palabras, defecto habitual en muchos clientes y que debemos corregir.

En conclusión, personalmente no recomiendo Pik-Nik si lo que buscas es calidad en la comida. Hay muchas mejores opciones, incluso a mejor precio, en esa y otras zonas céntricas de Valencia. Si la calidad de la comida no te importa, te gusta el fritanga y lo importante para ti es beber, no hay problema, ve a Pik-Nik y lo pasarás bien, saldrás contento. Es un restaurante para alimentarse, no para cenar, pero hay gente que queda satisfecha en este aspecto y no seré yo quien lo critique.

Si bien la calidad es razonable, el servicio es nefasto, no es nada difícil mejorarlo, y la sensación que queda es que, pudiendo tener un restaurante referencia en cenas de grupo, prefieren quedarse anclados en una mediocridad innecesaria. Aunque como hemos comentado antes, si algo funciona, ¿para qué vas a cambiarlo? Desde luego, quien os escribe no volverá a este restaurante, a no ser que se trate de un evento al que no se puede faltar.

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture y @Monle85

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine y Top Valencia

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

26 comentarios en Pik-Nik, calidad razonable, servicio mediocre

  1. Another conditions that you encounter that
    highly affect the region around your eyes’ looks contain reduced lymphatic circulation ultimately causing
    liquid retention under the eyes, poor capillary stability,
    and elevated hemoglobin that causes black circles to
    seem.

  2. %For a very long time, when it came to having the ‘newest’ and ‘coolest’ thing out there, iOS based platforms were the name of the game. And, those factors combined to make it seem like iOS products where the very best out there.

  3. %A smartphone application can do anything such as it may work as a music or video player, flashlight, photo editor, mean to communicate, for banking, provide recipes and so on. Now-a-days there is an app for everything.

  4. %The skill levels of the opponents are indicated by stars. After launching the app, players can test their skills against 15 unique opponents. If they are not familiar with Gin Rummy, they can read theGame Rules andHow to Playto explore the app.

  5. The themes for the aim the applrentice plumbers acquire classroom training embrace things like bloue print learning, drafting basics, placed chemistry
    and physics, maths, native plumbing laws, plumbing and
    being contaminated with safety, and legislated tensing and plumbing legislation.

  6. Hey there are using WordPress for your site platform?
    I’m new to the blog world but I’m trying to get started and create
    my own. Do you need any coding expertise to make your own blog?
    Any help would be greatly appreciated!

Deja un comentario