Cine: Perdiendo el norte (2015)

entradas-Cirque-Soleil-ticketea

Si echamos la vista un año atrás por estas fechas, la película estrella en la cartelera española era “Ocho apellidos vascos”. Aquel fue un éxito seguramente inesperado. Incluso mirando la película con cierta perspectiva, posiblemente se sobrevaloró aquella cinta. Es una buena comedia, por supuesto, pero quizá no lo es tanto como se nos quiso vender. Claro, la combinación Dani Rovira y campaña de márketing brutal hace mucho.

Generalmente, cuando algo funciona, se intenta copiar. A veces se consigue igualar la calidad del producto original, otras se supera y otras no llega al nivel deseado. En este momento todos tendremos más o menos claro que “Perdiendo el norte” pretende copiar la fórmula de “Ocho apellidos vascos”, pero ¿en qué nivel queda con respecto a su “predecesora”? Vamos a verlo.

“Perdiendo el norte” nos presenta a Hugo y Braulio, dos jóvenes con un expediente académico envidiable que ven como sus proyectos de futuro en España se quedan en eso, proyectos. Después de ver como un español cuenta lo estupenda que es su vida en Alemania, se lanzan a la aventura en busca de conseguir el éxito laboral que no encontrarán en nuestro país. Claro que, cuando llegan a Berlín , se dan cuenta de que las cosas no son tal y como pensaban.

Y ahora, ¿en qué se parece “Perdiendo el norte” a “Ocho apellidos vascos”? ¿Cuál es la seña de identidad de la película de Dani Rovira? El choque de clases entre andaluces y vascos. ¿Cuál es la auténtica trama en “Perdiendo el norte”? Chico rico conoce a chica currante. Y, por supuesto, el chico rico es un imbécil y la chica currante es la novia que todo hombre querría.

Claro, Yon González no es Dani Rovira. Es más, seguramente Yon González tiene el único mérito de tener una cara bonita, porque su personaje en esta película es calcado al de “El Internado”. En cambio Dani Rovira es pura frescura y carcajada asegurada. Y Julián López tampoco puede presumir de su mejor actuación. Su papel se queda corto con respecto a lo que nos tiene acostumbrados. Y queda el papel del amigo tonto, que también tenía su importancia en “Ocho apellidos vascos”.

Aún así, la cinta es entretenida y el rato que pasas es agradable. Es una película recomendable, ideal para el día del espectador. Tampoco te tirarás de los pelos si pagas el precio normal de una entrada, pero si puedes ahorrar un poquito… Además tiene una moraleja bonita y recomendable, más en la época que estamos sufriendo.

Nota: 6/10. La fórmula se hace repetitiva y le falta un punto de frescura. Carmen Machi y Javier Cámara tienen una presencia casi testimonial, son dos actores a los que se debía haber dado algo más de rendimiento. Escenas disparatadas que nos recuerdan a películas anteriores (guiño increíble a “Crazy, Stupid Love”, pero acabas riendo, que es lo importante.

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture y @Monle85

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

3 comentarios en Cine: Perdiendo el norte (2015)