Leyendas del deporte valenciano: el Pamesa campeón de Copa

¡Qué noche la de aquel lunes 2 de febrero de 1998! Valencia estaba dividida, deportivamente hablando, entre los que querían ver al Valencia CF de Ranieri, Mendieta, Ilie y el Piojo enfrentarse al Madrid en el Bernabeu, y los que querían ver como el Pamesa Valencia jugaba la primera final de Copa del Rey de su historia. Y el destino tuvo que juntarlos el mismo día y casi a la misma hora.

Claro, por aquel entonces, pocas eran las casas en las que había más de una televisión, y en las que lo había, una era de un tamaño ridículo como para ver cómodamente un evento de tal magnitud. Así que en la gran mayoría de hogares valencianos, durante las frecuentes pausas del baloncesto, la gran mayoría de espectadores cambiaban a Antena 3 para ver como iba el Valencia. Y a los pocos segundos, de vuelta a La 2.

penyanachorodilla.blogspot.com

Y como acabó aquella noche, amigos.

Sí, el Valencia ganó en el Bernabeu, pero los protagonistas estaban en Valladolid, también iban de blanco, y acababan de conseguir la mayor gesta del Valencia Basket Club en su historia. Llegaron a Valladolid casi de incógnito. No había cámaras de televisión ni fotógrafos esperándoles. Eran los únicos novatos de la cita. Los enviados especiales de prensa les habían reservado sus espacios más alejados de los grandes titulares. Al fin y al cabo, ¿quién era el Pamesa?

Pero aquel equipo dirigido por el mítico Miki Vukovic, quien ya había sido campeón de todo en el baloncesto femenino, dio la que posiblemente haya sido la sorpresa más grande de la historia de la competición. Desde el primer momento llegaron con espíritu de campeón, con ganas de ser grandes, de comerse el mundo, y lo hicieron. Las primeras víctimas fueron el Tau (72-64) y el conjunto local, el Forum de Valladolid (78-73).

En la final esperaba el Joventut de Badalona, que en aquella época no era lo que es hoy, y que venía de eliminar a dos equipazos como eran el Barcelona y el TDK Manresa. Si eres joven y no viviste aquella época, debes saber que el deporte español ha cambiado mucho. El TDK Manresa, el TAU o el Joventut eran equipos que ganaban ligas y grandes competiciones, al igual que en fútbol el Deportivo de la Coruña, el Betis o el Mallorca eran auténticos equipazos que ganaban títulos y llegaban a finales de forma más o menos habitual.

penyanachorodilla.blogspot.com

Y el Pamesa, con un joven Nacho Rodilla a la cabeza, los machacó. La mano sabia del jugador de Llíria, con 23 años por aquel entonces, se comió a Turner y puso un ritmo que terminó hundiendo a la Penya. Porque Nacho Rodilla fue el amo y señor de aquella Copa, que posiblemente el Pamesa no hubiese ganado sin su participación. Impecable desde la línea de tiros libres, metió triples en momentos cumbre, dirigió con sosiego cuando procedía. Y tonterías, las justas. Un base listo. Y el Pamesa se dejó llevar por sus ideas. “¡Illa, illa, illa, Rodilla maravilla!”, fue el cántico “oficial” de la Copa.

Para muchos, entre los que me incluyo, fue el primer título de un equipo Valenciano, y lo celebramos como toca. De hecho éramos muchos los que no conocíamos a prácticamente ninguno de los jugadores de aquella plantilla, pero lo celebramos como si fueran nuestros ídolos de toda la vida. Y nos enganchó al baloncesto, todos eramos del Pamesa. Aquella generación de los Rodilla, Swinson, Luengo o Radunovic fue nuestro primer equipo mítico, y todos tuneamos aquellos NBA Live para hacer al Pamesa. Incluso llegamos a conocer a Albert Julbe, entrenador del Joventut y que no tuvo la mejor de las actuaciones en sala de prensa. Cosas de no saber perder ante el novato. Lástima.

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture y @Monle85

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment

Deja un comentario