¿Cuál es el origen del turrón?

De chocolate, de almendras, duro, blando, de yema, de frutas… Hoy en día podemos disfrutar de infinidad de tipos de turrón, cada uno con su sabor y sus características propias. La Comunidad Valenciana es rica en poblaciones productoras de este dulce que acostumbramos a consumir en navidad. Pero, ¿sabes cuál es el origen del turrón? Atrévete a descubrirlo con nosotros.

Estamos en noviembre y es inevitable pensar en esas fiestas que están a la vuelta de la esquina. Desde hace días, los medios de comunicación y las grandes superficies nos recuerdan que queda menos para la navidad, esas dos semanas de comilonas, regalos y felicidad. Sí, la navidad es felicidad. A pesar de tener que aguantar a tu cuñado, es inevitable ser feliz en los últimos días del año. Entre otras cosas porque comemos mucho y bien. Vamos, que comemos más y mejor que durante el resto del año.

Marisco, polvorones, cava, roscón de Reyes… Muchos son los productos que llenan las mesas de millones de hogares españoles a la espera de ser devorados por todos nosotros. Pero si hay un producto que no falta en ninguna casa española es el turrón. Los hay clásicos, modernos y exóticos. La tradición y la cocina moderna se fusionan en un producto que cada año se reinventa, y que además está muy ligado a la gastronomía valenciana. Ahora vamos a descubrir cuál es el origen del turrón.

El turrón, un producto de origen árabe

Como todos sabemos, el turrón (al igual que el mazapán) es un producto elaborado a base de almendras y azúcares cuyo origen lo encontramos siglos atrás. De hecho, se cree que en la antigua Grecia ya se alimentaba a los deportistas que participaban en los Juegos Olímpicos con una pasta compuesta por almendras y miel debido a su alto valor energético.

Pero el origen del turrón lo encontraríamos en la península arábiga y dataría del siglo XI. La repostería árabe es rica en productos elaborados con almendra y miel, y la primera referencia al “turun” se recoge en el tratado “De medicinis et cibis semplicibus”, escrito por un médico árabe. Este producto sería exportado por el Mediterráneo, especialmente a España e Italia, países en los que tendría una gran aceptación.

Una vez el “turun” se establece en nuestro país, surgen las distintas teorías acerca del origen del turrón.

Para algunos, el origen del turrón estaría en Barcelona. En la época del reinado de Felipe IV, las autoridades de la capital catalana organizaron un concurso en el que se quería encontrar un alimento que no se deteriorara rápidamente. El premio lo obtuvo un confitero llamado Turrons, que presentó unas obleas hechas con almendra y miel. También hay otros autores que vinculan el turrón con Barcelona y con un concurso similar, aunque tendría lugar a raíz de una epidemia durante el reinado de Felipe V.

Plano de Barcelona a finales de la Edad Media – Foto: gifex.com

Un error común es vincular el origen del turrón a la localidad alicantina de Jijona. Si bien el turrón no tiene origen jijonenco tal y como evidencian distintos documentos, sí que es cierto que éstos comenzaron muy pronto a fabricar este delicioso dulce, tal y como se demuestra con una transacción comercial fechada el 11 de octubre de 1588 entre el turronero Sancho Mira y Ludovico Juan Mira, notario de la villa de Cocentaina, por la que el primero vende tres arrobas de turrón por 13 libras y 7 sueldos, comprometiéndose a llevarlas a la villa de Cocentaina al segundo:

“(…) trece libras y siete sueldos moneda real de Valencia del precio de tres arrobas de Tornos, que por mi han sido traídas en días pasados y vendidas en seis arquetas o cajitas y que por vos fueron compradas y dispuestas para su reclamación por orden del Ilustrísimo Comicio de Cocentaina.”

Si bien podemos interpretar que la importancia del documento reside en la demostración de que en Jijona se elaboraba turrón, lo realmente destacable es que ya se comerciaba con él en el siglo XVI. A partir de esta fecha, son muy numerosas las referencias al turrón, ya que todos los cronistas que visitaron la localidad alicantina hablan de este dulce.

¿Por qué pensamos que el turrón tiene su origen en Jijona?

Defender el origen jijonenco del turrón es algo que podría resultar absurdo a estas alturas. Pero sí que hay un acontecimiento que puede llevar a esta confusión. Si bien no se comenzó a elaborar en Jijona, sí que sufrió una serie de modificaciones en esta localidad que lo hicieron más popular. Evidentemente, nos referimos al turrón blando o turrón de Jijona.

El turrón que se elaboraba en Jijona a principios del siglo XVIII contenía azúcar (al contrario de las ordenanzas gremiales de los confiteros) y huevo. La pasta resultante, que conocemos hoy como turrón duro o turrón de Alicante , pudo ser objeto de ciertas tentativas de molienda para estimular su consumo.

Jijona, una de las cunas del turrón – Foto: jijonaturismo.com

A partir de la segunda mitad el siglo XIX comienza en Jijona la elaboración industrial del turrón, que se une a la tradición feriante de su comercialización. La intervención de las máquinas en un proceso que era tradicionalmente manual permite conseguir un tipo de producto desconocido hasta la fecha y sobre el que esta población puede reclamar actualmente su origen. La elaboración del turrón tendría lugar durante los meses de octubre, noviembre y diciembre, ya que era cuando tenía lugar el parón del ciclo agrícola y se fabricaba el producto con las materias primas necesarias ( almendra, azúcar y miel).

¿Por qué comemos turrón en navidad?

Como hemos visto hasta ahora, hay varias teorías acerca del origen del turrón. Así que no es difícil imaginar que también habrá distintas teorías sobre el motivo por el cuál sólo comemos turrón en navidad.

Una de estas teorías tiene un origen económico. El coste de los ingredientes que se utilizaban en la elaboración del turrón era elevado, así que el producto final también tenía que serlo. Por ello se reservaría su consumo únicamente a ocasiones especiales. ¿Os suena aquello de comer marisco sólo en determinados días de navidad? Con el turrón pasaría exactamente lo mismo.

El turrón es uno de los grandes protagonistas de las fiestas navideñas – Foto: jijona.com

Otra teoría nos lleva a una tradición monárquica. En el siglo XVI el escritor, gastrónomo y cocinero del rey Felipe II, Antonio Martínez Montiño, tenía por costumbre servir en la mesa real turrones durante las celebraciones navideñas. ¿Qué pudo hacer el pueblo? Seguir la costumbre de su rey.

Por último, vamos a viajar en el tiempo hasta el año 1582. Aquí podemos localizar un documento municipal de Alicante que señala que “de tiempo inmemorial” se paga el salario a los trabajadores, con motivo de las fiestas de Navidad, «parte en dineros y parte en un presente que se les da, de una arroba de turrones». Vamos, que el turrón sería un aguinaldo o parte de una paga extra en especie.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment