El origen del Roscón de Reyes

entradas-Cirque-Soleil-ticketea

Los golosos están de enhorabuena, se acerca el día de Reyes y con él, uno de los momentos más deseados del año, sacar el Roscón de Reyes. Pero, ¿sabes de donde viene este postre tradicional? Sigue leyendo, que te lo contamos.

Partamos de una base: el Roscón de Reyes no tiene nada que ver con el nacimiento de Jesús ni con la figura de los Reyes Magos. De hecho, su origen trata de una época anterior, concretamente al siglo II a.C. en el que a mediados del mes de diciembre, tras finalizar los trabajos en el campo y a lo largo de una semana se celebraban ‘las Saturnales’ , unas fiestas paganas en homenaje a Saturno, dios de la agricultura. En estas fiestas se celebraba el fin de la época más oscura del año y el inicio de la luz.

Para la celebración de ‘las Saturnales’ se preparaba gran variedad de viandas, entre las cuales se encontraba una torta a base de miel, en la que se incluía frutos secos, dátiles e higos, convirtiéndolo en uno de los postres más populares en la ‘fiesta de los esclavos’, nombre que recibía porque en aquellos días, los esclavos contaban con “libertad”. Vamos, que seguían siendo esclavos, pero podían divertirse.

La inclusión del haba se calcula que fue en torno al siglo III d.C., cerca de 500 años después. El haba se consideraba un símbolo próspero y de fertilidad, y a quien le tocase en su de torta con esta legumbre se le auguraba prosperidad durante el resto del año.

¡Qué buena pinta tiene este roscón de Reyes! - Foto: Mis Thermorecetas
¡Qué buena pinta tiene este roscón de Reyes! – Foto: Mis Thermorecetas

Claro, la historia sigue su curso, y con la desaparición de las celebraciones paganas, se perdió gran cantidad de festejos. Pero eso no impidió que se siguiese comiendo aquella torta de miel con frutos secos, que además fue evolucionando en forma de roscón. De hecho, en Francia el roscón se convirtió en toda una tradición entre la aristocracia y realeza local y adquirió gran parte de su actual popularidad. Las familias se reunían para comerlo y ver quién era el afortunado al que le salía tal preciada legumbre, convirtiéndose así en ‘el Rey del haba’.

La gran revolución en el Roscón de Reyes se produce en el siglo XVIII, cuando un cocinero ansioso de contentar al pequeño rey Luis XV, introdujo en el roscón una moneda de oro (también se comenta que era un medallón de oro y rubíes) en modo de sorpresa. Es en ese momento cuando aquella moneda sustituye como premio gordo al haba, debido a su mayor valor. Y ya nadie quería que le tocase la legumbre.

El Roscón de Reyes en España

Fue el rey Felipe V (muy querido entre los valencianos, especialmente en Xàtiva) quien aportó la figura de la moneda como premio, convirtiendo al haba en el objeto negativo del Roscón de Reyes. Con los años se cambió la moneda por una figurita de cerámica, que es el objeto que podemos conseguir hoy en día en la mayoría de roscones.

Según algunas fuentes, durante una época desapareció la costumbre de introducir un haba en el roscón, volviendo a reaparecer a mediados del siglo XIX. Es por aquella época cuando se escoge la fecha del día de Reyes para ser degustado (o devorado, según el caso) y otorgando la categoría del ‘rey de la fiesta’ a quien le tocaba la figurita, y la de ‘tonto del haba’ (origen del ‘tontolaba’) a quien le tocaba la legumbre.

espiaenlacocina.com

En la actualidad, muchos establecimientos han cambiado la figurita por premios en metálico, en algunos casos de varios miles de euros. Además, la evolución gastronómica ha hecho que el relleno pase a ser generalmente de crema, trufa, nata o cabello de ángel. En algunos casos se prueba con sabores nuevos, como en el caso de la Pastelería La Estrella, en el barrio valenciano de Ruzafa, donde comercializan el Roscón de Reyes relleno de crema de fresa, con gran éxito entre sus clientes.

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture y @Monle85

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment