La mona de Pascua, el dulce estrella de Semana Santa

La mona de pascua es un dulce típico valenciano de Semana Santa

La mona de Pascua, ese dulce que ansiamos conforme terminan las Fallas. Aún con el “empacho” del chocolate con churros, estamos esperando que pasen unos días para empezar a comer ese bollo dulce con el huevo. ¿Quieres saber la receta de la mona de Pascua?

Es uno de los momentos estrella de la Semana Santa y que muchos esperamos desde días atrás. Aunque muchos supermercados y algunos hornos hayan intentado desvirtuar la tradición por cuestiones económicas, la mona de Pascua es el dulce estrella de la Semana Santa en la Comunidad Valenciana. Y tiene su ritual, por supuesto.

Para comenzar con su tradición, hay que decir que ésta marca que es el padrino quien debe regalar la mona de Pascua a su ahijado o ahijada. La mona se comerá el lunes de Pascua mientras se vuela el cachirulo, situación que suele hacerse en el campo, aunque cada día es más frecuente hacerlo en la playa.

Volar el cachirulo en la playa está cada día más de moda – Foto: http://jgbiotfoto.blogspot.com.es

Como en los últimos años han proliferado los huevos de chocolate en las monas de Pascua, se puede decir que se ha ido perdiendo la tradición de romper el huevo en la frente de algún amigo, situación que era divertidísima cuando éramos pequeños. Bueno, siempre y cuando no fueses tú el pringao al que se lo hiciesen.

Receta de la mona de Pascua

Es cierto que lo fácil es bajar al horno y comprar allí la mona de Pascua. Pero hacerlas en casa siempre tiene algo especial. Además de enseñarles a cocinar, es un buen momento para compartir con los peques, tanto en la elaboración de la mona como en el pintado de los huevos.

Para poder traeros la receta hemos buceado en la web de Valencia en tu mano y estamos en disposición de ofreceros un método delicioso para hacer la mona.

Ingredientes:

– 1/2 kg de harina de fuerza

– 25 gr de levadura fresca

– 100 ml de agua tibia

– 3 huevos medianos para la masa.

– 4 o 6 huevos para cocer (preferiblemente blancos)

– Un huevo batido para pintar

– 180 gr de azúcar

– La ralladura de una naranja o limón o ambos.

– 80 gr de aceite de Oliva suave

– Azúcar y anisetes de colores o fideos de colores para decorar (o chocolate de cobertura)

Una rica mona de Pascua – Foto: europabarbacoa.es

Elaboración:

– Pondremos a cocer en un cazo con agua y sal los huevos. Podemos hacerlos de colores a la antigua usanza con las piel de la cebolla (amarillos), con remolacha (morados), dejarlos blancos o añadir un tinte alimentario (en la época de los nacidos antes y por los 80, estas cosas no existían, así que la antigua usanza era lo más).

– Rayaremos la naranja, o el limón, o ambos (esto ya es un poco cuestión de gustos). Tened en cuenta que no es necesario, ni aconsejable, llegar a la zona blanca que hay entre la cáscara y el cítrico, ya que además de tener una textura molesta, puede hacer que nuestro dulce amargue un poco.

– En un bol amplio colocaremos la harina de fuerza haciendo la forma de un volcán y le haremos un agujero en el medio.

– Por otro lado, en un poco de agua templada, disolveremos la levadura fresca con las manos. Cuando la tengamos bien deshecha se la añadiremos a nuestro volcán de harina.

– Después incorporaremos en el centro de la harina en resto de ingredientes, los huevos, el aceite, la ralladura de naranja y el azúcar; y con la ayuda de una cuchara mezclamos todo bien hasta que no podamos más. (Yo prefiero hacerlo con las manos aunque me pringue. De esta manera notaremos los grumos que puedan ir saliendo y los podremos deshacer mejor).

– Una vez tengamos la masa bien mezclada, la vamos amasar muy bien, a mano o con la amasadora. Este punto es muy importante y crucial el tener paciencia. Al principio notareis como la masa está pegajosa y es casi imposible de trabajar (poner un poco de harina en el banco de trabajo y en vuestras manos para facilitar el trabajo), pero poco a poco, con paciencia y sin parar de amasar, irá cogiendo consistencia y notareis como se va haciendo más manejable.

– Debéis trabajarla como mínimo 15 minutos. Así que no desesperéis.

– Una vez tengamos la masa compacta, que nos permita hacer una bola con ella (si veis que está muy blanda, podéis añadirle un poco más de harina, pero no os paséis), ponemos la bola de masa en un bol enharinado y la tapamos.

– La dejamos en un lugar cálido hasta que casi doble su volumen, de 2 a 4 horas. Podéis guardarla en el microondas o en el horno apagado.

– Cuando veamos que la masa está fermentada, la trabajaremos de nuevo (amasaremos con las manos) durante unos 5 o 10 minutos más (este proceso consigue que nos queden realmente esponjosas).

– Una vez preparado todo, separaremos una porción de masa, no muy grande. Esta parte de la masa será la que usemos para hacer las cruces típicas que se ponen encima del huevo. El resto lo dividiremos en 4 o 6 parte iguales.

– Con las partes divididas, formaremos bolas. Estas bolas serán nuestras monas, así que ponerle imaginación y sed creativos con ellas. Si no se os ocurre nada, siempre podéis hacerla redonda. En cualquiera de los casos, una vez tengamos la forma deseada, haremos un hueco en el medio con los dedos y colocaremos nuestro huevo cocido. Una vez tengamos la estructura montada podemos hacer “churritos” con la masa que habremos apartado y colocarlas en forma de cruz por encima del huevo cocido.

– Colocamos las monas en una bandeja de horno con papel, separadas entre si y las tapamos con un paño limpio. Dejamos que fermenten 1 o 2 horas, para que suban bien.

– Una vez pasado este tiempo, con nuestras monas bien gordotas, encenderemos el horno a 180ºC y mientras se calienta, iremos pintando nuestros bollos con huevo batido y decorándolas con azúcar o anisetes de colores. (Si pensáis bañarlas en chocolate, podéis saltaros este paso y hornearlas sin nada. En ese caso, una vez las tengamos hechas, vertiéremos chocolate de cobertura previamente fundido al baño maría o en el microo y lo dejaremos enfriar para que endurezca la capa).

– Cuando el horno esté bien caliente, meteremos la bandeja de monas y las dejaremos cocerse unos 15 o 20 minutos, hasta que las veamos doraditas.

– Pasado este tiempo, y comprobando que estén hechas (si tenemos dudas, podemos pinchar con un palillo para ver si salen secas) Sacaremos la bandeja del horno y las dejaremos a temperatura ambiente unos minutos antes de dejarlas enfriar en una rejilla o en un plato (esto es importante por que cuando las sacamos, están realmente blandas y pueden partirse si tienen formas finas).

– Una vez realizado el proceso solo queda comérselas y por supuesto hacer uso de la tradición y cascarle el huevo por sorpresa a alguien en la frente (os recomendamos que ese alguien sea una amistad, de lo contrario, igual el huevo os lo tragáis más rápido de lo normal).

No desesperéis si en esta ocasión vuestras monas no han salido como esperabais, a veces ocurre que, las primeras, salen un poco más duras de lo que nos esperamos. Pero las siguientes seguro que os salen espectaculares. Solo es cuestión de paciencia y práctica.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y dale al “me gusta” en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment