Mogambo, un puto antro en pleno centro de Valencia

Fachas, negros, gais, hipsters… todos ellos conviven en paz y armonía en Mogambo, un auténtico antro ubicado en pleno centro de Valencia donde puedes pasar una de las noches de fiesta más surrealistas de tu vida. Una experiencia que, sin ninguna duda, te recomendamos.

3:45 de la madrugada. “Alex, que vamos para allá”. Todo el mundo sabe que en Valencia, a esas horas, los pubs están más cerca de cerrar que de vivir su momento cumbre de la noche. Unas llegan, otros se van, y la pregunta que surge siempre: “¿dónde vamos?”. Generalmente, soy de los que piensan en las personas que te acompañan a la hora de decidir por acudir a un lugar u otro, y si me llevo a nuestra compañera al típico Mya de turno, lo más normal es que el lunes presentase la dimisión.

Las opciones son realmente pocas, y más después de leer en Facebook la reflexión de T. Tommy acerca de la “variedad musical” en la noche valenciana. Así que la mente te lleva a pensar en algún lugar diferente, en un sitio donde puedas escuchar música distinta y pasarlo bien. Y por qué no, contemplar la variedad que te puede ofrecer un establecimiento que no está de moda. Lo tengo claro, ese lugar es Mogambo.

Como comentado antes, Mogambo es un lugar diferente. El postureo, tan de moda en los locales de moda de Valencia, no existe. No ves a gente haciéndose selfies, no ves a chicas monas poniendo morritos y sacando pecho para subir la foto a Facebook, y no ves a animales de gimnasio mirándote por encima del hombro cuando su mayor logro en la vida ha sido tener unos buenos pectorales. No, eso no existe en Mogambo. Es más, en el rato que estuvimos no vimos un solo flash de cámara del móvil. Y lo normal es que tampoco escuches el Taxi o la última canción de Enrique Iglesias. Toda una experiencia.

Entonces, ¿qué encuentras en Mogambo? Pues como comentado en la introducción, una buena variedad de tribus urbanas teóricamente incompatibles, conviviendo en paz y armonía bajo una buena selección de la mejor música electrónica. De hecho, posiblemente sea uno de los locales de Valencia a la hora de escuchar música de este estilo, nada comercial. Y además de eso, te encuentras con que la única camarera tiene cerca de 65 años y más pinta de preparar los Reyes para sus nietos que de preparar gin tonics, con una cabina de djs compuesta por un hipster, un chico con rastas y el que suponemos que es el marido de la camarera, poniendo auténtico musicón, con negros que intentan ligarse a tu compañera de trabajo porque “me da igual que hayas venido con tu marido, me estás poniendo mucho viendo como te meneas” y con un cuarto de baño en el que amablemente te ofrecen una buena variedad de lacasitos.

Bueno, también tenemos a las chicas latinas que tendrán poco más de 18 años haciendo su espectáculo semi erótico de forma muy profesional, aunque no llegamos a hacer la propuesta formal de trabajo. Eso sí, el chico que tuvo su sesión de baile seductor individual en el cual manoseó cual hombre virgen a su bailarina, se fue contento a casa. Seguramente también se fue caliente, nunca lo sabremos. Y, por supuesto, a las dos parejas a las que parecía dar igual si se intercambiaban a sus amantes, ofreciendo otro espectáculo que, por su bien, debían haber finalizado en el cuarto de baño.

“Estamos aquí porque no había un sitio más barato”

Justo antes de irnos, vemos cerca nuestro a una pareja con una amiga. Desentonan totalmente. Sin ánimo de faltar a nadie, parecen gente normal. Y quizá un poco desubicados con respecto al entorno en el que se encuentran. “Lucía, estos se han equivocado”. Nos animamos a hablar con ellos.

-Disculpad que os molestemos, somos periodistas, estamos aquí analizando el local, y vemos que desentonáis. ¿Qué hacéis vosotros en este antro?

-Pues tío, estamos aquí porque no había un sitio más barato. Hemos entrado los tres por diez euros.

-Mamones, nosotros hemos pagado diez euros cada uno. Vale, seguramente sois más listos que nosotros. Bueno, ¿qué os parece esto? ¿No venís habitualmente, verdad?

-La verdad es que no, pero hoy no hay mucho ambiente por ahí y hemos acabado aquí. La música no está mal.

Y creemos que el ambiente, aunque parece que les asuste, en el fondo les gusta. En caso contrario, lo normal es irse, y más cuando la entrada te ha salido casi gratis. El caso es que nos despedimos, muy simpáticos ellos, y nos vamos. Y nos vamos con la sensación de haber pasado un rato genial, de que Mogambo puede que no sea ese local de moda en el que acabes harto de pisotones, empujones y de hacer fotos a gente con la que solo vas a intercambiar un “sí, claro” y un “os he hecho dos, por si acaso”. Hay que visitar Mogambo Valencia, aunque solo sea una vez en la vida. Y disfrutarlo. Deja tus prejuicios en casa y disfruta. Incluso déjate los tacones, si eres mujer. Ponte zapatillas y prepárate para saltar.

Mogambo está ubicado en la Calle de la Sangre, junto al Ayuntamiento de Valencia.

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture y @Monle85

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

1 comentario en Mogambo, un puto antro en pleno centro de Valencia

Deja un comentario