¿Por qué los valencianos nos empeñamos en renegar de nuestra historia?

Estimado lector, antes de que continúes con la lectura de este artículo, te aviso: Valencia fue capital de la Segunda República Española. Igual en este momento has sufrido un ataque de histeria, te han salido sarpullidos o gremlins de la espalda. Lo siento, no era mi intención. Simplemente es un hecho histórico que no vas a poder cambiar. Continuar leyendo este artículo ya es decisión tuya.

Resulta que el Ayuntamiento de Valencia (de forma partidista o no, eso ya es opinión de cada uno -personalmente creo que sí-) está conmemorando el 80 aniversario de la proclamación de Valencia como capital de la República Española. Ojo, no celebran la proclamación de la República (hecho que tuvo lugar cinco años antes, el 14 de abril de 1931), sino que Valencia fue capital. Nada más.

La pancarta de la discordia. Podemos ver como la bandera española sigue ondeando en el balcón del Ayuntamiento de Valencia.
La pancarta de la discordia. Podemos ver como la bandera española actual sigue ondeando en el balcón del Ayuntamiento de Valencia.

Existe una corriente de opinión que ve una bandera republicana y le hierve la sangre. Parece ser que ha llegado el momento de dejar claros una serie de conceptos básicos sobre una república:

1º: una república, como concepto, no es ni más ni menos que un Estado en el que no hay monarquía. No es una dictadura. No se comen niños. No supone pobreza. No supone comunismo. Como ejemplos de república tenemos países tan pobres y dictatoriales como Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia o Irlanda, todos ellos comunistas. Podemos continuar con países latinoamericanos, africanos o asiáticos, pero ahí las situaciones son más complejas. Situación que, por otro lado, no tiene nada que ver con un Estado monárquico o republicano.

Formas republicanas. Podemos ver el enorme comunismo y lo dictatoriales que son todos los países republicanos del mundo.
Formas republicanas. Podemos ver el enorme comunismo y lo dictatoriales que son todos los países republicanos del mundo.

2º: hay republicanos de derechas. Igual que hay monárquicos de izquierdas, aunque sea menos habitual. Ser republicano no te convierte automáticamente en persona de izquierdas, ni en catalanista o antiespañolista. Ah, ser de izquierdas no es malo. Ser de derechas tampoco. Ni ser catalanista. Ni ser españolista. Ser malo es hacer daño a alguien, robar, matar o hacer cosas malas, no tener una ideología u otra.

Estos no son malas personas, solo tienen una ideología.
Estos no son malas personas, solo tienen una ideología.
Estos tampoco son malas personas, solo tienen su ideología.
Estos tampoco son malas personas, solo tienen su ideología.
Y estos tampoco son malos, tienen una tercera ideología.
Y estos tampoco son malos, tienen una tercera ideología.
Estos sí que son malos, porque roban.
Estos sí que son malos, porque roban.

3º: la Segunda República Española, la que nos incumbe, fue democrática. Vale que estudiar historia puede ser un coñazo, pero hay una serie de conceptos básicos que hay que tener en cuenta. La Segunda República Española fue el régimen político democrático que existió en España entre el 14 de abril de 1931, fecha de su proclamación, en sustitución de la monarquía de Alfonso XIII, y el 1 de abril de 1939, fecha del final de la guerra civil, que dio paso al régimen franquista. ¿Sabías que entre los años 1923 y 1930 gobernó en España Miguel Primo de Rivera? Pregunta de examen: ¿de forma democrática o mediante golpe de estado?

Primo de Rivera, ¿demócrata o dictador?
Primo de Rivera, ¿demócrata o dictador?

Ahora, ¿por qué se proclama esa Segunda República Española?

Las elecciones municipales del domingo 12 de abril de 1931 arrojaron, en el momento de la proclamación del nuevo régimen, unos resultados parciales de 22.150 concejales monárquicos -de los partidos tradicionales- y apenas 5.875 concejales para las diferentes iniciativas republicanas, quedando 52.000 puestos aún sin determinar. Pese al mayor número de concejales monárquicos, las elecciones suponían a la Corona una amplia derrota en los núcleos urbanos: la corriente republicana había triunfado en 41 capitales de provincia (recordemos que, en la actualidad, son 52 las provincias españolas).

Alfonso XIII
Alfonso XIII

Y el Rey Alfonso XIII es quien deja el poder por iniciativa propia, nadie le echa. Éstas fueron sus palabras del 16 de abril de 1931 a través del diario ABC:

Las elecciones celebradas el domingo me revelan claramente que no tengo hoy el amor de mi pueblo. Mi conciencia me dice que ese desvío no será definitivo, porque procuré siempre servir a España, puesto el único afán en el interés público hasta en las más críticas coyunturas. Un Rey puede equivocarse, y sin duda erré yo alguna vez; pero sé bien que nuestra patria se mostró en todo tiempo generosa ante las culpas sin malicia.

Soy el rey de todos los españoles, y también un español. Hallaría medios sobrados para mantener mis regias prerrogativas, en eficaz forcejeo con quienes las combaten. Pero, resueltamente, quiero apartarme de cuanto sea lanzar a un compatriota contra otro en fratricida guerra civil. No renuncio a ninguno de mis derechos, porque más que míos son depósito acumulado por la Historia, de cuya custodia ha de pedirme un día cuenta rigurosa.

Espero a conocer la auténtica y adecuada expresión de la conciencia colectiva, y mientras habla la nación suspendo deliberadamente el ejercicio del Poder Real y me aparto de España, reconociéndola así como única señora de sus destinos.

También ahora creo cumplir el deber que me dicta mi amor a la patria. Pido a Dios que tan hondo como yo lo sientan y lo cumplan los demás españoles.

Por cierto, la Segunda República Española tenía Constitución, podéis aprender más sobre ella en este enlace.

Hablemos de banderas. ¿Es ilegal exhibir la bandera republicana?

Actualmente, la bandera oficial del Estado Español “está formada por 3 franjas horizontales roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas” conforme dispone el artículo 4.1 de la Constitución Española. Como se puede deducir, nada se establece en cuanto al escudo de España, el cual fue incluido 3 años después en la Ley 39/1981 también conocida como “Ley de banderas”.

“Pero que estamos hablando de la bandera republicana”. Cierto. Exhibir banderas republicanas está amparado por los artículos de la Constitución que consagran la libertad ideológica y la libertad de expresión. La bandera republicana (oficial desde 1931 a 1939) es preconstitucional, pero no es ilegal ni tampoco es in/anticonstitucional.

“Partidista, que eres un partidista. ¿Qué pasa con la bandera del águila?”

En nuestro país no resulta punible la mera exhibición si esta no va acompañada de una conducta activa propia de un crimen de odio o discurso que ensalce la violencia o el odio.

Ni la Ley de Seguridad Ciudadana (Ley Mordaza), ni el propio Código de 1995 sancionan la exaltación o apología del franquismo. De hecho, el componente ideológico sólo está considerado un agravante de otros delitos tipificados en el texto vigente hasta ahora.

En conclusión, ambas son legales siempre que no se utilicen por organismos públicos y ondeen en instituciones oficiales.

¿Por qué molesta a muchos valencianos que se recuerde que Valencia fue capital de la República?

Sinceramente, no tengo respuesta para eso. Ni lo entiendo. A mi particularmente me enorgullece que Valencia haya sido capital de nuestro país en una etapa democrática de su historia. Es más, ojalá fuese capital de España en la actualidad. Ojalá hubiese sido capital del Imperio Romano o del propio Imperio Español. Ojalá Valencia fuese la ciudad más importante del mundo en la actualidad. Ojalá Valencia fuese una referencia a nivel internacional, pero no lo es.

Es curioso que muchos de los que critican todo esto en redes sociales y tiran al clásico “catalanista” o “antivalenciano” cuando se refieren al actual alcalde, lo hagan en español y no en valenciano. También es curioso que los que se ofenden por la bandera republicana no se ofendan por la que lió un monárquico en Xàtiva. Y parece que tampoco se ofenden por el hecho de que la actual monarquía no pida disculpas por quemar un pueblo entero lleno de valencianos.

Pero no pasa nada por recordar una parte de nuestra historia. ¿Fue buena o mala la República? Pues no seré yo quien lo diga, tengo 31 años y no viví aquella época. Ni pretendo adoctrinar con este artículo. Para unos sería mejor y para otros sería peor. Pero no podemos renegar de determinadas cosas, y mucho menos de nuestra historia. Eso sí, tenemos que empezar a distinguir entre dictadura y democracia, y saber que una república, sea en el país que sea, no es precisamente dictatorial.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment