La Valencia oculta: La Cornudilla

entradas-Cirque-Soleil-ticketea

La Cornudilla es una pequeña aldea perteneciente al término municipal de Requena, ubicada entre las poblaciones de Marcos y Ruices. Abandonada en los años 50 del siglo pasado, debería tratarse de uno más de esos núcleos de población dejados de la mano de dios, en la que el tiempo acabaría con los restos que allí permanecen. Pero, curiosamente, La Cornudilla es uno de los pueblos más conocidos dentro de la investigación paranormal española.

Hablar de La Cornudilla es, inevitablemente, hablar de misterio. La Cornudilla es un pequeño núcleo de población cercano a la localidad de Requena que a día de hoy se encuentra totalmente abandonado, situación en la que lleva prácticamente 70 años. Los motivos pueden ser muchos, como el abandono de las zonas rurales de nuestro país en busca de nuevas posibilidades de futuro o el abandono por las duras condiciones climatológicas de la zona, pero hay quien achaca este abandono a lo que allí sucedió durante un largo número de noches.

Situémonos a mediados de los años 50. La Cornudilla no tenía nada que ver con lo que es hoy. Siendo una pequeña aldea, la vida estaba presente a lo largo de todas las esquinas de la pequeña aldea. Lejos de la gran ciudad, los habitantes de La Cornudilla habrían sido los mismos de siempre, los de toda la vida, y aquel sería el pueblo tranquilo de siempre.

De repente, todo empieza a cambiar. Si bien los días están llenos de tranquilidad, las noches se convierten en un auténtico infierno para los habitantes de esta pequeña localidad valenciana. Murmullos, gritos, lamentos y sombras fantasmagóricas comienzan a habitar las casas de La Cornudilla. Algo extraño estaba sucediendo, y nadie era capaz de explicar qué o quién era el autor de todo aquello.

La Cornudilla – sobreleyendas.com

Nadie hablaba de ello de forma abierta, por miedo a que les tachasen de locos. Aquella situación se trataba en el más absoluto de los secretos, solo se comentaba a las personas de más absoluta confianza. Incomprensiblemente, todos coincidían en que también habían experimentado esas situaciones. Aquello no era normal, y el asunto comenzó a ser de dominio público. Decidieron entonces hacerlo público, y hablaron de “duendes” como única explicación a lo que allí sucedía.

Tal y como aquellas extrañas situaciones llegaron, se marcharon. Los habitantes comenzaron a retomar la tranquilidad, a recuperar la vida que habían tenido antes de aquellos extraños sucesos. Todos menos los que ocupaban la que se conoció como “la casa de los ruidos”. Aquel era el más absoluto de los infiernos: además de los angustiosos gritos y lamentos, se escuchaba como llegaban desgarradores chillidos del interior del pozo, como si alguien estuviese sufriendo en la zona más oscura de la vivienda. Pero aquello no se quedaba allí, ya que en aquella casa fueron numerosos los poltergeist que se registraron, haciendo que sus habitantes viviesen situaciones de auténtico pánico.

Hartos de todo aquello, la familia decidió marcharse y dejar atrás todo ese sufrimiento. No merecía la pena, aquello era un auténtico sinvivir. Y no fueron pocos los que les acompañaron. Quizá por miedo a aquella situación o quizá en busca de un futuro mejor, quien sabe.

La Cornudilla quedó abandonada para siempre. Al menos en cuanto a vida humana se refiere, ya que no son pocos los que siguen afirmando que allí siguen sucediendo situaciones extrañas. Hay quien dice que aún hoy se sigue escuchando ruidos, chillidos y lamentos. Incluso hay quien dice que no son pocas las fantasmagóricas sombras que se ven alrededor de la casa. Curiosamente, “la casa de los ruidos” es la única que queda en pie.

Os dejamos un vídeo en el que se recoge testimonios de distintos habitantes de la zona y en el que se adentra en el interior de la casa:

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture y @Monle85

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine y Top Valencia

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment