El dedo en la llaga: Valencia y su carril-bici

En mi primer artículo en esta web había pensado hablar de un lugar maravilloso y especial que tenemos en nuestra amada Valencia, y no me refiero las ruinas del nuevo Mestalla.

Estoy hablando ni más ni menos que del carril-bici.

Seguramente os preguntaréis qué tiene de especial, de mágico, de increíble un carril-bici, es decir, unas baldosas de color rojo y más rayas blancas que en los retretes de cualquier discoteca. Pues bien, es lo que se debería conocer como la primera zona multiusos urbana.

El uso principal es el de ruta a pie. Atrás quedaron las caminadas por el río, ahora puedes echar a andar por este espacio habilitado para los peatones. ¿Qué es más sencillo, circular por varios metros de ancho de pavimento gris o por una franja mínima de otro color? En efecto, los colores chillones nos llaman. Por si no fuera poco, te rodeará el dulce sonido sedante de las campanitas angelicales de los ciclistas. Puede que alguno hasta te insulte, pero que se fastidien y que vayan por donde les toca ir.

Por si en algún momento te cansaras de este dulce sonido no habría problema, porque también es una disco-móvil personalizada, dado que puedes hacer uso del mp3 mientras caminas y que nada entre en tus importantes pensamientos.

Además se permite practicar formaciones de rugby en él, de modo que puedas con tus amigos ocuparlo todo mientras caminas y que no pueda pasar ni una mosca por él. La ronda norte es un espacio ideal.

También constituye una zona de telefonía móvil muy importante, si tienes que realizar alguna llamada importante o simplemente mirar el whatsapp y ver vídeos de gatitos, el color rojo es equivalente al gris. Total, se parecen bastante.

Por si no lo sabíais, es la sala de espera al aire libre en la puerta de los colegios. Ese lugar donde les enseñan valores, como la sensibilidad por la ecología. Mientras esperas a tus hijos puedes hablar con otros padres sobre cómo mejorar el medio ambiente o proponer medidas para usar menos el coche, con lo que a su vez hace de foro de debates. Los institutos de El Clot y Juan Comenius con el parque de Marchalenes son grandes focos intelectuales.

Para los niños supone un campo de fútbol improvisado. Las líneas blancas pueden delimitar una portería, el fuera de banda… incluso tú como padre puedes hacer de árbitro. Por si no sabías esto, puedes sumarte a los eventuales partiditos en la calle Economista Gay.

Es un contenedor alternativo. Por si los contenedores de basura no tuviesen la suficiente capacidad o tuvieses cristal para tirar también puedes ocupar este área; incluso puedes dejar vidrios pequeños en él, como en la calle Nicasio Benlloch, a la altura de los hoteles.

Supone ser plaza extra de aparcamiento o por lo menos puedes invadir gran parte de él metiendo el morro del coche, como en la calle San Pancracio o en Nicasio Benlloch a la altura de la parada del 28.

Por último, pero no menos importante, es el área de seguridad. Para cruzar la calle tienes que mirar a la izquierda y a la derecha por si pasa algún vehículo. Pero una vez vas a meterte en las baldosas rojas ya no hace falta mirar. ¿Para qué? Te puedes relajar por completo y si oyes campanitas debes seguir adelante, ¡te están dando la bienvenida!

Artículo escrito por Raúl Núñez. Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

8 comentarios en El dedo en la llaga: Valencia y su carril-bici

  1. My spouse and I absolutely love your blog and
    find most of your post’s to be what precisely I’m looking for.
    Does one offer guest writers to write content in your
    case? I wouldn’t mind creating a post or elaborating on a few of the subjects you write related to here.
    Again, awesome web site!