El dedo en la llaga: hasta siempre, Carlos Marchena

Carlos Marchena se retira a los 36 años

Carlos Marchena, ese hombre querido y odiado a partes iguales, cuelga las botas a sus 36 años, después de un par de temporadas en el más absoluto de los olvidos, apartado totalmente de los focos mediáticos, absorbido por una especie de alzheimer colectivo que ha borrado de la memoria cualquier referencia a este futbolista que, sin hacer mucho ruido, dio muchas nueces al valencianismo y a la selección.

Corría el verano de 2001. El Valencia CF venía de perder su segunda final de Champions League consecutiva y veía como el murciélago del escudo, Gaizka Mendieta, volaba hacia tierras italianas en busca de un gran contrato. La afición se quedaba huérfana de ídolos, tan solo quedaba que Pablo Aimar diese el rendimiento deseado desde que firmó por el club de Mestalla. Pero esa misma afición no sabía que se encontraba en el ecuador de la mejor época de la historia del club.

Era una época de cambios, de soltar ropa vieja y comprar en rebajas, que era lo que se podía permitir el club por aquel entonces. Era época de toreros y de dimisiones. Y entre todo aquel barullo, un falso ídolo que se iba, y un chaval que venía. La magia del deseadísimo Zlatko Zahovic nunca se vio en Mestalla, y será recordado por fallar una ocasión clarísima que hubiese dado la primera ‘orejona’ al Valencia, y por ser la moneda de cambio en el fichaje de Carlos Marchena, un chaval que vendría del Benfica y del que las pocas referencias que se tenía eran de su época en la cantera del Sevilla.

El primer recuerdo que tengo de Marchena es el de su gol en el Camp Nou. ¿Qué digo gol? ¡Golazo! La enganchó desde 30-35 metros y la clavó por la escuadra. Vaya estreno goleador con el Valencia, espectacular. 2-2 al final, un resultado que quizá fue clave en la consecución del título de Liga 31 años después.

Aquella temporada entró en los planes de el hoy enemigo público número 1 del fútbol español, Rafa Benítez. Aunque la pareja titular era la dupla argentina formada por Ayala y Pellegrino, Marchena pudo disputar un buen número de encuentros a final de temporada. Incluso acabó siendo clave aquel año, ya que a pocos partidos para el final, tuvo que formar pareja de centrales con Djukic, ante la baja de los dos argentinos. Y a pesar de las ausencias, el Valencia volvió a ser campeón.

marca.com

Duro, expeditivo, incluso teatrero, su momento cumbre llegó en la temporada 2003-04, cuando se convirtió en el central titular indiscutible junto al ratón, consiguiendo el doblete histórico, que ya va siendo hora que asumamos como lejano. Protagonista de aquel inexistente penalti sobre Raúl, se convirtió en uno de los blancos preferidos de la prensa. Era la época en la que el Valencia era conocido como el Violencia. ¡Qué años aquellos!

Nunca cayó bien, nunca fue amigo de la prensa, ni de la local ni de la nacional. Pero siempre fue un auténtico profesional. En la sombra, mientras unos ídolos dinamitaban la estabilidad del club reclamando 60 millones de euros en los juzgados, fue clave para que ese Valencia CF del que nunca fue aficionado (al menos en la infancia) no descendiese a segunda división. Junto a Rubén Baraja fue el malo de la película para los medios de comunicación, el vendido, el traidor; pero fue el gran salvador de un club que nadaba a la deriva y que podía haber vivido los últimos capítulos de una apasionante historia.

Hombre de club en el Valencia, fue clave en la consecución de la Eurocopa 2008 para la Selección Española, una competición en la que fue nombrado mejor central. Indiscutible para Luis Aragonés, considerado ‘el padre’ por sus compañeros, nunca contó con la aprobación del público nacional, más pendiente de aquellos jugadores que protagonizaban portadas. Pero ahí estaba, ahí estuvo y ahí estará, siendo historia. Porque con Marchena (y con muchos más), empezó todo.

marca.com

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture y @Monle85

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine y Top Valencia

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment

Deja un comentario