El dedo en la llaga: domingos libres, ¿sólo para centros comerciales?

entradas-Cirque-Soleil-ticketea

Y los centros comerciales volvieron a tener sus puertas cerradas en domingo, para sorpresa de muchos. Bueno, todos no, solo algunos, los que están fuera de la zona turística de Valencia. Porque los empleados de los centros comerciales El Saler y Aqua tuvieron que volver a su puesto de trabajo otro domingo más. Como los del centro de Valencia, para los que parece que nunca más vaya a haber posibilidad de librar un domingo, a no ser que coincida con alguna fecha festiva destacada en la que todo cierra, tipo Navidad o Año Nuevo.

El tema del cierre en domingo de los centros comerciales en Valencia ha sido la estrella de las redes sociales a lo largo de esta semana. Como siempre, ha habido defensores y detractores de la medida, llegando a caldear el ambiente en algunos casos. El argumento estrella de los defensores era la conciliación familiar, destacando el derecho a disfrutar de sus familias el domingo, día que se debe compartir con los seres queridos. Los detractores eran duros al respecto, aludiendo, en muchos casos, a una supuesta falta de ganas de trabajar de los empleados de los centros comerciales.

lovevalencia.com

Debemos partir de la base de que la medida de abrir los centros comerciales en Valencia los festivos fue una auténtica chapuza. No la medida en sí, que bajo mi punto de vista es buena (aunque considero que hay cosas mejores que hacer un domingo que ir a un centro comercial) y debería haber ayudado a la creación de empleo. El problema estuvo en la aplicación. Se debería haber legislado de un modo mediante el cual se hubiese obligado a las empresas interesadas en abrir sus puertas a contratar personal para fin de semana, focalizando las contrataciones en parados de larga duración y gente joven, que ha sido uno de los sectores más afectados por la crisis. Pero lejos de potenciar esto, se dejaron las cosas como estaban, perjudicando al pequeño empresario, perjudicando al empleado que tuvo que trabajar más horas sin el consiguiente aumento de salario, y sin solucionar el problema del desempleo.

La nueva medida ha sido acogida con satisfacción por los empleados anteriormente perjudicados y ahora beneficiados. Uno de los argumentos que siempre han defendido ha sido que se podía comprar de lunes a sábado, que no hay ninguna necesidad de comprar un domingo. Y estoy de acuerdo, aunque soy de los que siempre se queda sin productos básicos el domingo y toca recurrir al centro comercial que esté abierto.

[the_ad_group id=”4532″]

Pero, si podemos comprar de lunes a sábado y que los empleados de tiendas descansen los domingos, ¿por qué no podemos ir al cine un miércoles (que es más barato), o salir a cenar con la familia el sábado por la noche en vez de ir a comer el domingo a mediodía? ¿Es necesario comprar el pan el domingo a las 11 de la mañana pudiendo comprarlo el jueves y congelarlo? ¿La conciliación familiar solo debe ser para unos o debe ser para todos?

Dentro del radicalismo que he visto por parte de muchos empleados de centros comerciales y por los que me alegro de la nueva medida (abrir un centro comercial en domingo es innecesario), me queda la sensación de que hay una gran parte de hipocresía y cierto egoísmo. ¿Con qué legitimidad sale al cine un empleado de (ponga usted la tienda que más le guste) un domingo a las 18:00? ¿Es moralmente correcto cenar esa misma noche en el Mc Donald´s? ¿Quién dicta lo que “se puede hacer” y lo que no? Es más, ¿qué es moralmente correcto hacer y qué no? ¿Conciliación familiar para unos o para todos?

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture y @Monle85

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine y Top Valencia

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment