El dedo en la llaga: a partir de ahora, a la playa en pelotas

Decidido, la próxima vez que vaya a la playa, pienso ir desnudo. En pelotas, en bolas, con la manguera (bueno, manguerita) al aire, que la vea todo el mundo. Total, si la playa nudista está llena de gente vestida, familias enteras que van allí a pasear, incluso un tío que viene vestido “de gala” con su polo, su pantalón de vestir y zapatos, los nudistas tendremos que llenar las playas convencionales de nudismo. Es justo, ¿no?

Ya hace tiempo que veo esta circunstancia en la playa nudista de El Saler. Por algún motivo que desconozco (mentira, sé cuál es), se ha puesto de moda entre un buen número de personas el ir a esta playa nudista a no hacer nudismo. Y oye, que me parece perfecto, sufre más el que mira que el que enseña, pero ya está bien. ¿Que vista una, vistas todas? Desde luego, será cuestión de tamaño el asombrarse más o menos, pero si quien practica nudismo ya está bastante limitado, como para que encima se llene “su” playa de no nudistas.

Al final está claro que las playas son de todos, pero también entiendo que debería ser una cuestión de “respetar” los espacios de cada uno. Entiendo que una persona vaya por circunstancias a una playa nudista y no se destape (a mi me sucedió durante los primeros cinco minutos en una de estas playas), pero no entiendo que un domingo por la tarde haya 20 vestidos por cada nudista.

La excusa de “no sabía que esta playa era nudista” tampoco creo que valga en este caso. Es cierto que la playa nudista de Pinedo te la encuentras mientras vas caminando, ¿pero la de El Saler? ¡Si hay que ir en coche hasta allí!

Hay más de 500 kilómetros de playa en la Comunidad Valenciana. De esos, supongo que ni el 5% serán de playas nudistas. ¿En serio hay necesidad de convertir una playa nudista en una playa normal? ¡Si por cada nudista había 10 vestidos!

Y luego están los mirones. Ya sé que no me leerán, pero los tres chavales del bañador azul que no paraban de mirar a los demás, podrían cortarse un poco. Aunque bueno, me sentí algo halagado, tendría que haberme acercado a ver si también querían tocar, porque vaya tela.

O los que van con la familia al completo. La última vez que estuve por allí, una familia entera, abuela incluida, todos bien vestiditos paseando mientras algunos lucíamos nuestras penas bajo el sol radiante. Una situación comodísima, oiga.

Así que ya lo tengo decidido, la próxima vez que vaya a una playa “normal”, iré de este modo. Total, no es una cuestión de falta de respeto, ¿verdad?

whatsapp-image-2016-09-12-at-10-01-24

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment

Deja un comentario