El dedo en la llaga: ojo, que Mercadona no es el demonio

entradas-Cirque-Soleil-ticketea

Y si lo es, lo es al nivel de otras grandes empresas. Si en el día de ayer estuvimos analizando la cuestionable imagen que ofrecieron los directivos de Mercadona en el programa “Salvados” de La Sexta, quizá toque analizar las cosas desde un punto de vista algo más neutral. Porque sí, aunque parezca mentira, se puede ser neutral cuando se habla de Mercadona.

Siempre me ha resultado curioso que el centro de todas las críticas que se publican en las redes sociales acerca del empleo en supermercados o hipermercados recaigan en Mercadona. Rara vez he visto críticas en Facebook acerca de Carrefour, Lidl o Día. Y sé que a nivel personal las hay, conozco empleados de esas compañías y los comentarios no son del todo buenos. Pero en redes sociales es complicado leer nada sobre ello.

¿Son esas grandes compañías las que alimentan las críticas hacia la empresa de Juan Roig? Porque una de las diferencias entre Mercadona y su competencia es la publicidad en medios de comunicación. Mientras la empresa valenciana no se publicita, resultaba curioso ver un anuncio de Día en los vídeos del programa que emitía La Sexta. Y no sé por qué, no me imagino a Jordi Évole haciendo este mismo programa en Día.

¿Es un problema del autobombo que se da Mercadona? Mucha gente critica que Mercadona se pone a sí misma como ejemplo de gran gestión de recursos humanos. Pero veamos más allá, rara vez una empresa habla mal de sí misma. ¿Conoces alguna empresa que diga públicamente que paga una miseria a sus empleados o que los explota laboralmente, sabiendo que lo hacen? Yo no.

Leo críticas sobre el horario de trabajo en Mercadona, que si era una salvajada. ¿Salvajada? ¿En serio? ¿Un contrato de 40 horas es una salvajada? En mi último empleo trabajaba de 8 a 19 prácticamente a diario (pocos días salía antes de las 19, y con cierta frecuencia llegaba a las 20) siendo mi horario de salida las 18. Eso sí, de lunes a viernes, no hasta el sábado. Y ojo, con contrato indefinido y un sueldo decente. ¿Cuándo fue la última vez que cumpliste con ambas?

La forma de afrontar las bajas laborales sí que fue falsa. La potestad de dar una baja médica por un accidente laboral es de la mutua correspondiente, no pertenece al médico de la Seguridad Social. Ahí miente el directivo de Mercadona que dio la información. Pero independientemente, ¿cuántas empresas están despidiendo a empleados que faltan algún día a su puesto de trabajo por temas médicos? ¿Cuántos compañeros de trabajo, o tú mismo, has visto trabajando con fiebre o malestar? A montones. Esto no es exclusivo de Mercadona, sino que sucede mucho más de lo que debería.

Me llamó poderosamente la atención el hecho de que uno de los interproveedores de Mercadona saliese a oscuras, ocultando su identidad. La sensación que me transimitió fue la de una persona despechada, alguien que por algún motivo ha dejado de trabajar con esta cadena y tiene cierto rencor. Aunque es cierto que Mercadona aprieta, como es normal, y como haríamos todos.También habría que ver si subió el salario de los empleados cuando multiplicó su facturación por 20.

Se le ha dado una especial importancia al ejemplo que puso de la pasta de dientes o de los billetes. No deja de ser un ejemplo gráfico y en cierto modo comprensible. ¿Si puedes evitar un gasto, para qué vas a generarlo? ¿Sabéis cómo ganó una conocida firma de dentífricos más dinero? Haciendo el agujero del tubo un milímetro más grande. ¿Sabéis qué ha hecho Toblerone para no tener que subir precios en Reino Unido por la inflación tras el Brexit? Reducir el número de porciones en cada tableta.

Dicho esto, ¿por qué no salió un interproveedor que no pareciese tan “acojonado” como el dueño de Anitín? ¿No existe o no se genera tanto morbo sacándolo? Casa Tarradellas hace las pizzas de Mercadona, y no creo que una empresa de ese tamaño tenga un dueño tan estúpido como para venderse a un trilero.

Otra de las opiniones que se lee de forma habitual es que Mercadona es una secta. Ahí no voy a entrar, no lo he vivido desde dentro. Pero ejemplos de empresas sectarias hay cientos. Sin ir más lejos, una de las inmobiliarias que mayor presencia tuvo en España a mitad de la década pasada te obligaba a desayunar cada día en el mismo bar, comprar el periódico en el mismo kiosco, te prohibía acercarte por la oficina con gafas de sol, te estipulaba un modelo “máximo” de coche que podías comprarte, no contrataba mujeres para evitar relaciones sentimentales, y prohibía el consumo de alcohol incluso en las cenas de empresa. Eso sí es sectario. Aunque no parecían robots programados como los directivos de Mercadona.

Como cualquier empresa, Mercadona tiene el objetivo de ganar dinero, y creo que tenemos tendencia a olvidarlo. Las empresas son empresas, no ONG´s. Al igual tu objetivo como empleado es conseguir el mejor salario con las menores horas de trabajo posibles. Su imagen en el programa del domingo fue lamentable, la verdad, aunque nos cuentan desde dentro que esperaban incluso mayor sensacionalismo por parte de “Salvados”. Ya esperaban el tono que se iban a encontrar en el programa, y no les ha sorprendido en ningún momento.

De hecho, nuestra fuente también nos cuenta que si bien está trabajando muchísimo en Mercadona, jamás podrá hablar mal de la compañía, que le debe mucho. Y posiblemente el punto intermedio entre la cara buena y la mala que vimos en el programa, exista. Ni me valen los ultra pelotas del principio, ni los ex-empleados que salieron más tarde. Son ejemplos reales (especialmente los últimos), pero son 5 ejemplos en una plantilla de 76.000 empleados. Y es genial que hayan ganado sus litigios, su victoria también es la nuestra.

De todos modos, mucha culpa la tenemos los ciudadanos, tanto en el papel de empleados como en el papel de consumidores. ¿No estás de acuerdo con la explotación a la que se somete a los agricultores? Deja de comprar fruta y verdura en un supermercado, compra en una tienda de barrio (que suele tener mejor producto). ¿No estás de acuerdo con el salario que percibes? Quéjate a tus superiores, no tragues con lo que te den. Y esto lo escribe alguien que ha dejado su empleo hace 15 días al sentirse poco valorado económicamente.

El cambio está en nuestras manos. Mercadona posiblemente no sea un ejemplo de gestión excelente, pero tampoco es el demonio. Y si lo es, quizá sea porque nosotros lo permitimos. Pero al mismo nivel que se lo permitimos a muchas otras grandes empresas para las que no somos nada más que números. Mientras tanto, tragamos.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

2 comentarios en El dedo en la llaga: ojo, que Mercadona no es el demonio

  1. Test de imparcialidad de esta revista online. Quizás un comentario en otro artículo de esta web ayude a añadir valor a tu articulo —> tal cuál fue publicado:

    Kiek 24/11/2016 EN 09:28
    He trabajado en Mercadona, 3 años, todo de maravilla era un “gran trabajador” en palabras de mi coordinadora… y un día de repente me llama a la oficina y me planta la carta de despido…

    Por bajo rendimiento ponía y según sus palabras, es una forma de formalizar el despido, si aquí no queda claro que el despido es improcedente lo que viene después es peor.

    Me presenta el finiquito, todo reducido al 50%, me dan la mitad de lo que me corresponde por los años trabajados, en ese momento rechazo firmar, sólo por unos instantes, ya que a mi negativa me responde con otro documento, la carta de despido de mi mujer (trabajaba en otra tienda distinta a la mía) y me dice que si no firmó, mi mujer también será despedida, porque la empresa no puede tener contratadas a personas que tengan relación con gente que genere problemas…

    Mi error, que firmé, porque acababa de coger una hipoteca y tenía miedo de que nos quedáramos sin trabajo los dos, hoy no lo hubiera hecho…

    Eso es Mercadona y esa es su forma de tratar a sus empleados, somos mercancía con la que traficar para conseguir sacar sus números.

  2. Estoy de acuerdo contigo en que no es el demonio. Todas las empresas hacen sus chanchullos para ganar dinero y no sólo las grandes compañías como Mercadona, cualquier empresario o autónomo intentará ahorrar en lo que pueda para llevarse más. Hoy por hoy se puede decir que las empresas no son los malvados sino los consumidores que a pesar de conocer todos los trapos sucios de las empresas, seguimos comprando como locos cegados por los precios bajos, por estar de moda y otras ventajas.

    Esto demuestra que vivimos en una sociedad enferma que solo busca el interés propio, importándonos un carajo el resto y por poner un ejemplo supongo que un/a trabajador/a de Mercadona que se queja de sus condiciones laborales, como consumidora asistirá a otras compañías como Primark o cualquier otra que ofrece similares condiciones laborales a sus empleados, por no hablar de las condiciones inhumanas de los fabricantes en países donde la mano de obra es irrisoria y los reglamentos laborales escasos, pero da igual porque mientras esa persona pueda adquirir ropa barata, los demás dan igual.