El dedo en la llaga: aquí hay guarros de primera y de segunda

entradas-Cirque-Soleil-ticketea

En los últimos años, el antiguo cauce del Túria se ha convertido en escenario de multitud de eventos gastronómicos y culturales. Allí podemos disfrutar de la feria andaluza, de la feria de julio, de la feria del vino y el producto de la Comunidad Valenciana, de la feria animalista, de la Family Weekend del Valencia CF y demás. Y nunca pasa nada. Nunca, hasta que llega la feria alternativa, por supuesto. Es entonces cuando se ensucia, cuando se hace ruido, cuando todo es un jaleo y cuando hay que tomar medidas. Porque claro, todo el mundo sabe que los que van allí son piojosos perroflautas y que a todas las demás sólo van personas de bien.

Todo el mundo sabe que en la feria del vino nadie bebe nada que no sea agua o que en la feria andaluza nadie tira un papel al suelo. Sólo se ensucia en la feria alternativa. Y es que estos tipos con rastas son unos guarros, no como las personas de bien que van al resto de eventos. Aquellos van con su escoba, su recogedor y su fregona y recogen todo lo que ensucian. Pero no sólo eso, porque cuando la comida está en mal estado y sufren de vómitos, van tranquilamente al baño más cercano a vomitar, limpiando todo lo ensuciado a su paso.

Al menos esto es lo que se desprende de lo leído en algunos medios que ahora ponen el grito en el cielo por el ruido y la suciedad provocada en la feria alternativa. Curiosamente, esos artículos no se leían hace dos, tres o diez años, al igual que no se leen artículos similares en otro tipo de eventos como los mencionados anteriormente. Pero no, el grito en el cielo se pone ahora.

Feria alternativa de Valencia – abc.es

A nivel similar está el runrún que corre ahora de que Valencia se ha convertido en una ciudad sucia, vamos, que está que da asco. Sinceramente, veo Valencia igual que siempre, no veo nada que me llame especialmente la atención como para emitir una queja a nivel público (justamente hoy se publica un artículo en este aspecto en otro medio de comunicación). Bueno, ya denunciamos en su día el estado lamentable de las instalaciones del Hospital Clínico, pero afortunadamente están trabajando en ello.

La lástima está en que mediáticamente se ataque a determinados sectores de la población. Que al final, el que es guarro, es guarro, y hay que recriminarle su actitud sea cual sea su aspecto, ideología o estilo de vida. Pero claro, parece ser que nos hemos convertido en una ciudad en la que hay guarros de primera y guarros de segunda. En fin.

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture y @Monle85

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment