San Valentín de 2001, el día que Pablo Aimar enamoró al planeta fútbol

entradas-Cirque-Soleil-ticketea

Podríamos debatir largo y tendido acerca del fútbol a lo largo de la historia. Podríamos hablar de qué épocas fueron mejores o peores, quién ha sido el más grande de la historia o el mejor equipo que jamás has visto. Y cada participante tendrá su opinión. Lo que siempre queda claro es que, cada cierto tiempo, aparece alguien capaz de enamorar a toda una generación. Pablo Aimar es uno de esos futbolistas, y debutó tal día como hoy hace 16 años.

Era el debut más esperado del año. El Valencia venía de caer en Copa del Rey haciendo el ridículo contra el Guadix, equipo de Segunda B, y el Villarreal había fichado al delantero más deseado del momento, Martín Palermo. La directiva del Valencia, haciendo eso tan valenciano de “ser más que el vecino”, se lanzó a fichar una de las dos grandes promesas argentinas del momento. Junto a Javier Saviola, Pablo Aimar era la gran esperanza argentina, el futbolista que debía devolver a la albiceleste a lo más alto del fútbol mundial. De hecho, Javier Saviola era el que se llevaba la fama, pero, para los grandes sabios del fútbol, Aimar era el bueno. ¿Verdad, Jorge?

Unos 4.500 millones de las antiguas pesetas trajeron al pibe a Valencia. Un precio de risa comparado con las cifras que se manejan a día de hoy, pero una auténtica salvajada para la economía futbolística de entonces. Pero claro, eso de que el hermano pequeño tuviese más relevancia que el mayor era difícil de llevar para una directiva siempre cuestionada. Y así es como Aimar se convirtió en el futbolista más caro en la historia del Valencia.

Pablo Aimar en su presentación como futbolista del Valencia

Y llegó el día del debut. Era un 14 de febrero de 2001. Había dicho Johann Cruyff que Pablo Aimar era uno de los pocos futbolistas en el mundo por el que merecía la pena pagar una entrada. La expectación era máxima, y el rival, inmejorable: el Manchester United de los Beckham, Giggs, Roy Keane, Paul Scholes, Stam, Andy Cole y los hermanos Neville. Aquel equipo que ganó la final de la Champions más increíble de la historia, hasta que el Liverpool de Rafa Benítez le hiciese el lío al último gran Milán.

Allí estaba el Valencia de los Mendieta, Cañizares, Baraja, Ayala, Carboni, Kily González o Anglomá. Aquel equipo no estaba destinado a hacer lo que hizo en la historia del fútbol, pero demostró que el trabajo bien hecho tiene su recompensa, aunque el balón no quisiese entrar aquella puta noche en San Siro.

Aquella noche debiste ser nuestra… – Foto: Plaza Deportiva

Entre ellos estaba el hombre de la noche. Bueno, el niño, porque Aimar apenas tenía 20 o 21 años. Quizá ni eso. Pero era el gran objetivo de la noche, todas las miradas estaban puestas en él. Con el 22 a la espalda (posteriormente haría del 21 un número especial en la historia del Valencia) estaba dispuesto a liarla aquella noche de febrero. Y vaya si la lió.

No me atrevo a decir que aquel partido ante el United fue el mejor en su ciclo en el Valencia, pero lo que está claro es que aquella noche consiguió enamorar a un planeta entero. Ojo, que delante tenía a dos tipos como Roy Keane y Jaap Stam. Aquellos eran duros a más no poder, eran auténticas máquinas de defender. Y el bueno de Pablito hizo con ellos lo que quiso. Era un domador de circo, un mago del balón. Regates, caños, pases imposibles. E ilusión, que es la esencia del fútbol y de la vida.

Lo que vino después es historia. Quizá Aimar no dio todo el rendimiento que de él se esperaba, ya que las lesiones no le permitieron llegar a ser el futbolista que todos pronosticaban. Pero sí que fue capaz de convertirse en ídolo de una grada que le cantaba aquello de “Vamos, Pablito Aimar, que la gloria volverá…”. Vamos, aquello que estás tarareando en este momento.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y dale al “me gusta” en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment