De vez en cuando la vida

Fuente:recuerdosdepandora

Hoy queremos compartir con vosotros este relato que nos escribió en una publicación nuestra amiga Mercedes Gil.

He de reconocer que de vez en cuando, la vida nos besa en la boca y de esos escasos y maravillosos momentos, recopilados en nuestra memoria, vamos viviendo para compensar los momentos aciagos (por desgracia, más abundantes en número y en tiempo).

Me gustaría hacer mención de algunos besos que hasta ahora la vida me ha ido regalando para hacer con ellos, unas cuentas de rosario que ir pasando una a una cada vez que deba apoyarme y reconfortarme en ellas.

Para esos momentos bajos:

La primera de las cuentas, corresponderá a mis amados hijos. Los más bellos y dulces de todos los ángeles y los más valiosos de mis tesoros.

Cuando les veo en mis recuerdos, no les veo como son ahora, hombres grandes y perfectos padres. Les veo como eran de chiquitines y disfrutaba de ellos a todas horas del día.

Antes, de que comenzaran el colegio (que es la primera de las separaciones que sufrimos los pequeños y las madres).

Les veo tal como eran entonces, rubios con sus cabellos dorados, llenos de alegría y de ganas de descubrimiento. Cuando todo para ellos resultaba nuevo.

El vuelo de una mariposa.

Una hormiguita corriendo por el suelo en busca de su hormiguero.

Las preciosas telas de araña…

Cuando desde que amanecían hasta que se iban a dormir, todo era un juego en mi casa.

El juego de vestirse, el juego del desayunar, lleno de aviones, trenecitos, coches, barcos… con sus correspondientes hangares, túneles, atraques…

Los juegos de cuentos y canciones…

Y el más importante, el juego del baño antes de dormir.

Qué bien lo pasábamos!

Sus pequeñas heriditas dibujadas con “mercromina” roja, siempre locos por hacerse una nueva para que mamá usase el cuentagotas como un pincel y les pusiera un nuevo bichito en una pierna o en el dorso de la mano.

Qué bello vernos disfrutar rebozados de arena igual que una croqueta gigante dispuesta a ser metida en la sartén que era el agua de la playa para bañarnos después bien cogidos de mi mano.

Los castillos de arena en la orilla.

Los viajes cantando las canciones pitufas.

Mis niños.

La más bella de mis cuentas.

Mi esposo, mi felicidad continuada a su lado y al que le debo todo, con el que comparto la alegría y el amor hacia la primera de las cuentas relatadas.

Recordar con él la llegada del amor, la locura, el deseo, la pasión y el sentimiento único de dejar de ser niña para ser mujer.

Mis nietos, que ahora, forman la más grandiosa de las cuentas de ese rosario con el que dar gracias.

Este cariño nuevo y renovado, el descubrir que los hijos de tus hijos llenan el vacío dejado y devuelven la alegría a una casa que se había quedado ajada, vacía y silenciosa. Ahora, vuelve a llenarse de griterío infantil, de juegos y juguetes esparcidos por el suelo y todo resulta renovado por su fresca belleza y regocijo.

Terminará el rosario con un Gracias vida por todos esos deliciosos besos en la boca con los que has decidido premiarme.

Aunque el primero y el más importante, ha sido mi mamá.

El ser más maravilloso que habitó la Tierra fue elegida para ser mi madre, de ella aprendí a amar a todos los niños y ver en ellos la grandiosidad que cada uno encierra dentro de sí.

Mamá, gracias por todo lo que de ti me has dado, porque todo lo de ti heredado ha sido “tan bueno”…
¡Gracias Vida por tan extraordinarios besos de inmenso amor!

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment

Deja un comentario