De Cupido nadie se enamora – Capítulo 8

entradas-Cirque-Soleil-ticketea

Tú me hiciste sentir que no valía,

mis lágrimas cayeron a tus pies,

me miraba en el espejo y no me hallaba,

yo era sólo lo que tú querías ver.

Y me solté el cabello, me vestí de reina,

me puse tacones, me pinté y era bella.

Y caminé hacia a la puerta

y te escuché gritarme

pero tus palabras ya no pueden pararme.

Y miré a la noche y ya no era oscura era de lentejuelas.

(Todos me miran -Gloria Trevi-).

cupido “Quédate con un hombre que te ame tal y como tú eres. Si te intenta cambiar, si te critica constantemente es que no te ama y cuando un hombre te ama de verdad, te hace feliz, no desgraciada”.

 -¿Sabes a quién me recuerda ese tipo? -Dice Dani refiriéndose a la pareja de nuestro oyente.

-Sí, lo sé. -Digo tristemente.

-Ese pijo no te merecía, Lolita.

“Ya, pero sigo sola. En algo tenía razón: no voy a encontrar a ningún tío que me soporte”. Pienso para mis adentros.

-No lo hagas. -Me advierte Dani.

-¿El qué?

-Te conozco Lola. Sé lo que estás pensando. Pongo otra canción y voy a por los cafés; en estos momentos necesitas un buen chute de cafeína.

El “pijo” al que se refiere Dani, se llama Carlos. Lo conocí en la misma radio, poco después de que el Búho me rechazara. Quizás por eso estaba vulnerable y le costó tan poco bajarme las bragas (suena vulgar lo sé, pero no por ello deja de ser cierto). Carlos es fotógrafo y vino a la radio a realizar una sesión fotográfica para la nueva campaña publicitaria de la emisora.  Mientras me hacía las fotos no paraba de insinuarse descaradamente.  Y cuando acabó me dijo:

-Cenas conmigo esta noche.

-Tengo que consultar mi agenda. -Intenté parecer graciosa.

-No es una pregunta. Vas a cenar conmigo esta noche. Te recojo a las diez. ¿Dónde vives?

Su descaro me conquistó casi al instante. Debí intuir que era una persona posesiva, dominante, presuntuosa, arrogante y todos esos adjetivos que hacen atractivo a un hombre según las novelas tipo “Cincuenta sombras de Grey”; pero que realmente no es así. Hombres de ese tipo absorben tu vida y te reducen a la nada. Consiguen que estés tan pendiente de gustarle a ellos que te olvidas de ti misma que es lo más importante. Aquella noche cenamos y una cosa llevó a la otra… Resumiendo: al mes ya se había instalado en mi piso. Era la primera vez que vivía en pareja y estaba súper emocionada. Por eso pasaba por alto sus constantes críticas. Bueno, no siempre… Pero intentaba creerme que las hacía porque me quería. No se cortaba ni un pelo en decirme que estaba “un poco rellenita” y sin ningún miramiento tiraba a la basura los bizcochos que me hacía mi madre y yo me traía cada vez que iba de visita.

-Ese tío es un gilipollas. -Me decía Dani constantemente.

Pero yo seguía enamorada de él porque en la cama… Bueno, con decir que ha sido mi mejor amante es suficiente. En otra ocasión insinuó que no me arreglaba lo suficiente y parecía más vieja que él. Acabé guardando mis gafas de pasta en un cajón y no me quitaba las lentillas ni para dormir, pese a que me salió una úlcera en el ojo. Dani no se molestaba en ocultar su animadversión hacia él y Carlos me dio a elegir entre él y el Perro-flauta; así es como llamaba a Dani. Me avergüenza reconocerlo pero lo elegí a él.

-Lolita, -me dijo Dani muy enfadado cuando se lo expliqué- cuando vuelvas a tener celebro me llamas; recuerda que siempre, pase lo que pase, voy a ser tu amigo.

Afortunadamente sólo tardé dos semanas en reaccionar. Justo la noche que Carlos me levantó la mano y me asusté. No lo reconocía. Lo había idealizado tanto que me perdí en un mundo de irrealidad y la verdad estaba a punto de abofetearme en la cara. Lo eché de mi piso y llamé a Dani.

-¿Me perdonas? -Dije nada más abrir la puerta.

-Te quiero Lolita. Y no sabes lo feliz que me hace ver que has despertado de esa pesadilla.

Nos abrazamos y juntos dimos buen fin a una tarta de manzana (quemada)  que intenté cocinar sin mucho éxito. Luego juntos acabamos con parte de la vajilla que Carlos compró en rebajas. ¡Adiós al pijo para siempre!

[Continuará…]

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine y Top Valencia

Puedes seguir a Vanessa Gonzalez Villar en su blog

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante