De Cupido nadie se enamora – Capítulo 6

Te quiero y creo que este mundo es muy pequeño,

no cabe en él todo lo que yo siento,

no te miento si te vuelvo a recordar,

que te quiero, es grande, muy cierto, te adoro,

eres mi risa, mi llanto y mi tesoro,

nunca, nunca, te me vayas a escapar.

(Te quiero -La quinta estación-)

 boda

“Con vuestro permiso, queridos radio oyentes, quiero dedicar la próxima canción a mi mejor amiga Martina y a mi hermano Fran que mañana unirán sus vidas para siempre. Os deseo de todo corazón que seáis muy felices”.

 

No lo puedo evitar, se me saltan las lágrimas al escuchar el estribillo de la canción.

-Lolita, ¿estás llorando? -Pregunta Dani alucinando.

-Hoy estoy sensible. No me gustan las bodas y mañana se casan Martina y Fran; nada volverá a ser como antes.

Me recompongo porque Dani vuelve a abrir el micro.

Mi peluquera habitual es Martina pero claro no me iba a peinar el mismo día de su boda, así es que me decanto por la peluquería que hay debajo de la emisora de radio. La peluquera alucina nada más ver mi pelo. Según ella es precioso y virgen (debe ser lo único inmaculado que me queda). Tengo el pelo largo, rizado, negro y excesivamente abundante. Nunca he sabido domarlo; por las mañanas parezco uno de los leones de la Moncloa.

-Recógelo todo. No quiero que se me vengan los pelos a la cara durante la ceremonia.

Me compré un vestido largo de corte romano en tonos marrones y dorados. El peinado va en la misma dirección, pasando una trenza a modo de diadema. Un peinado perfecto. También me maquillan y me hacen la manicura; lista para el gran día. ¡Maldición! Es súper tarde. Pido un taxi pero de sobras sé que cuando llegue a la estación habré perdido el autobús irremediablemente. Mi madre me va a matar, Martina me va a matar, Fran me va a matar… De hecho, si no llego a esa boda antes de la sesión fotográfica, estaré muerta de cualquier manera. En mi desesperación llamo a Dani; es lo único que se me ocurre. ¿Qué otra opción tengo, gastarme medio sueldo en un taxi? Dani me sacará de ésta; siempre lo hace.

-Dani, me tienes que hacer un favor. -Le digo nada más descolgar el teléfono.- ¡He perdido el autobús! ¡No llego a la boda y me van a matar todos y cada uno de los miembros de mi familia!

-Me sabe muy mal Lolita, pero si aparezco en esa boda, el muerto seré yo.

-Por favor, por favor, por favor,… Te prometo que Fran  ni se dará cuenta de que estás en su boda. Por cierto, ¿tienes un traje decente?

-Algo parecido…

Media hora después pasa a recogerme. Nada más verlo el alma se me cae a los pies; no sé si ésta de verdad es la mejor opción.

-¿No tienes plancha, ni máquina de afeitar, ni corbata?

-Me he puesto perfume… y del caro.

¡En fin! Me resignaré… Dani es así, ¿qué esperaba?

-¿No vamos a comer nada? Mira la hora que es…

-¡Arranca! No llegamos a la boda. Ya pillaremos algo en el macauto.

Llegamos al pueblo un poquito tarde. Entro corriendo en casa y ya están todos en medio de una sesión fotográfica. Dani se queda esperándome en el coche; intenta por todos los medios no cruzarse con mi hermano.

-¿Dónde te habías metido? Si hubieras venido anoche…

Ignoro a mi madre que ya está echándome la bronca y acabo de llegar… Felicito a mi hermano y le digo lo guapísimo que está. Absolutamente irresistible. El  novio más guapo que he visto en mi vida. Pero claro, qué voy a decir yo, que soy su hermana… Fran se parece mucho a mí, (bueno, técnicamente yo a él que llegué después a este mundo). Es alto y corpulento. (No es que yo sea alta y corpulenta jjjjj). Es moreno y de pelo rizado aunque siempre lo lleva tan corto que no se aprecia. Nuestro rasgos faciales son bastante parecidos: la misma nariz y el mismo grosor de labios. Antonio, por el contrario, no se parece nada a nosotros. No es tan alto como Fran y de complexión menos atlética. Pelo rubio y ojos verdes. De pequeño nos gustaba torturarlo diciéndole que era adoptado. (No es adoptado, obviamente,… es el vivo retrato de mi abuelo Juan, que en paz descanse).

-¿Quién te ha traído? -Me pregunta Antonio en voz baja; aunque creo que ya lo sabe.

-Dani.

-¡Es hombre muerto!

-Muy gracioso… Me acaba de salvar el culo. Prométeme que no vas a dejar que Fran se acerque a él.

Veo a Martina por primera vez cuando baja del coche ayudada por su padre. Vive justo detrás de la iglesia, no era necesario venir en coche, pero como lleva una cola tan larga no quería que se estropeara antes de la ceremonia. Está espectacular. Martina nunca ha sido rubia. Bueno, ha sido muchas cosas… Siendo peluquera ha probado todo tipo de looks, pero ahora luce unas mechas rubias que le sientan francamente bien; la hacen parecer más angelical si cabe. Instintivamente me acerco a ella y nos abrazamos aun a riesgo de estropearnos el maquillaje.

-Te quiero Martina.

-Te quiero Lolita.

Lloramos un poco y las campanas empiezan a repicar. Se oye al coro cantar; es el momento de que cruce ese pasillo y lo cubra de flores. Mi madre se puso de acuerdo con Martina para que leyera un pasaje bíblico. ¡Menudo bochorno! No leía en misa desde mi confirmación. Siento los calores de la muerte. Puedo ver como Fran y Antonio se están riendo disimuladamente. Al fondo de la iglesia Dani lo hace a mandíbula batiente, provocando que se gire la última fila.

“El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no es presumido ni se envanece; no es grosero ni egoísta; no se irrita ni guarda rencor; no se alegra con la injusticia, sino que goza con la verdad. El amor disculpa sin límites, confía sin límites, espera sin límites, soporta sin límites. El amor dura por siempre”.

Entonces sucede el momento que Martina y yo tanto habíamos soñado de niñas cuando cantábamos en el coro. Ella y Fran se dan el “Sí, quiero” y con un beso de amor sellan su juramento.

En el banquete coloco a Dani en la mesa de los músicos y fotógrafos. La idea ha sido de Antonio; no me siento bien por ello porque debería estar sentado a mi lado pero es que justo estoy en frente de los novios y antes del primer plato Fran ya habría montado el espectáculo. En frente mío se sienta Pablito Martínez, mi primer amor frustrado. Hace unos seis años aproximadamente que no viene al pueblo o al menos que no coincidimos. Va muy repeinado; se le ha ido la mano con la gomina. Debo reconocer que resulta atractivo, algo que me fastidia enormemente porque hubiera preferido que fuera gordo y feo.

-Estás muy guapa, Lola. -Dice llenando mi copa de vino.

-Gracias. Pero deja que se ocupen los camareros de…

-Para mí es un placer servirte.

Lo dice tan suavemente y con una voz tan sensual que, ¿cómo decirlo finamente? Me pongo tonta, esa es la palabra menos soez.

-He escuchado tu programa de radio.

¡Oh, Dios mío! ¿Por qué? Ahora seguro que piensa que sigo siendo patética.

-¡Me encanta! -Confiesa en el mismo tono casi lascivo.

-¡Ah, ¿sí?!

¿Y ahora qué digo? Esta no era la idea, ¿vale? Pablito tenía que ser asquerosamente feo, con una vida patética y yo estar casada con un hombre sacado de catálogo, increíblemente pastoso. Pero no, yo sigo siendo soltera, con un trabajo patético, él es concejal y por lo visto gana un dineral. La vida sigue siendo muy injusta conmigo. Seguimos hablando durante toda la cena y la verdad es que lo estoy pasando tan bien que me olvido por completo de Dani. De hecho parezco una gata en celo durante toda la cena. Después de la tarta y de repartir todos los regalitos entre los invitados (¡qué rollo!), empieza la verbena. Javi me está buscando para bailar conmigo y yo no hago otra cosa que evitarlo.

-Por fin te encuentro a solas. -Me dice abordándome en la barra.

-¡Sí! Veo que eres muy persistente.

-¿Bailamos una bachata sensual? Soy un excelente bailarín. -Dice con una sonrisa sensual que le hace parecer el Ecce Homo.

-No lo dudo, pero es que le prometí a mi novio que bailaría con él todas las bachatas. Es muy celoso, ¿sabes?

-¿Tienes novio? No te creo. ¿Desde cuándo? ¿Y dónde está ese tío? ¿Es invisible? No lo he visto en toda la noche.

-Está allí.

¡Mierda! Señalo a Dani, no se me ocurre nada mejor. Dani me sonríe confirmando así mi cuartada sin tan siquiera sospecharlo. Por lo visto se está aburriendo y mucho.

-¿He oído bien? ¿Ese payaso es tu novio? -Dice Fran apareciendo a mis espaldas.

¡Mierda otra vez! Esto no puede estar saliendo peor, ¿o sí?

-Pensé que tenías mejor gusto, Lola. -Dice Fran con cara de asco.

Se acerca a Dani en dos zancadas y yo lo sigo porque me temo lo peor.

-¿Eres el novio de mi hermana?

Dani mira a Fran con espanto; casi se atraganta con la bebida.

-¡¿Yo?! ¡Noooo!

-No le hagas caso, Fran -Sonrío forzadamente.- Es muy bromista. ¿A que sí cariño?

Cojo a Dani de las solapas de la americana y aprieto mis labios fuertemente contra los suyos. Él abre los ojos desorbitadamente y temo que en cualquier momento me aparte de un empujón. Por el contrario se abre paso entre mis labios profundizando más el beso. ¡Dios mío! ¿Qué estoy haciendo? Cierro los ojos y me dejo llevar por ese beso que me está devorando. Dani acaba de despertar en mí a la gata en celo y me aprieto contra su cuerpo buscando sus caricias. ¡Un momento! ¡Un momento! Lolita, ¡para, para, paraaaa! Pero yo no paro, es Dani quien reacciona y se aparta de mí. Estoy literalmente temblando.

-¿Qué está pasando? -Dice Antonio saliendo de la nada.

-Que Lola ha perdido la cabeza definitivamente. -Dice Fran visiblemente cabreado.

Martina muy sonriente abraza a su marido y proclama a los cuatro vientos:

-¡Lo sabía!

Luego se acerca a mí y dándome un beso en la mejilla me susurra discretamente:

-Ya te dije que si lo probabas no te arrepentirías.

¡Ya estoy arrepentida, ¿vale?! Ahora ni siquiera soy capaz de mirar a Dani a la cara. Voy a por una copa para acabar con este ejército de mariposas que revolotean en mi estómago a sus anchas.

[Continuará…]

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine y Top Valencia

Puedes seguir a Vanessa Gonzalez Villar en su blog

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

4 comentarios en De Cupido nadie se enamora – Capítulo 6

  1. Unquestionably feel that which you stated. Your preferred reason appeared to be about the net the easiest thing to be aware of.
    I say to you, I definitely get annoyed while people consider worries
    that they plainly do not know about. You been able to hit the nail upon the most notable in addition to defined out the whole
    thing without the need of side-effects , people can have a signal.
    Will probably be back to obtain additional. Thanks

  2. This design is incredible! You obviously realize how to have a reader amused.
    In between your wit as well as your videos, I was almost transferred to start my own blog
    (well, almost…HaHa!) Fantastic job. I truly loved whatever you had to say,
    and more than that, the way you presented it. Too cool!