De Cupido nadie se enamora – Capítulo 11

entradas-Cirque-Soleil-ticketea

El viento va peinándote,

sé que es posible que esconda su amor

bajo un rincón sin dejarse ver.

Si por un beso pones la vida,

que importa tu sexo si pones el alma

 en cada gesto de amor que le dabas.

Como una flor sientes dolor

al desojarle el corazón

sientes la espina que rompe tu llanto.

Si por un beso pones la vida,

que importa tu sexo si pones el alma…

(Como una flor -Malú-).

 tarot

“Amiga oyente, sigue mi consejo: Queda con él a tomar un café y dile realmente lo que sientes. Por todo lo que me cuentas, te digo con total seguridad, que él no te va a rechazar”.

Me encanta esta frase: “con total seguridad“. Se la he copiado a una tarotista. La mala suerte me persigue… Tenía una cita con Pablo y cogí la gripe. Estuve todo el fin de semana encerrada en casa sin salir. Dani se solidarizó conmigo y estuvimos viendo la tele y dándonos un atracón a palomitas, nachos y gominolas.

-Quita esa peli. -Le dije a Dani.- Es lo peor.

-Dices lo mismo de todas.

-Es que lo son…

Al final dejamos el canal de las brujas; por lo menos era entretenido y me sirvió para copiar muchas frases para el programa.

-Cuando él le diga que sólo la quiere como amiga “nuestra querida oyente” se va a acordar de ti. -Dice Dani cuando dejo de estar en el aire.

-Él la quiere, estoy segura de ello.

-Lolita, tanto ver programas de brujas te has venido arriba y ahora te crees vidente.

Le saco la lengua y lo ignoro. Fran acaba de mandarme un whatsapp, está muy preocupado por mi hermano Antonio; parece que está atravesando una depresión. Yo sé realmente lo que le está pasando, seguramente su “amor secreto” lo ha rechazado. Dicen que un clavo saca a otro clavo y ahora mismo estoy maquinando un gran plan.

-Dani, ¿tienes algo que hacer el jueves por la noche?

-Ver la segunda temporada de “Forever“.

Cuando le digo que vamos a ir a la discoteca que inaugura el Búho en el centro de la ciudad, Dani me dice de todo menos bonita. Pero al final lo convenzo de que me acompañe cuando le cuento mi fantástico plan. La discoteca principalmente está convencida para clientela gay. Sé que Antonio al principio se sentirá inseguro y cohibido pero con la ayuda de el Búho, lograremos que se anime a salir del armario. ¿A que es una fantástica idea?

¡Pues no! ¡Es la peor idea que he tenido en mi vida! Antonio ha dejado de hablarme y creo que he hecho algo de lo que estoy segura me arrepentiré el resto de mi vida. Mejor empiezo a contar la noche desde el principio. Nos hemos ido a cenar a un bar Dani, Antonio y yo. La cena bien por Antonio no piensa que Dani sea un payaso, ni un gilipollas; de hecho cuando le he explicado que Dani no es realmente mi novio, le ha dicho:

-Pues es una pena porque no me hubiera importado tenerte de cuñado.

Después en la discoteca el asunto se ha empezado a torcer. Nos han llevado a la zona VIP donde estaba el Búho y un montón de amigos suyos, todos gays. Era la única mujer en ese pequeño habitáculo. Antonio ha empezado a sentirse incómodo tal y como me imaginaba y me ha dicho que se iba a casa.

-Espera, vamos a tomarnos un par de copas más.

El Búho casi no nos ha prestado atención en toda la noche y eso que yo necesitaba su ayuda. Total que Dani y yo no hemos parado de pedirnos copas ya que eran gratis y mi hermano se ha sentado en un rincón a mirar su móvil. Yo debería haber ido a buscarlo pero la verdad es que me estaba divirtiendo mucho y no paraba de bailar con Dani.

-Es la primera vez que estoy en una discoteca y ningún tío intenta tocarme el culo. Para que les deje pasar me rozan el hombro suavemente y me piden permiso. Me siento… Un bicho raro. Podría pasearme desnuda y todos me ignorarían.

-Créeme, todos no. -Dice Dani con una sonrisa picarona.- Yo no te ignoraría.

Y se ha atrevido a rozarme el culo.

-¿Qué haces?

-No quiero que te sientas un bicho raro.

Dani ha acabado rodeándome con sus brazos y vale, debo reconocer que me faltaba la respiración.

-Somos amigos; no está bien que me toques el culo.

-No estoy tocándote el culo, acaricio tu glúteo, que es diferente.

Reconozco que al menos me ha hecho reír.

-Creo que mi plan no está funcionando; Antonio no se quiere abrir, se está aburriendo.

He ido a buscar a mi hermano y me he sentado a hablar con él, aunque no sé si ha sido buena idea hacerlo con una copa de más porque he hablado más de la cuenta.

-¿Qué te pasa? ¿No te gusta el sitio?

-No demasiado… Lola, me has traído a una discoteca gay.

-Bueno… Quería que te sintieras cómodo que te abrieras… Intenta conocer a otra persona, hay más hombres por el mundo.

-¡¿Lola, qué dices?!

-Conmigo no tienes que fingir, Antonio. -He dicho tomándole de la mano.- Sé que eres gay.

-¡¿Cómo?! ¿De dónde has sacado esa gilipollez?

-Tú dijiste que estabas enamorado de “una persona“, no dijiste una mujer… Y siempre has sido… ya sabes… un poco afeminado.

-¡Qué fuerte me parece Lola! No esperaba esto de mi propia hermana.

Se ha levantado tirando mi copa al suelo al tropezar con la mesa y casi a gritos me ha dicho:

-Y para tu información, la persona de la que estoy enamorada es Paula. Lamento decepcionarte pero ¡no soy gay!

Lo ha dicho tan fuerte que todo el mundo se ha girado y nos han mirado como si estuviéramos locos.

-Antonio, espera…

-Déjalo Lola, necesita estar solo. -Me ha dicho Dani.

Entonces ha llegado el Búho para saber qué ha pasado y por qué mi hermano se ha ido dando gritos. Le cuento todo y para mi sorpresa me dice:

-Podías haberme contado tu fantástico plan desde el principio, se nota a la legua que tu hermano no es gay.

Tengo ganas de llorar. Le he hecho daño a Antonio y encima he hecho el ridículo.

-Vámonos Dani, quiero irme a casa.

Cogemos un taxi y Dani me acompaña hasta casa. Durante el trayecto no puedo evitar que se me escape alguna que otra lágrima.

-No llores Lolita, verás que se le pasará. Dale tiempo…

-¡La he cagado!

-Sólo querías ayudarle, eso es todo.

-Pero la he cagado…

Dani me ha abrazado y me ha dicho que no le gusta verme llorar.

-Tampoco lo hemos pasado tan mal esta noche, ¿no?

-Me has tocado el culo. -Le he dicho intentado sonreír.

-Te he acariciado el glúteo, que es distinto.

-Eres un pervertido.

-¿De verdad lo crees? Te vas a enterar…

Ha empezado a hacerme cosquillas y encima sabe en qué zonas de mi cuerpo tengo más. No podía parar de reírme y el taxista nos observaba por el retrovisor. Podíamos haber tenido un accidente.

-Para Dani, ¡para! -Le he dicho entre carcajadas.

Entonces, no sé cómo ha pasado, pero sus labios han acabado sobre los míos y nos hemos aferrado a ese beso con un deseo desesperado. Sus labios han acariciado los míos con pasión desenfrenada. Ha despertado en mí tal ansia y tal pasión que me he agarrado a su cuello y he profundizado ese beso con el que llevaba soñando varias noches. Así hemos estado más tiempo del que recuerdo porque si no fuera porque el taxi ha parado en mi puerta, seguiríamos besándonos.

-Que tengas dulces sueños, Lolita.

¡Y una mierda! No he pegado ojo en toda la noche pensando en Antonio y en ese beso. Ha sido un grave error. Dicen que cuando algo pasa una vez puede que jamás se repita, pero si pasa una segunda vez, ten por seguro que habrá una tercera; y eso realmente me asusta porque Dani es mi mejor amigo, y todos los hombres con los que he tenido una relación han acabado decepcionándome. No quiero que con él me pase lo mismo, no lo soportaría. Definitivamente, no puede haber un tercer beso.

[Continuará…]

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine y Top Valencia

Puedes seguir a Vanessa Gonzalez Villar en su blog

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment