Crónica de nuestra excursión a Vilafamés

¡Qué pedazo de día el que pasamos ayer en Vilafamés! ¡Qué gustazo de compañeros de viaje y de pueblo bonito, bonito! ¿Quieres saber cómo nos fue por allí? Sigue leyendo…

Ya hacía tiempo que quería visitar Vilafamés. Mira que desde que salió aquello de los cuatro pueblos valencianos entre los cien más bonitos del mundo lo tenía marcado en la agenda. Pero nunca podía ser. Bueno, hice una pequeña avanzadilla hace unas semanas para ver si de verdad era tan bonito como decían y si estaría chulo organizar un día allí. Y vaya que sí. Valía mucho la pena.

Así que le hice el lío a Sheyla de Valencia en tu Mano, y nos pusimos al tema enseguida. Había que sacar una excursión muy chula a ese pueblo tan bonito. Y si podía ser a buen precio y con buena comida, mucho mejor. Y creo que no ha ido mal, ¿verdad? Sheyla, te has pegado un currazo. ¡Enhorabuena!

El caso es que ayer era el día. Quedamos a las 8:30 en Palacio de Congresos para coger el autobús y ponernos en marcha hacia ese pueblo del interior de Castellón. He de reconocer que tenía cierto miedo por el tiempo, tanto por si llovía como por si estaba nevado. Pero nada más lejos de la realidad, salió un día espectacular. Por cierto, el chófer un fenómeno y el autobús muy cómodo. ¡Gracias, Autobuses Guaita!

En torno a las 10:10 llegamos allí. Ignorante de la vida que es uno, no me acordaba que el ayuntamiento estaba allá a fer la mà, y llegué con necesidad de una bombona de oxígeno. Primera conclusión del día: hay que volver al gimnasio. Complicado. Allí estaba la guía esperándonos, aunque conseguimos ganarle un par de minutitos para almorzar. Y pedazo de bocadillo de longanizas que nos metimos entre pecho y espalda, menudo pan más bueno. De hecho, hay quien se quedó almorzando un poquito más.

Así que comenzó la ruta guiada, aunque algunos estuviésemos satisfaciendo nuestro paladar. Una ruta muy chula, la gente quedó muy contenta con la guía y eso siempre es de agradecer. Aunque lo cierto es que tenemos muy buenos guías en la Comunidad Valenciana, que hacen un trabajo espectacular y que saben conectar con la gente. Si ver un pueblo bonito mola, verlo con un buen guía es una gozada.

Y allí que fuimos, a ver la iglesia y sus secretos, la muralla, el castillo, la zona antigua de Vilafamés… ¡Todo! Eso sí, como siempre nos pasa, el grupo se rompía con cierta facilidad. Y es que hay tantos sitios chulos para hacerse fotos, que es normal. Os confesaré que me encanta que suceda. Aunque saque un poco de sus casillas a algunos guías, significa que el lugar que estamos visitando es bonito. Así que, por mi parte, encantado de que os perdáis.

Una vez finalizada la ruta, y tras el merecidísimo reconocimiento a Mercedes, fuimos a La Palera, donde nos esperaba una pequeña degustación de vinos gracias a Paco, un fenómeno. Con gente así da gusto tratar, gente que te recibe como si estuvieses en tu casa. Y el vino muy bueno, según los entendidos. Claro que allí tienes de todo: vino, dulces, mermeladas, bombones de higo, juguetes… Y como dice el propietario, abierto 365 días al año. Si lo encuentras cerrado, sólo tienes que llamar por teléfono.

Finalizada la degustación, fue el turno del tiempo libre. Unos nos fuimos a seguir degustando vino (Estrella, puedes seguir haciendo cacaos, que yo te lo agradeceré), otros se fueron de paseo por el pueblo, y otro grupo se fue a visitar el museo de arte. Nos hablaron muy bien de él, así que cuando visitéis Vilafamés, tenedlo muy en cuenta.

Comimos en La Coveta. Fue la apuesta personal de Sheyla y un gran acierto. Un menú muy completo, una ensalada riquísima, unas croquetas que triunfaron, un guisado típico muy necesario, y un solomillo rico, rico. Al igual que el bacalao. Ah, y ese postre que no era ni queso, ni chocolate blanco, sino nata. Id a La Coveta, preguntad por Jonathan y disfrutad de un lugar peculiar en el que comeréis bien.

A partir de ahí, ya sólo quedaba volver al autobús (con la tontería eran casi las 17), e irnos de vuelta a Valencia. En un viaje en el que mis queridas compañeras disfrutaron intentando asesinarme con mi bufanda, pero la historia de las compañeras asesinas os la contaremos en La Valencia oculta.

Y, para finalizar el día, el presidente de Ecuador vino a recibirnos al Palacio de Congresos. ¡Todo por 33 euros! En serio, ¿qué más puedes pedir? Te esperamos en febrero para nuestra segunda excursión de 2017. En unos días te contamos dónde iremos.

PD: a lo largo de estos días analizaremos vuestras sugerencias y os daremos respuesta de forma individualizada. Muchas gracias por colaborar con nosotros. Tu satisfacción es nuestro objetivo.

Síguenos en Twitter (@ValenciaCulture y @Monle85) y dale al “me gusta” en Facebook (Valencia Culture Magazine) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Valencia.

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment