Así vivimos el (otro) Medusa 2016

El Medusa 2016 se consagra como mejor festival de música electrónica en España

Por fin nos hemos recuperado totalmente del Meudsa Sunbeach Festival 2016. Menudo pedazo de festival que tuvimos suerte de vivir desde dentro. Gran calidad musical, enorme variedad (acierto total combinar cinco ambientes distintos), fantástico ambiente, pero, sobre todo, extraordinarias personas. Te vamos a contar nuestra visión del Medusa 2016, pero esta no va a ser una crónica habitual. Ya todos hemos leído que hubo 145.000 personas, que Cullera tuvo récord histórico de visitantes y que se generó más de 10 millones de euros.

Queremos, como siempre, darte nuestro punto de vista más personal acerca de este evento que, sin lugar a dudas, se ha coronado como el rey (o la reina) de los festivales de música electrónica en España. ¡Y por muchos años más!

Hasta ahora, siempre había visto los toros desde la barrera. Llegas, pagas y presentas tu entrada, y disfrutas. Cuando acaba el espectáculo, coges tus cosas y te vas. Pero cuando vas como prensa… Ahi es cuando realmente disfrutas de un festival, cuando conoces gente que quiere contar cosas a los demás, que vive y disfruta de lo que hace y que siente pasión por el trabajo que está llevando a cabo.

Lo mejor es llegar el primer día, solo, sin conocer a nadie. O te callas, pasas desapercibido, haces tu trabajo y te vas (opción respetable), o le echas morro, te presentas y te abres a cualquier tipo de colaboración. En ese aspecto lo tenía claro, toca trabajar en equipo. Y es así como conoces a Iván Nanev de Nanev Music (fotos increíbles las suyas), a Fabio de Electric Line (menudo apasionado del EDM), a Lucas de La Gramola de Keith (y experto en fotografía de motociclismo, espectacular), a África de Festicidas (me debes una entrevista con Carlos Sadness, jajaja) o a los chicos de El enano rabioso (tengo que llamaros).

Cuando tienes la suerte y la oportunidad de gente que le encanta hacer lo mismo que a ti, sólo puedes sentarte y disfrutar. Bueno, sentarte poco, realmente. Porque cubrir un festival de música supone ir de un lado para otro, estar pendiente de horarios, del móvil, de las redes sociales, de publicar fotos, de emitir vídeo en directo, de grabar y editar vídeo desde la zona de prensa, de (intentar) concertar entrevistas, de encontrarte con Sara (representante de Stereocolor y que me debe una cerveza) y te haga el lío de entrevistarles en una zona imposible debido a la música que se escucha de fondo, de descansar cuando puedes, de turnarte para vigilar el teléfono que se está cargando, de recoger encargos de comida, de cambiar tokens.

Escenario principal del Medusa 2016 - Nanevmusic.com
Escenario principal del Medusa 2016 – Nanevmusic.com

¿Sabéis una cosa? Aunque suene agobiante, es maravilloso. Y lo es porque puedes decir: “estoy haciendo lo que me gusta, estoy disfrutando de lo que hago”. Es maravilloso desde el momento en que ves como desde la organización respetan tu trabajo, te facilitan las tareas, te adaptan un área de prensa en la que puedes desempeñar tus funciones, al igual que los responsables de seguridad, que desarrollaron un trabajo extraordinario y evitaron cualquier tipo de incidencias. Ibai, muchas gracias por el apoyo.

Pero otro de los puntos geniales es poder compartir momentos con los artistas. Estar en el backstage, hablar con ellos, incluso subir al escenario a hacer tu trabajo y ver la brutal cantidad de gente que hay debajo, viviendo ese momento de felicidad con total y absoluta pasión.

Porque al final, la esencia de la música, del arte en general, es esa: generar felicidad. Cuando tienes la suerte de vivir desde dentro todo esto, te das cuenta de la magnitud que alcanza. Cuando estás en la pista de baile, sabes que hay mucha gente a tu alrededor. Cuando estás arriba, te das cuenta de la cantidad real de gente que hay y el mérito que tienen los artistas de hacer bien su trabajo con la presión que ello supone. Nunca había estado en un escenario delante de 10.000 personas hasta ahora, y os aseguro que impone.

Nervo en el Medusa Sunbeach Festival - Nanevmusic.com
Nervo en el Medusa Sunbeach Festival – Nanevmusic.com

Y no sólo es una cuestión de cantidad, sino también de calidad. Las caras que ves, las emociones que percibes, los ritmos que sientes. Gente que acude a ti, que eres un privilegiado por estar dentro, pidiendo que por favor les consigas firmas y fotos. Gente que daría lo que fuese por estar junto a su ídolo tal y como lo estás tú en ese momento. Y ya no ellos, sino el respeto de gente que tiene infinitamente más repercusión que tú, que tiene cientos de miles de seguidores en sus redes sociales, ayudándote y facilitándote el trabajo, respondiendo a tus llamadas y mensajes y dejando que transmitas al mundo lo que se está viviendo en ese momento.

Sinceramente, no tiene precio.

Ya a nivel más general, recomendaros la experiencia Medusa y, más allá, la experiencia del festival de música. Éste es el primero al que he acudido y como experiencia ha sido increíble, hasta tal punto de que nos vamos a apuntar a todos los que podamos. Descubres grupos, artistas, djs que no conocías, te envuelves en un entorno lleno de buen rollo y sin postureo, y disfrutas de la esencia de la música. Además, en un festival como el Medusa, el entorno es extraordinario, los escenarios son increíbles (no hay palabras para definir el escenario principal), el sonido es perfecto, la luz es mágica, y la oferta de ocio y actividades es casi inmejorable.

¡Por muchos Medusas más!

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture y @Monle85

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment

Deja un comentario