El dedo en la llaga: con la actualidad valenciana no hay quien se aburra

entradas-Cirque-Soleil-ticketea

“¡Bienvenidos a Valencia! Siéntense y disfruten”. Cada día tengo más claro que debería haber un cartel con este lema en todas y cada una de las entradas a nuestra ciudad, para que cualquier persona que viniese de fuera estuviese avisada de antemano. Porque vaya tela la semanita que hemos tenido en cuanto a la actualidad valenciana.

Todo empieza el lunes. Recibimos un email de la PLV exigiendo que el encuentro de escoles en valencià (o como se llame) sea llevado ante la fiscalía de menores ya que había banderas independentistas catalanas y eso era una ofensa para nuestros menores. Bueno, podría estar medio de acuerdo, porque cansa un poco ver que se politiza cada acto que se hace y que algunos no pueden disfrutar de un día de encuentro en el que deben disfrutar los niños sin dejar la banderita (sea cual sea) en casa. Llevarlo ya ante la fiscalía me parece exagerado. No estaría mal tampoco saber de donde reciben los fondos estos señores de la PLV, porque todo es destruir. De crear, poco. Y si reciben fondos públicos, es para hacérselo mirar.

Ese mismo lunes también se convirtió en una fecha que los amantes de polemizar en redes sociales recordarán durante décadas. Después de varios años de apertura, los centros comerciales habían cerrado (por fin) un domingo. “Es que yo me quiero comprar una camiseta en domingo”, “es que yo quiero descansar”, “entonces no eches gasolina un domingo”, “Ribó dimisión”. Y es que nunca llueve a gusto de todos. Pero a todos nos gusta polemizar, debemos llevarlo en la sangre. Ya lo comentamos en este artículo.

Continúa la semana y llega la tercera polémica a la actualidad valenciana. Después de años de lucha por parte de cientos de padres, y de convertirse en una de las leyes más aplaudidas de la anterior legislatura, el PSPV anuncia que quiere derogar la ley de custodia compartida. Mark Zuckerberg se frota las manos, los comentarios empiezan a inundar las redes sociales. Y, como siempre, los afectados seguro que no han sido consultados. ¿Alguien ha preguntado a padres e hijos acerca de la custodia compartida?

lasprovincias.es

Y el jueves estalla el tema estrella de la semana: la dichosa banderita republicana en el balcón del Ayuntamiento. ¿Efeméride o provocación? ¿Revanchismo o celebración? Aquí ya nos la sacamos del todo. “Ese alcalde es un hijo de puta”, “hay que subir y quemar esa bandera”, “pues os jodéis, fachas de mierda”. Cultura en estado puro. La verdad es que el alcalde estuvo fatal en ese acto, debía haber sacado a las reinas magas al balcón del Ayuntamiento. Íbamos a reírnos a base de bien.

La semana avanza, y, cuando creíamos que ya no iba a haber más traca, el Ayuntamiento se saca una nueva polémica de debajo de la manga: las comunicaciones en valenciano. Sinceramente, ya me he perdido en este asunto. ¿Todas las empresas tienen que comunicar en valenciano? ¿Solo las que aspiran a contratas? ¿Óscar Tramoyeres está obligado a hacer sus monólogos en valenciano? En serio, ¿es necesario? Hay que defender nuestro idioma, desde luego. Pero, ¿imponerlo es la solución? Vale, a mi me imponían el inglés en el cole, que para eso mis padres pagaban su buen dinero. Pero que hemos llegado a un punto en el que podemos comunicarnos sin necesidad de imponer las cosas. Y más cuando a Valencia viene cada día más gente de fuera a ganarse la vida.

El viernes Valencia está al borde de la explosión. Y es que nuestro alcalde es, además de un hijo de puta, un borracho y un activista callejero. Hijo de puta porque lo dice la gente en las redes sociales. Siempre lo ha sido. Bueno, hijo de puta y bobo. Ribobo, para ser más concreto, y hace ribobadas. Borracho porque organiza las paellas de la universidad donde los jóvenes solo van a emborracharse, drogarse y llenar las salas de urgencias de los hospitales. Todo el mundo sabe que las paellas de la universidad las organiza el Ayuntamiento de Valencia y que las paga de su bolsillo el alcalde o alcaldesa de turno, además de que solo se organizan desde este año. Que por allá por el 2000 ya se organizasen es anecdótico. Y activista callejero porque se subió a las Torres de Serrano a colgar una bandera independentista catalana con sus propias manos. Gran trabajo del seguridad de turno, por cierto. Y muy respetuoso aquel que la colgó. A ver cuando aprendemos a meternos las banderita por el culo, cansinos. Sácala donde quieras, pero deja en paz las instituciones, monumentos y resto de ciudadanos que no piensan igual que tú. Aunque hay quien dice que es un montaje y que esto nunca sucedió.

abc.es

Creo que es el sábado cuando se decide retomar las conversaciones para el hotel de 6 estrellas. En un gran ejemplo de tener las ideas claras, el ayuntamiento, ante la avalancha de críticas recibidas, cree que es conveniente volver a hablar con esta gente de Singapur que promete miles de millones de euros, miles de puestos de trabajo, y un monoraíl como el de Springfield. Ojo, el ficticio, no el real. ¿El hotel es bueno o malo? ¿Si la semana pasada vienen a timarnos, ahora no? Aclárese, alcalde. Que luego le llaman Ribobo. y en casos como este les da un poco la razón.

Y, para acabar, la supercarta llena de odio y bilis que se publica en otro medio, imparcial como él mismo. Lindezas que podemos leer en la misma: “es usted un fracasado”, “sus cachorros, tiran espumarajos por la boca”, “era mucha faena, mejor pasearse con tres tías, vestidas de putones por toda la ciudad”, “Parece que añora la República, sí, esa que nos llevó a la Guerra Civil, porque, en su desesperación armó, a la peor calaña y los soltó por las calles para violar, quemar y asesinar”, “esta padeciendo la plaga de un grupo de indeseables”, “No contento con ser un inútil”, “se liará la marimorena y usted y los suyos, serán, posiblemente, el objetivo a abatir”, “el que no peguemos tiros en la nuca, no significa que no sepamos defendernos, de los mamarrachos”, “a ratas como usted”, “trabajar duro para barrer a esta escoria”, “váyase y llévese consigo a esa jauría de perros rabiosos”, “Sus concejales pasarán sobre nosotros como apisonadoras, intentando que aquí, no vuelva a crecer la hierba”, “aunque creo que a usted todo le importa un pepino, salvo cobrar de dictaduras sangrientas, o presidentes separatistas”, “siga usted haciendo el mico”, “manejan ustedes muy bien los medios y nos hacen pasar por terroristas”.

Supongo que no hace falta comentarios, a pesar de que argumentos en contra del alcalde hay entre cero y ninguno, y aquí tenéis el enlace para leer la carta. Uno puede estar en contra de un alcalde, un presidente o un entrenador de un equipo de fútbol, pero lo mínimo que debe dar son argumentos y razones (en este mismo artículo hay palos). Lo que no debe hacer desde un medio de comunicación es incitar al odio y la violencia.

Ah, se me olvidaba. Las subvenciones al banco de alimentos, otro de los temas estrella de la actualidad valenciana de la semana. El ayuntamiento decide que se han acabado, que van a dar las ayudas directamente a los ciudadanos que los necesiten para que compren lo que necesiten. Y comienza la mascletà de nuevo. “Cabrones”, “os tendríais que morir de hambre”, “hijos de puta”. El presidente del banco de alimentos saca los dientes y critica todo. Curiosamente esconde los dientes cuando le preguntan por su sueldo de 2.200 euros mensuales, además del resto de sueldos de 1.300 euros. Se convierte en un lindo gatito. Claro, a mi también me gustaría que me diesen una subvención de 85.000 euros al año y llevarme una buena pasta a casa cada mes. Y sí, si me la quitan, ladro. Es lógico.

lasprovincias.es

Eso sí, para acabar la semana, ganamos al Barça, con un par.

elpais.com

Si nuestros políticos son un poco ineptos, demos nosotros ejemplo en las redes sociales. El odio genera odio. Y ya que estamos de aniversario, recordad lo que pasó en 1936. ¿Cuál fue el motivo? El odio.

Puedes seguirnos en Twitter: @ValenciaCulture y @Monle85

Síguenos en Facebook: Valencia Culture Magazine y Top Valencia

Suscríbete a Valencia Culture Magazine

Suscríbete en nuestra web y recibe toda la información de Valencia al instante

Be the first to comment